Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. SA. BADO 36 DE JUNIO D 2 JOC 6. p í G 8. EDICIÓN i.3 I, -J V LONDRES. LOS REYES DE INGLATERRA Y LOS PRÍNCIPES DE GALES SALIENDO DE LA CATEDRAL DE SAN PABLO, DONDE EDUARDO Vil ASISTIÓ COMO SOBERANO AL SERVICIO CELEBRADO EN LA NUEVA CAPILLA DE SAN MIGUEL Y SAN JORGE Fot. Top cal Press Agency ALCALDES DE MADRID pTl corregidor D José Antonio de Armona formó el catálogo de los corregidores de Madrid desde el año 1219 hasta el 1718, y el isigne D Ramón Mesonero Romanos le continuó hasta sus días. Sabemos por estos datos que han sido en todas las épocas personas de gran respetabilidad las que han estado al frente del Concejo de esta villa. Para no remontarnos muy lejos, lo tomaremos después de i836, en que fue el último corregidor el insigne marqués viudo de Pontejos, que tanto hizo por Madrid; en 1845 fue alcalde el marqués de Peñaflorida; en 1846, el duque de Veragua; en 1847, el marques de Someruelos; en el mismo año, el conde de Vistahermosa; en 1848, el marqués de Santa Cruz; en 1849, D Luis Piernas; en el 53, el conde de Quinto; en el 5 j, el duque de Alba; el mismo año, D Carlos Marfori; en 1860, el duque de Sexto; en el 61, el de Tamames; en el 63, el conde de Puñonrostro; en el 64, el de Belascoin; en el mismo año, el de San Saturnino; en el 65, el marqués de Villaseca; en el 66, el de Villamagena, y en el 69, el marques viudo del Villar. El alcalde de la Revolución de Septiembre fue el insigne D Nicolás María jR. ivero, que dio gran relieve al cargo que desempeñaron después, entre otras altas personalidades, D José Abascal, el conde de Toreno, el marqués de Sandoval, D Andrés Mellado y D Alberto Bosch. Como se ve, tiene buenos antecesores en la Presidencia del Concejo de la villa y corte D Alberto Aguilera, que ya ha desempeñado el cargo y que reúne para él grandes cualidades. Hoy es un puesto de grandísima importancia, porque tiene que abordar cuestiones de urbanización, de higiene, de abmentación, íntimamente unidas á la mas trascendental de las cuestiones, la social, que las comprende todas. Con que D Alberto arregle lo de las aguas fecales para sanear la población; con que haga un buen matadero y un mercado de ganados; con que construya la Necrópolis y ponga término á los abusos de las Sacramentales; con que derribe el viejo caserío, germen de toda clase de enfermedades, y abra nuevas y bien saneadas vías, nos contentamos. ¿Que es mucho pedir? N o lo negamos; pero téngase en cuenta que D Alberto Aguilera no es un cualquiera. UN MADRILEÑO POR SI ACASO Dormía yo tranquilo y descuidado, rindiendo el natural tributo al sueño, como todo el que vive al amparo del orden y el derecho y no espera que nadie le moleste en sus horas de calma y de sosiego, cuando un campanillazo estupendo, brutal, terrible, enérgico, de esos que en una casa solo se le permiten a su dueño, despertó á mis adjuntos y a mí me hizo saltar fuera del lecho. La chica abrió la puerta, y varios hombres de terrible aspecto asaltaron mi hogar, siempre tranquilo, turbando su quietud y su silencio- -jVive aquí don Fulano? -uno le preguntó con voz de trueno. -Sí, señor. ¿Y está en casa? -Está en la cama. -Pues que salga ahora mismo. -Está durmiendo. DON SANTIAGO ALBA NUEVO GOBERNADOR CIVIL DE MADRID