Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 11 DE JUNIO DE ípo 6. PAG. 12. EDICIÓN 1. provincia! de Patencia y otras distinguidas personalidades. El Sr. Vágüez declaró abierta la sesión danT p n Gobernación se recibió anoche el telegra ma siguiente: do cuenta de su objeto y condenando la preGranada, 10, 9 n. En el tren correo aca- tensión del fabricante de harinas de Cataluña, ban de marchar con dirección á Sevilla Sus Costa. Ensalzó la unión fraternal de los labraAltezas Reales las princesas de Coburgo, cien- dores castellanos y aludió al atentado regio, do despedidas y cumplimentadas por las auto- anatematizándolo y proponiendo que se realice ridades y mostrándose muy satisfechas de las una manifestación pública de protesta. Por unanimidad fue aceptada la proposición atenciones aquí recibidas. con entusiasmo. El presidente de la Esputación provincial de Palencia, D Teodoro García Crespo, abogó Ceremonia pontificia por el progreso y bienestar de la agricultura POR TELÉGRAFO patria. T 5o ma, JO, 9 n. Hoy por la mañana se ha Hablaron también el exdiputado provincial j -verificado con gran solemnidad en la Ba- D Próculo Herrero, el agricultor y escritor sílica de San Pedro la ceremonia de la beatifi- D Avelino Ortega, el exsenador D Juan Pocación del P Buenaventura de Barcelona. lanco, el diputado por Burgos, D José Al faro; J El acto ha sido presenciado por enorme el agricultor D José García Rubio, el direcmuchedumbre. tor de la Revista Mercantil, de Yalladolid, don Esta tarde Su Santidad Pío X irá á dicha Pedro Miguel Robles, el diputado D CelestiBasílica para venerar otro bienaventurado. no Hortigüela, el exsenador D. Narciso Rodríguez Lagunillas, varios diputados provinciales de Zamora, Salamanca, León y Avila, el comisionado de Soria O Quintiliano Saldaña, los presidentes de las Diputaciones de Salamanca y Segovia, el diputado á Cortes por POR TEL- HaRAFO Yalladolid, D César Vilió; el que lo es por patencia, 10, 8 n. El mitin contra las ad- Yillalón, D Calixto Yalverde, que defendió la misiones temporales de los trigos, veri- política agraria; el diputado por Astudillo, que ñcado en la Plaza de Toros, ha resultado im- reclamó Ja concesión de privilegios para Casti lia; el diputado por Palencia, D Abilio Calponente. La Plaza estaba adornada con gallardetes, derón, que protestó de los egoísmos de los harineros catalanes. banderas y flores. La reunión principió á las tres y cuarenta También hicieron uso de la palabra el dipuminutos y fue presidida por D Evilasio Yá- tado provincia de Palencia S r Ordóñez Pasgüez, los diputados D Abilio Calderón, don cual, el senador Sr. Guzmán, Rodríguez RiCésar Silió, D Calixto Valverde y D Isaac vera y el representante del Centro Castellano Manrique, el presidente de la Diputación de Madrid, D Vicente Llórente. Los príncipes de Coburgo Terminados los discursos dióse lectura de las conclusiones, redactadas por el Centro Castellano. El mitin terminó á las ocho de la noche. El entusiasmo fue indescriptible. Asistieron numerosas comisiones de las Diputaciones, Ayuntamientos, Centros de Labradores y Cámaras Agrícolas de toda Castilla. El público pasaba de 4.000 personas. -Zurita. NOTICIAS Exposición fotográfica. expondrá en el salón Próximamente se de la casa Yilches unas notables colecciones de fotografías originales de D Pedro Casas Abarca, director artístico de Mercurio, revista comercial ibero- americana. Dr. Balaguer. Vacuna, 3 á 6, Prcc los, i5 En la Ciudad Lineal. ayer se verificó Conforme anunciamos, la inauguración del lindo teatro edificado en la calle principal de la Ciudad Lineal. El teatro es muy bonito, está decorado con muy buen gusto y reunió en su recinto ayer tarde numeroso y selecto público que oyó complacido el excelente concierto que dio la orquesta del Real, dirigida por el maestro Tolosa. Por la noche hubo espectáculo por secciones, que continuará hoy y los días sucesivos. La Ciudad Lineal tiene con el teatro inaugurado ayer un nuevo aliciente que sumar á los anchos que hace años atraen allí al público madrileño. NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE A B C EL MITIN DE PALENC 1 A 206 BIBLIOTECA DE A B CJ XAMUNCHO 07 Amézqueta va á hundirse en las últimas tintas crepusculares. Ramuncho y Arrakoa llegan en el coche y se paran en el cruce de la carretera, delante de la sidrería. Arrakoa está impaciente por subir al convento, contrariado por haber llegado tarde. Teme que no les abran la puerta en cuanto la noche cierre. Ramuncho, silencioso, déjale disponer; se abandona por completo á él. El convento está en lo alto, á un lado; es aquella casa aislada, coronada por una cruz que aún se ve destacándose blanca sobre la masa sombría del monte. Mandan que en cuanto descanse un poco el caballo, lleven el coche, lo antes posible, allá abajo, donde ha de esperarles. Después, los dos se internan por la avenida de árboles que lleva al convento, y en la que el espesor del ramaje de Mayo hace fue sea casi nocturna la obscuridad. Sin decir nada, ruido, con alpargatas, suben al sitio adonde se din n, ágiles y á buen paso; á su alrededor los campos prc fundos se envuelven en la inmensa melancolía de la noche. Arrakoa llamó con la mano en la puerta del tranquilo retiro: -Querría ver á mi hermana- -dijo a una monja vieja que entreabrió la puerta medio asustada. Antes de que acabara de hablar salió del obscuro co rredor un grito de alegría, y una religiosa, en la que, á pesar de sus amplios hábitos, se adivina una joven, se precipitó hacia el visitante, arrojándose en sus brazos. Madalén le reconoció en seguida en la voz; pero, ¿adivinó quién era el hombre que estaba detrás, silencioso? La superiora también acudió al punto, y desde la escalera, sumida en sombras, les invitó á subir al locutorio del humilde convento de aldea; les ofreció sillas de paja y se sentaron: Arrakoa, cerca de su hermana; Ramuncho, enfrente; estaban, pues, por fin, los novios uno delante del otro y un silencio pletórico de latir corazo- nes, de sobresalto de almas, de febriles ansiedades, cae sobre ellos... No se sabe qué dulce paz, casi de sepulcro, reina en tste sitio, envolviendo desde el principio la decisiva entrevista; en el fondo de los pechos los corazones se agi tan con el latir de golpes sordos y poderosos; pero las palabras de amor ó de violencia, las palabras mueren antes de salir de los labios... Y esta paz se impone, se agranda por momentos; parece que un blanco sudario se extiende sobre todo, y lo cubre para calmar y extinguir as pasiones...