Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC S Á B A D O 9 D E J U N I O D E 1906. PAG. 12. EDICIÓN i. DE RUSIA POR TELÉGRAFO SUCESOS Leche adulterada. la Casa de Socorro del Un médica de distrito del Centro, asistió ayer en la calle de la Corredera baja, 19, á Ignacio González Diez, que padecía una fuerte intoxicación, producida por haber tomado leche, que debía estar adulterada, procedente del establecimiento titulado El Roceño, Corredera alta, 18 y 20. El expendedor de la leche fue conducido á la presencia judicial. urto de un reloj. Ayer le hurtaron á Juan Reaño Martínez un reloj, yendo en el tranvía desde la Glorieta de Quevedo á la calle de San Bernardo. Como siempre, el ratero no fue habido. IVA uerte de un obrero. Cuando trabajaba en un tejar frente al ventorrillo Los Andaluces el obrero Tomás Salinas, se desprendió parte de un terraplén, siendo sepultado entre la tierra desprendida. Al trasladarle á la Casa de Socorro, expiró. desaparecida. Carteradescender ayer de. i tranvt azi NoviAl ciado Gabriel Soler Onrubia, notó la falta de una cartera de piel donde guardaba 700 pesetas en billetes, una factura de 4 S 0 y varios do cumentos. a huelga se extiende. San Petersburgo, 8, 7 n. Convencidos los aldeanos de que nada les es dado esperar de sus temperamentos de prudencia, vuelven á agitarse. El movimiento huesguista obrero se extiende i toda Polonia. También progresa rápidamente en Moscou f en Tiflis, donde los periódicos dan cuenta del arresto de ocho oficiales que han tomado parte en el movimiento. En Varsovia ha sido asesinado de un tiro on agente de policía. L H DE us VÍAS yiras CLÍNICA DEL DR. GONZÁLEZ OSSOJUO, CONSULTA DIARIA, DE í 4. ECONÓMICAS PARA LOS OBREROS, DE 7 á 8. ARGENSOLA, 19, PRAL. DCHA. MADRID Conforme á los deseos de muchos aficionados, los cele bres é inmejorables vinos de Champagne IiOlli Ko tlerer, se expenden en el depósito, P é c a s t a i n g I r í n c i p e Vi, M a d r i d NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE A B C Soldados á la guerra FOX TELEaKi. rO as Palmas, 8, 10 m. Anoche tocó en este puerto el transporte alemán Swakopnumd, que conduce muchos soldados y oficiales á la guerra contra la tribu africana de los here- Í ros. -Corretponsal. Garlos Coppelg Fuenearral, 27. CATÁiOGO GBATIS legalmente, dos hermanas con 30.000 duros cada una; señorita con 50.000. y otras con dotes de 1.000 á 100.000 duros. Diríjanse (con sello para la contestación) á. d o ñ a J u a n a G a l l a r d o B a r c o 38, principal, Madrid. Seriedad y reserva Ce compran B o n o s de A. B C wj se admiten por todo su valor en pago de anuncios. Alcalá, 6, Sociedad de Anuncios. T anjarón San Antonio y Ca- VIXO D E IVOBÍ. TÍ. TAS JJ pilla para diabetes 7 ane- 6 p t a s arroba. IJEOST, 7 mias. Depósito gral. Granada. Instalaciones de luz Pruébense los Chocolates DE LOS TAPAS para la encuademación de los números de LA MUJER Y LA CASA A PLAZOS Nueva Electra, S. Vicente, 15. utomóvil 16- 20 cbs. entrada l i lateral. Velázqucz, 18, port. a RR. PP. Bcnedictinos Único ¡aposito en HadrU: FÁBRICA H ESIOJES que se publiquen en el año 1906. VALE NtTM. 9 en la Colonia Rubio, contigua á las Aguas medicinales de La Porqueriza. Prospectos: Atocha, 34. Teléfono 860. Veraneo LüAñDT, Carrera de San Jeríaia fi 202 BIBLIOTECA DE A B CB RAMUNCHO 2O J en su rápido pasar por los jóvenes, se indinan con ur sencillo saludo, por costumbre y porque conocen Arrakos y Ramuncho, los