Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
R C. J I E V P S i D F J U N I O D E 1006. P A G JO. E D I C I Ó N ley de separación de las Iglesias y del Estado, referente á la constitución de Asociaciones cultuales, que deben encargarse de las iglesias y administrar las rentas destinadas al ejercicio del culto. En la Asamblea de París se manifestaron dos criterios opuestos: uno, favorable á la intransigencia, según el cual se debe rechazar el aludido artículo de la ley y prohibir la formación de toda Asociación cultual, lo que seu a la rebelión contra la ley, la clausura de los templos y la posibilidad de una explosión de fanatismo religioso. El otro criterio, sustentado por la mayoría de los asambleístas, con el eardenal Richard al frente, es de tolerancia. El alto espíritu político y la oportunidad de esta tendencia fueron advertidos por los obispos al reconocer la indiferencia de las conciencias de la Francia católica, demostrada en las últimas elecciones, respecto á la ley de separaDON PEDRO RODRÍGUEZ DE LA BORBOLLA, ción y sus consecuencias. SUBSECRETARIO DE GRACIA Y JUSTICIA El Papa ha de decidir, y fácilmente se comFot. Campañy prende la importancia de su decisión, que es esperada impacientemente. Yo podía atreverme á decir algo sobre tal decisión. Las intenciones del Papa han queda 9 Junio 1906. do expuestas en su Encíclica Vehemenler nos. I AS BOMBAS D E El telégrafo ha coEn el documento mencionado se consigna el m ni -AÑCOÑA ado la írapreprincipio de que no es posible aceptar las Asosión d o l o r o s a que ciaciones cultuales. produjo en Italia la noticia del atentado de la calle Mayor. Poco tiempo después fueron descubiertas en un salón de peluquería, en Ancona, tres bombas cargadas, y que estaban preparadas, según se dice, para recibir anarquisiamente la próxima visita del rey Víctor Manuel 111 y de su augusta esposa á aquella villa, adonde irán SS. M M el 24 del corriente para inaugurar un monumento erigido en memoria del rey Humberto 1. En tanto que en los círculos políticos se esforzaba la gente en averiguar cuáles pueden haber sido los resultados de la conferencia antianarquista de 1898, la policía italiana realizaba gestiones relacionadas con U visita de nuestros soberanos á Ancona, ciudad, según se afirma, siempre dispuesta para los complots y siempre hospitalaria para ¡as gentes subversivas. Se ha tratado de impedir el viaje del monarca. ¡De ningún modo! -respondió Víctor Manuel á los que se lo dijeron. -Debo ir é DON ALBERTO AGUILERA, iré. El joven Rey Alfonso de España, preveNUEVO ALCALDE DE MADRID nido de que se tramaba contra él un atentado, Excluida la posibilidad de la aceptación, la no vaciló en arrostrar el peligro. ¿Cómo había de vacilar yo, que al ir á Ancona lo haré para resolución de Su Santidad será, sin embargo, inaugurar un monumento dedicado á mi padre, una fórmula de tolerancia para evitar la pervíctima de los anarquistas? ¡Jamás! ¡Dios y las turbación de las conciencias y del orden público en Francia. estrellas de Italia nos protegen! Si mis informes son exactos, la fórmula ponEl rey Víctor Manuel recibió muy profunda impresión con las noticias del atentado de tificia no aceptará ni la ley de separación, ni la Madrid. Acerca de este crimen, yo he oído á constitución de Asociaciones cultuales; pero un eminente diplomático inglés, hombre gra- respecto á éstas resolverá iollerari posse, en bien ve y cuya autoridad nadie osará poner en duda, de la Iglesia y de los católicos franceses. Esta decisión confirmará una vez más el esque al saber lo ocurrido exclamó: No es posible que le suceda desgracia píritu de orden y de tolerancia que informa alguna á D Alfonso XIII. Victoria de Bat- todos los actos de la Santa Sede. temberg es una mascota cuyo poder bienhechor