Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES! i DE JUNIO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN ¿Ha leía umed el artículo de hoy de Troyano? -Sí, sí- -replicamos nosotros; -todos los días los leo. -El de hoy está muy bien- -dice el señor Celleruelo. -A mí me gustan todos- -contestamos nosotros. Entran y salen del salón diputados y periodistas; D. José coge el sombrero y se lo pone; luego da un golpecito con el bastón en el suelo y se levanta. -Azorín- -nos dice despidiéndose, ¿por qué no va usted alguna noche por la Iberia? -S! sí- -contestamos nosotros; -iré una noche. Y D. José se marcha lentamente, como si estuviera cansado. Todas las tardes hablábamos los dos en el Congreso un momento, entablando un diálogo parecido al que queda transcrito. Ahora, en vez de charlar con él en el diván del salón de Conferencias- -cosa que no podrá sei- -iremos de cuando en cuando á su depacho del ministerio de Gracia y Justicia. Una nube de pretendientes entrará y saldrá y hará sus peticiones al ministro. Nosotros nos sentaremos en un rincón y no diremos ni una palabva. Y como no es posible ir á un ministerio para no pedir algo, D. José nos misará un poco receloso y pensará: ¿Qué querrá Azorín? Y nosotros no querremos nada. TTAON B E N I G N O D. Benigno Quiroga Ballesteros entra por el pasillo central del Congreso y se detiene un poco perplejo; la calle resplandece de luz y el pasillo está en una penumbra grata. D. Benigno tiene una barbita rubia y breve y unas gafas de oro; á través de estas gafas, á través de los recios cristales, se ven unos ojitos penetrantes, amables. Y don Benigno ríe y sonríe... Y cuando le vemos aparecer, todos nos acercamos á él apresuradamente. D. Benigno, ¿qué hay? pregunta un informador. ¡Hola, tío! grita con voz recia su excelente sobrino el Sr. López- Ballesteros, que pone un cariñoso empeño en que todos, todos, todos sepamos que D. Benigno es su tío. ¿Qué sucede, Benigno? interroga el querido Natalio Rivas. Y D. Benigno, apretando contra su pecho con el brazo derecho un enorme fajo de papeles, se pasa la mano izquierda por su barbita rubia y sonríe, sonríe. D. Benigno lo sabe todo; él es el que se halla más cerca del Sr. Moret; por eso diputados, periodistas, curiosos, nos acercamos rápidamente á él y lo acosamos con nuestras interrogaciones. Y él sonríe, sonríe, tiene una palabra amable para todos, esquiva una contestación con un gesto cómico de espanto, y desaparece por fin á lo lejos, hacia el salón escritorio, con su formidable fajo de cartas, bien apretado contra el pecho, y su barbita rubia, de fauno. A ATALIO. Del estimadísimo Natalio Ri TM vas, que ha ido á la subsecretaría de la Presidencia, tendríamos que hablar mucho; nos falta el espacio. Natalio entra, sale, da vueltas por el salón de Conferencias, conversa en todos los corrillos, habla afablemente con todos. Todos le quieren. Azorín- -nos dice una tarde- -quiero que usted conozca el jamón de la Alpujarra Natalio es diputado por este bello país. Nosotros tenemos un verdadero placer en conocer este jamón. Azorín- -nos dice otra tarde- -voy á traerle á usted un libro al cual he puesto yo un prólogo Nosotros leemos con mucho gusto este prólogo de nuestro buen amigo. Azorín- -nos dice otro día- -le regalaré á usted un bastón Y á la tarde siguiente, Natalio, el querido amigo, nos trae un maravilloso bastón, en el cusí él ha hecho incrustar unas letritas de plata que dicen: AZOR 1 N CONTRA LOS ARANCELES ÍOR TELEGBAFO A J anifestación de los gijoneses. Gijón, j o, 3 í. Se ha realizado en esta ciudad una manifestación imponente y ordenada de todas las fuerzas vivas industriales, comerciales y navales, en la qué figuraban también miles de obreros de las fábricas agrupados y con banderas, para protestar solemnemente contra la reforma arancelaria que arruinará las industrias hullera, siderúrgica, pecuaria, cristalera y forestal de Asturias. Una representación de los manifestantes ha entregado al alcalde un mensaje de protesta que aquéllos dirigen al Gobierno, exponiendo los daños que amenazan al país los nuevos Aranceles. -La manifestación disolvióse después de oír un elocuente discurso que pronunció desde el balcón del Ayuntamiento el presidente de la Cámara de Comercio, convocando á los manifestantes para dirigirse á Oviedo y unirse á los elementos industriales y mineros de toda la provincia que realizan allí hoy otra manifestación. A Oviedo. x Gijón, 1 o, 4 f A las tres y media ha salido un tren especial compuesto de veintitantas unidades y conduciendo más de mil obreros que van á Oviedo para unirse á la manifestación de la provincia entera que protestará ante el gobernador contra la reforma arancelaria. v Afirman que en el caso de que el Gobierno desoiga su reclamación, se trasladarán á Madrid numerosas representaciones del Ayuntamiento, empresas industriales y Cámaras de Comercio para recabar que se les atienda en evitación del peligro