Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 9 DE JUNIO DE 1006. PAG, n -EDICIÓN 1. El Banco ae jviarruecos. ya el proyecto París, 8, 9 n. Conócese tfe estatutos del Banco de Marruecos. Consta de 64 artículos en 13 títulos, el primero de los cuales se refiere á la formación y fines del Banco. El segundo fija en cuarenta años el tiempo de su existencia, y establece que ti domicilio social sea en Tánger. Designa, además, los Bancos extranjeros que han de contribuir á su formación. Por parte de España será ti Banco de España. El tercero se refiere al Consejo de Administración, cuya residencia se fija en París. El cuarto es el relativo á la Comisión de descuentos. El quinto trata de los censores, que han de ser nombrados por los Bancos de Inglaterra, Francia, Alemania y España. En resumen, puede afirmarse que el conjunto del proyecto se amolda exactamente al plan consignado en el acta general de la Conferencia de Algecirasc El desarrollo y sonrcion cte a cuestión marroquí han demostrado lo acertado de este modo de pensar. El Gabinete Moret, añade el citado periódico, ha escrito na provechosa página de la Historia de España. Desde este punto de vista, es también de todo punto legítimo que permanezca el Sr. Moret al frente del Gobierno. herido, de trece y nuince anos ae eaaa, qut se hallaban jugando con el revólver y se les dispiró. -ÍNoeí. VISITA REGIA POR TELÉGRAFO EL VIAJE DEL KAISER POR TELÉGRAFO EJeriin, 8, j n. Ha regresado de Viena el emperador Guillermo, que llegó esta tarde á Postdam, desde donde seguirá su viaje á Berlín. I a Línea, 8, 1 m. La Gaceta oficial, de Gibraltar, anuncia hoy que desaparecidas ciertos escrúpulos que existían, muy en breve tendrán- los gibraltareños el gusto ele aclamar en esta plaza á SS. M M los Reyes Alfonso y Victoria. -Cabezas. LA SALUD DEL PAPA P fís, 9, a n Comunican de Koma que aun cuando de momento no se halla en peligro grave la salud del Papa, por sufrir Su Santidad una afección cardiaca hay quien teme que, en cualquier instante, tenga un fatal desenlace. DE PUEBLO NUEVO POS TELÉGRAFO VIERNES, 8 3 T. f i n crimen horrible. Ayer se encontró en una cnoza próxima á los almacenes de la Sociedad minera de esta 1 a contestación del Maghzen. población el cadáver carbonizado de Jorge Parts, 9, 1 m. Dicen de Tánger que el Bravo, de veinte años, soltero. Maghzen no hs contestado todavía ai ultimátum Practicadas las oportunas diligencias, se ha que le ha presentado Francia por el asesinato averiguado que el autor del crimen es Antonio de Charbonnier. Créese que transigirá. Moya Medina, que golpeó con una enorme piedra el cráneo de Bravo, á quien después choza y k prendió La crisis ministerial española metió en laque Medina obra fuego. por Créese impulsado POR TELÉGRAFO cuestiones de juego, y ha sido detenido, esComentarios de Le Temps. tando ahora en la cárcel convicto y confeso. HUELGA DE OBREROS POR TELÉGRAFO M París, 8, 9 El importante diario le Temps dedica un artículo especial á comentar la crisis del Ministerio español y dice que según los Sres. Moret, duque de Almodóvar y marqués del Muni la amistad de Francia é Inglaterra hacia España es la mejor garantía de seguridad y progreso. J uegos peligrosos. Me comunican de Fuente Ovejuna que en la aldea de Cardenchora ha sido gravemente herido de un tiro de revólver en el pecho un niño de cuatro años. Los autores del hecho son dos hermanos del arín, 8, 5 t. Hoy se ha verificado una reunión en el Centro Obrero para protestar de haber admitido un fabricante dos obreras no asociadas. Tras larga discusión, las que están asociadas acordaroiv declararse en huelga en connivencia con los soldadores. Esta huelga adquiere mucha importancia, agravada por haber acordado los fabricantes que no trabajen los que estén ssociados. Con esta determinación quedan sia trabajo más de 400 mujeres y 100 soldadores. -T iah 204 BIBLIOTECA DE A B C HAMUNCHO 01 meditación. ¡Te digo que te seguirá, estoy seguro- de ello! Y sí duda, bueno. jYa me las arreglaré con ella! Si vacila, un poco de violencia y cosa hecha; ¡oh! muy poca, la que sea necesaria, nada más que separarla de las manos de las pobres hermanas, agarrándose á la monjita. Después la llevaremos al coche, donde infaliblemente, el estar junto á su ajnigo de antes y la ternura del mismo, trastornarán en poco tiempo su cabecita loca. jQué ocurrirá? No lo saben de un modo preciso; pero confían en su valor y en sus decisiones del momento, que de tantas aventuras peligrosas les han sacado. Lo que saben es que no piensan en retroceder. Por eso van siempre adelante, azuzando el uno al otro; se les creería- unidos hasta la muerte, firmes y resueltos como dos ban didos á la hora en que, arriesgando la vida, se salvan de un inminente peligro. El terreno que atraviesan, espesado por el frondaje. ros, nay aigitaies rosaaas, collejas, helecnos, casi la misma flora que en Bretaña; estos dos países, el vasco y el bretón, se asemejan, además, en que el granito es abundantísimo y en que en ambos Hueve mucho; también en su inmovilidad y en el apegamiento á sus creencias religiosas. Sobre ios dos jóvenes, que á realizar la aventura iban, se espesaban gruesas nubes, como tantas veces, viéndose el cielo sombrío y bajo, que es el más frecuente en estas regiones. El camino que seguían, por entre desfiladeros de montañas, cada vez más altas, aparecía deliciosamente alfombrado de verde, metido en plena sombra, con dos paredes de heléchos á Jos lados. Inmoble hacía muchos siglos, inmoble en los seres y en las cosas, de ello se tenía plena conciencia al penetrar más y más en esta comarca de bosques, donde mora el silencio. Bajo el velo obscuro del cielo perdíanse las cumbres de los altos Pirineos, aparecían y se ocultaban las mansiones solitarias, los caseríos centenarios, las aldeas, más raras cada vez, y todo ello desplegábase bajo la misma bóveda de encinas, de castaños viejísimos, cuyas raíces se retuercen hasta el borde de los senderos como musgosas serpientes. Parécense entre sí esas aldeas, separadas las unas de las otras por tantos bosques, por tan espeso follaje de ramas, y habitadas por la misma antigua raza desdeñosa de- cuanto la turba en sus costumbres, de cuanto la cambia: la humilde iglesia en ellas, casi siempre sin campanario, con una simple espadaña sobre la fachada gris, y la plaza, con su pared pintarrajeada para ese juego de pelota tan popular, en que, de padres á hijos, los hombres vigorizan con el ejercicio sus músculos duros. Por todas partes la sana paz de la vida rústica, cuyas tradiciones son más inmutables que en ningún otro pueblo. Algunos caseros, con boma de lana, que encontrados