dos famosos jugadores de pelota de la región; á Ramuncho, es verdad, habíanle olvidado no pocas gentes; pero Arrakoa, desde Bayona á San Sebastián, hasta en el fondo de los campos perdidos entre montes, era popular con su rostro de sanos colores y lo retorcido de sus bigotes. Dividiendo el viaje en dos jornadas, durmieron a que lia noche en Mendichoco. Marchaban al presente á escape los dos jóvenes, tan preocupados sin duda, que apenas cuidábanse de guiar al caballo por el camino, nada fácil, por donde iban. Itchúa no estaba con ellos. A última hora, Ramuncho tuvo miedo de este cómplice, al que le creía capaz de todo, hasta de matar; así es que en un súbito arranque rehusó el concurso de aquel hombre, que, sin embargo, se agarró, al partir, á la brida de) caballo para no dejarles andar. Así es que se vio obligado Ramuncho á ponerle febrilmente el dinero en las manos, como pago de sus consejos, recobrando así la libertad de obrar por cuenta propia. De este modo, veíase seguro también de no mancharse con la sangre del crimen; pieza por pieza, para evadirse de ¿I, hubo de darle la mitad de la suma concertada. Y arrancó el caballo al galope, y cuando el implacable rostro de Itchúa se desvaneció detrás de una vuelta del camino, Ramuncho sintió aligerada su conriencia... -Deja esta noche el carruaje en Aranoz, en casa de Burugoiti, el tabernero, con quien ya me he entendido- -dijo Arrakoa- -porque comprende que una vez que consigamos lo que nos proponemos, en cuanto marche mi hermana, yo os dejo y no quiero saber más del asunto... Tenemos, además, un negocio con los de Buruzabal: pensamos pasar á España unos caballos esta noche r. o lejo de Amezqueta, precisamente á veinte minutode camino á pie, y he prometido estar allí antes de las diez... Qué harán y como han de arreglárselas los dos muchachos para alcanzar su objeto? Ninguno de los dos ve clara la empresa; lo que realicen dependerá del giro que tomen las cosas; tienen diferentes proyectos, atrevidos y hábiles todos; pero cada uno adecuado al caso que pueda presentarse. Hay dos asientos pedidos, ademas: uno, para Ramuncho, y otro, para ella, á bordo de un paquebote de emigrantes, en el cual está ya el equipaje, y que ssle de Burdeos al día siguiente, llevando á las Américas un centenar de vascongados. En la pequeña estación de Aranoz, donde el coche dejará á ios novios, tomarán el tren para Bayona á las tres de la mañana, y en seguida, en Bayona, montarán en el expreso que va de Irún á Burdeos. Lo cual constituirá una huida precipitada que no permitir? á MadaJén pensar en lo que hace, con el trastorno de la sorpresa, de su locura, del terror sentido, sin duda, también, de su embriaguez deliciosamente mortal... Un vestido y una mantilla de Madalén vanen el fondo del 1 coche, ya preparados á substituir al manto y al hábito negro; son prendas que ella usaba antaño, antes de entrar en el convento, y que Arrakoa ha encontrado en los armarios de su madre. Ramuncho pensaba que aquello terá quizá real muy pronto, que ella estará, tal vez, á su Jado, muy cerca, en aquel estrecho asiento, envuelta con él, en la misma manta de viaje, huyendo en medio de la noche, para pertenecerle en seguida y para siempre; y presa de estos sueños, sintióse de nuevo poseído de temblor y de vértigo... -Te digo que te seguirá- -repitió su amigo pegánlole cariñosamente en el muslo como para infundirle f ior de protección y sacarle del ensimismamiento de su