económico, que sería la ruina de Asturias. TIEMPO. Probable: Variable. La temperatura en Madrid en las últimas veinticuatro horas, Jha sido: Máxima, 3o,4 grados. Mínima, 12,6. Primavera hasta el 20 de Jumo, que empieza el Verano. ENTIERROS. El de la Srta. Gregoria Alón- so y Garcés de los Fayos, á las cinco de la tarde, desde la calle de Hotraleza, núm. 42, á la estación del Mediodía. INCENDIO EN BE 1 AR Enejar, 10, J 2 m. A las doce de la noche úl tima se declaró, en los tintes y lavaderos propiedad de los Hijos de González, un incendio que duró hasta las cinco de la mañana. Uno de los edificios quedó reducido á cenizas, sin que los esfuerzos del vecindario, ayudado por las fuerzas de la benemérita y de la guarnición, lograran otra cosa que localizar el voraz elemento. No ha habido desgracias personales que Jamentar. Las pérdidas ascienden a 20.000 duros. SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO n Ü n el origen inmediato del servicio militaí obligatorio moderno se distinguen dos fuentes principales que se reúnen en la historia á impulsos de la revolución de 1789; una fuent? es francesa, otra prusiana. Estudiemos la piímera. Los ejércitos pueden componerse de volúntanos, gentes que se prestan al servicio milítav sin condiciones especiales; enganchados, que sirven con ciertas condiciones; alistados, que sirven por disposiciones legales; mercenaiios, que se enganchan en ejércitos extranjeros El Ejército francés, desde la supresión del feudalismo como poder político, hasta la revoI a protesta de Oviedo. Oviedo, io, j t. Se ha celebrado la ma- lución, era de enganchados; plebeyos para la nifestación de protesta contra los Aranceles. tropa, nobles (ó altos burgueses) para la ofiEn trenes especiales vinieron miles de obreros cialidad. Además había el elemento forzoso para las milicias provinciales, suprimido por la de toda la provincia. Asamblea Constituyente de 1789. El acto resultó imponente. Calcúlase que en En 1791, al temerse que gran parte de ¡as él tomaron parte más de 20.000 manifestantes, monarquías europeas quisieran intervenir en la que llevaban z 5o estandartes. política interior francesa, la Asamblea legislaEstaban representadas las industrias hulle- tiva pidió á la nación 90.000 voluntarios para ras, las entidades industriales, el Ayuntamien- servir un año, de los cuales sólo se presentato y otras corporaciones. ron 60.000. En 1792 la guerra era inminente, Se organizó la manifestación en el parque y la Asamblea decreta el llamamiento de 200.000 de San Francisco y se dirigió al Ayuntamien- enganchados; es decir, que no se fía de! entuto, donde se le incorporó la comisión perma- siasmo nacional y lo ayuda con estímulos que no nente contra los aranceles. Unidos ya, se en es del caso detallar. Estalla la guerra con casi caminaron al Gobierno civil. toda Europa después del regicidio, y la ConEl alcalde de Oviedo entregó al gobernador vención decrétala obligación de todos los ciuel Mensaje de protesta dirigido á los poderes dadanos de defender la patria en peligro, la públicos, y el gobernador, emocionado, pro- leva en masa, pues sólo ésta podía dar el númetió su apoyo. Luego se asomó al balcón y mero de soldados necesarios en aquella crisis. 1 dio gracias á los manifestantes por su cordura Todos los franceses de veinte á veinticinco y por el orden que habían observado. años debían marchar al ejército de primera El alcalde habló á su vez para rogar que se línea; los de veinticinco á treinta formarían el disolviera la manifestación, como así se hizo ejército interior; desde treinta á sesenta queen medio del mayor orden. -Quiroga. daban á disposición del Estado. No hubo exenciones (al menos legales) y así se llegó á tenet J. 200.000 sobre las armas. Pasado el peligro, no volvió á haber alista mientos; del ejército interior se fue nutriendo CULTOS. Santos de hoy: Santos Bernabé, el exterior, y el efectivo, en 1796 había bajado apóstol; Félix y Fortunato, hermanos, mártires; á 400.000 nombres. El Directorio normalizó Parisio, monje, confesor, y la traslación del cuer- el servicio obligatorio, pero admitiendo redenpo de San Gregorio Nacianceno. La Misa y Oficio divino son de San Bernabé, ciones y sustituciones, además de muchas exenciones legales, y preparó el camino á la reaccon rito doble mayor y color rojo. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en ción napoleónica para proclamar abiertamente en la ley la diferencia de pobres y ricos ante la iglesia de San Antonio de los Alemanes. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de la servidumbre militar, si bien el mismo Nadel Milagro, en las Descalzas Reales; de Belén, poleón anuló en la práctica esta desigualdad n San Juan de Dios; de la Fuencisla, en Santia- 1 ante las necesidades militares que le impuso su go; de Lourdes, en San Martín, ó del Amparo, frenética política de conquistas. en San losé. Asi, pues, la reacción monárquica, esencial- EL DÍA DE HOY