DH. FRANCO FRANCH 1 es de todos conocido en Inglaterra. No ha de perderle por su elevación a! trono de Carlos V. En mi calidad de cronista concienzudo, garantizo lo textual de la frase del diplomático A la inmolación sangrienta de Jesús en el sainglés. crificio de la Cruz sucede la inmolación 1 A SANTA S E D E En representación mística de su vida sacramental; allí todo fue Y FRANCIA c l e o s Pispos de aflicción y dolor, aquí todo es amor y suaviFrancia, ha sido en- dad; allí Jesucristo, entre los insultos y maldiviada á Roma una misión para presentar a) ciones de la plebe, extendía sus brazos en el Papa el cuestionario formulado en París por signo de nuestra salvación: aquí se ofrece la la Asamblea de obispos que se ha reunido en preciosa víctima en los altares dedicados al el Arzobispado los días 3o y 3i de Mayo úl- culto y gloria de Dios. timo. La hermosísima cuanto augusta solemnidad Los obispos franceses se ven en el caso de del Corpus, reina de todas las solemnidades de! adoptar un acuerdo acerca del artículo de la culto católico, que en algunas partes también se llama fiesta de Dios, fue instituida por el mismo Jesucristo en la última cena cuando ordenó á sus Apóstoles que renovasen en su memoria el adorable misterio de su Cuerpo y Sangre. La Iglesia católica cumplió constantemente este precepto con la celebración diaria del augusto sacrificio, con el culto de latría tributado á la Hostia sacrosanta y con el oficio de Jueves Santo en que se conmemora el aniversario de su institución. Mas no se había dado el último paso en la glorificación de Jesús Sacramentado; los oficios y ceremonias lúgubres que en los días de Semana Santa conmemoran la pasión del Redentor, impedían desplegar toda la solemnidad y pompa llevando su exaltación hasta el esplendor de un triunfo público y solemne cual convenía á la augusta majestad del Dios de la Eucaristía. En el siglo xn (J i3o) la Divina Providencia se dignó llenar por sí mismo aquel vacío, manifestando su voluntad á un alma pura que fue el instrumento que eligió para la realiza ción de sus designios siempre adorables. En el convento de las Hospitalarias religiosas agustinas del Monte Carmelo, diócesis de Lieja (Bélgica) brillaba entonces la beata Juliana con los divinos resplandores de la santidad y de la gracia. Su ardiente amor á Jesús Sacramentado la hacía pasar largas horas postrada ante su sagrado Tabernáculo sintiendo la ingratitud y olvido con que corresponden los mortales á tantos prodigios del amor de Dios. Quiso el Señor consolar el corazón de su sierva con una visión misteriosa que se reproducía con frecuencia en su espíritu, pareciéndole ver una luna muy resplandeciente en medio del firmamento, pero con la circunstancia de que aparecía con una parte opaca y obscura y nunca con toda la plenitud de su claridad. No acertando ella á comprender el misterio, Jesucristo le dio á entender que la luna era imagen de su Iglesia y que la parte sombría significaba la deficiencia ó vacío que había que llenar en el culto católico instituyendo una solemnidad pública destinada exclusivamente á glorificar el augusto Sacramento del Altar en reparación y desagravio de las ingratitudes de los hombres. Estas revelaciones de la bienaventurada Juliana fueron sometidas al riguroso examen de la curia eclesiástica de Fiandes, y tanta fue la evidencia de la verdad, que se decretó la autorización para celebrar en aquella diócesis la solemnidad del Corpus. Algunos años después (1164) el Papa Urbano IV, á instancias de muchos reyes y grandes prelados, previa consulta con los teólogos más eminentes del orbe, reconoció comprobadas aquellas manifestaciones sobrenaturales de DESDE ROMA CORPUS CHRIST 1 DON ANTONIO AURA BORONAT, SUBSECRETARIO OS LA GOBERNACIÓN Fot. Compañy,