Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 14 DE JUNIO r E P n. EDICIÓN K EL REGALO DE LOS ALCALDES DE ESPAÑA AL REY ÁLBUM CON EL MENSAJE Y LAS FIRMAS DE LOS ALCALDES. LAS TAPAS Y CANTONERAS DE ORO SON DE ESTILO LUIS XY, Y OBRA HECHA EN 1 7 DÍAS EN LOS TALLERES DE MARAB 1 N 1. LAS MINIATURAS DE ESMALTE LLEVAN 2 0 7 BRILLANTES. EL PESO DE ORO ES 4.OOO GRAMOS Fot. A B C puestos y emperejilados para la gran solemnidad. ¿Pues y vuestras Hermanas? ¡Qué orondas y qué huecas! Los picos bordados del pantalón caían hasta las botas de raso azul ó de russelí color tórtola; al lado izquierdo de la falda de batista blanca, las caídas de seda picoteada; solían estrenar la pamela ó la capota de paja de Italia y el fichú con tres guarniciones de puntillas. La mamá sacaba el vestido azul, se prendía la mantilla de blondas con la aguja de argollas de oro, se ponía los guantes amarillos, colgaba del meñique de la mano izquierda la argolla de marfil de la sombrilla, cogía con el índice y el pulgar de la derecha el pañuelo de encaje, procurando que se viese bien la bordada punta. Papá se encajaba el frac con botón dorado, el pantalón y el chaleco de Mahón y la descomunal chistera de felpa blanca, y cuando empuñaba la caña de Indias, con el puño de oro, ya estaba dispuesta la familia para ir á ver la procesión á la sombra de los toldos ó á la de los balcones de la casa de algún pariente ó amigo. Y luego á pasear por las calles Mayor y de Carretas, y por la tarde á tomar la leche merengada en Pombo, ó el barquillo relleno en el Suizo, ó el quesito helado en la Iberia. En Madrid ha perdido ya hace años su carácter la fiesta del Corpus, y para verla con toda su solemnidad hay que ir á las poblaciones donde se alzan las monumentales catedrales históricas, donde se conservan los carros de plata, en que los insignes artífices del Renacimiento labraron las estatuítas de los apóstoles y de los evangelistas, el cordero Pascual y los racimos de uvas que entoldan el tabernáculo donde luce refulgente la Custodia. En esas poblaciones se lucen en este día los damascos y los tapices y las ricas ropas de iglesia, primorosamente bordadas. CAJA D E PLATA REPUJABA, estilo Luis XVI, hecha en catorce días por los talleres del Sr. Tí. Marabini, para guardar el álbum que 6.000 alcaldes de España dedican, con un Mensaje, á S. M. el J ey T Alfonso, con motivo de su reciente Fot A B C enlace. Toledo, Sevilla, Burgos, Palencia, Orense, Granada, León, celebran todavía con gran solemnidad la procesión del Corpus. En Madrid no queda más que el recuerdo. UN MADRILEÑO EL SILLÓN VACIO Por la muerte del poeta Manuel del Palacio, ahora se queda un sillón vacío en la Academia Española. ¿Quién ocupará su puesto? ¡Cuántos hay que lo ambicionan! A ver cómo ios señores académicos se portan. Hoy, al tomar el tranvía que va á la estación de Atocha vi á Ricardo de la Vega, inquieto en la plataforma, con A B C en una mano y el cigarrillo en la otra, hablando consigo mismo y en actitud dolorosa. Leía, ansioso, el anuncio que lanza esa casa docta, y se me antojó al mirarle que decía, entre otras cosas: ¿Cuando va á entrar el saínete en la Academia Española donde los géneros todos ensalzaron el idioma? Allí están la poesía la novela, la oratoria, el cuento, en fin; y e! teatro tiene allí su casa propia: tragedia, comedia y drama le dan esplendor y gloria; pero el humilde saínete ¿por qué no? ¿Mancha, deshonra? ¡Qué gusto si me eligieran en atención á mis obras! Ya que estoy viejo, y no escribo porque, ¡ay, Dios! todo se agota... ¿que otro premio mejor que ést á mi vida laboriosa? Títulos tengo, y lo pruebo con La canción de la Lola, Los baños del Manzanares, El Tumbón, El tío Maroma Café de la Libertad, La Abuela, A casarse tocan. y La función de mi pueblo, y Pepa la frescachona, y ¡Jl los toros! y mi amada Verbena de la Paloma, y otros más... ¡Ay! ¿No merezco esa distinción honrosa? ¡Qué alegría si pudiera sentarme entre esas personas que vieron allí á mi padre y que aún viven... (Pausa corta. Paró el tranvía; apeóse, cruzó la plaza anchurosa, se metió en el Ministerio y yo seguí por la Ronda. Esto observé que decía, y tiene razón de sobra: ¿Cuándo va á entrar el saínete en la Academia Española? UN TRANSEÚNTE