Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO NíUM. Su. CRÓMICA UN 1 VER 3 AL ILUSTRADA 7 DE JUNIO DE i906. NÚMERO EXTRA. 10 CÉNTIMOS $0 en compensación á sus sacrificios y á cuantos con la mejor voluntad el partido ha v hecho. Esto no es cuestión de sentimentalismo, sino de justicia, en armonía con la cual está un alto interés político. Porque, si el partido liberal, con más ó menos de accidentes intermedios, pasa á la oposición, sin haberse repuesto de sus pérdidas ante el espíritu público y sin haber adelantado cosa alguna en su organización interna, se asemejará á los Testos dispersos de un ejército derrotado, los cuales se culpan recíprocamente de la causa del vencimiento y disuelven en recriminaciones mutuas lo poco que les quedaba de unidad y disciplina. En ese caso, no habrá, por larga época partido liberal. El vigente régimen quera apoyado en un solo partido, y tan seguro como un arco sobre un solo piíar. Estudiada, pues, la oportunidad de que ayer se habló, examinadas con detenimiento las circunstancias, elegido con sagacidad el momento psíquico, parece lo racional y lógico que la cuestión se plantee con todos los factores, que quedan apuntados, mas ¡naturalmente! aquellos otros, que inspiren ó sugieran al señor Moret su perspicacia, su experiencia ó su facundia. Pero, con el aplomo, la convicción y la gravedad, que el asunto merece. Este es ej punto de vista, désete ei cual la Prensa de mayor influjo en la opinión nacional, mira y plantea el problema. La coincidencia de sus observaciones y razonamientos demuestra la realidad, la objetividad de los mismos Y cuando la política no tiene por base lo objetivo, es el artificio más inferior, la más funesta de las arbitrariedades ó el el peor de los caprichos. Otra cosa es incomprensible, porque si fuese admitida como buena aquella teoría, no habría homicida ó ladrón que después de come tido su crimen dejase de buscar un caballeroso, un probo, un austero Nakens que le amparase primero y le ayudase á buscar la impunidad. Si en el ánimo de Nakens influyó el deber de salvar al delincuente que se le confiaba más que ei horror hacia el crimen cometido, ¡cuan grande será la presión que ejerza sobre su conciencia el recuerdo del último asesinato de Atorra! la muerte del pobre guarda de T o rrejón- que aún viviría, siendo consuelo y sostén de sus hijos, si el feroz anarquista no hubiera gozado de libertad. Por lo mismo que en Nakens se reconocen todas esas cualidades de buen ciudadano; por lo mismo que es enemigo, según él propio declara, de esos crímenes sociales, es menos lógica su actitud Si ios hombres dignos no han de ser salvaguardia de la honradez, defensores de la lazór y auxiliares de la justici? quiénes lo van a ser? Por eso, y tratándose de un ciudadano de entendimiento, de cultura v de inteoridad como Nakens, lo que hizo es, cuando menos, una deplorable, una injustificada equivocación PROGRAMA PARA HOY Por la larde. 71 las cinco, inauguración iel barrio obrero. Por la noche. Banquete en el real Pala iio en honor del cuerpo diplomático. Zfniforme de gala. Señoras, vestido escotado con banda. CRÓNICA POLÍTICA OR EQUIDAD Y POR Nuestra d e P CONVENIENCIA cadencia es decadencia por envejecimiento. La prueba de ello se encuentra en lo flacos que estamos de memoria. A cada paso hay que recordar hechos recientes. Su olvido puede conducir al disparate. En estos días se cumple el año de la entrada del partido liberal en el Poder. jEn qué se han gastado las energías, con las cuales se debe suponer que todo partido llega al Gobierno? Nombramiento del alto personal de la administración pública, veraneo, preparativos electorales, elecciones, visita de Loubet, conflicto militar: éstos son los epígrafes del primer capítulo de la presente situación, del que puede titularse Montero l íos. El segundo capítulo, el que puede llevar por título Moret, supone un gasto mayor de energías políticas, sin éxito positivo para las necesidades y aspiraciones de los elementos expansivos de la Nación. El actual presidente del Consejo encontróse con una cuestión gravísima, que él no había promovido, ni mucho menos complicado: la cuestión de las jurisdicciones. En ella consumió gran parte de su fuerza y de su prestigio y demasiado del vigor y de la; sav 3 a del partido liberal. Resolvióla, al fin, de la manera más tranquila, que podía esperarse. Antes había conseguido la aprobación algo atropellada de los presupuestos, los cuales no eran, ni con mucho, Jos que el país tenía derecho á esperar del más expansivo y popular de los partidos monárquicos. Era y es una sagrada obligación del partido liberal compensar de esas decepciones al pueblo español. Ahí está su puíanza, su vitalidad para lo futuro. Nada se ha hecho en tal sentido. El Sr. Moret ha tenido, como monárquico, complacencias que se le toman muy en cuenta como liberal. El viaje á Canarias, las regias excursiones á Mouríscot y á la isla de Whigt, los preparativos de la boda han absorbido el tiempo del Gobierno, quien ha carecido de él para consagrarlo á la nación. Es justo y equitativo y conveniente darle ese tiempo, á fin de que como liberal se rehaga. Habrá que devolverle el iugo democrático perdido, como MADRID AL DÍA C e suspendióla batalla de flores. La lluvia lo impidió. De inoportuno calificaron al aguacero algunos. Puede que no lo fuese tanto, porque la verdad es que mu cha gente habría encontrado bien lasuspen sión de los festejos, no por temor á nuevos trastornos y catástrofes, sino porque la del jueves dejó el ambiente saturado de disgusto, de pesadumbre, de dolor. Los forasteros lo manifestaron bien claramente, marchándose en los primeros trenes. Los madrileños no habían de marcharse, pero tampoco habían de sentir de otro- modo que los provincianos. El dejo de amargor ha sido, igual para toMANUEL TROYANO dos. Alegando el luto, nada más que el luto, hubiera podido suspenderse todo, y seguramente que á nadie hubiera podido extrañarle ni parecerle mal. Pero, en fin, na ha habido suspensión. La batalfa de flores se ha suspendido por la lluvia. Se celebrará mañana, si no llueve, y se a carta de Nakens, el popular republicano director de El Motinr declarándose en- divertirán- ios que se diviertan ó aparencubridor del anarquista Monrai, producirá ten que se divierten. sensación profunda. Pero ya que ño hubo batalla de flores, Nakens goza fama de hombre honrado, ín- la hubo de espectadores y celadores mutegro, probo, incorruptible, en medio de sus nicipales. El Ayuntamiento- ¡el Ayuntaradicalismos y de sus predicaciones revolucio- miento había de ser! -fue tan previsor, narías. Ahora bien; ¿pueden todas estas cualidades que no pensó que podía ocurrir lo que ha ocurrido. Fue gente al Retiro, pagó su enjustificar el hecho de haber faciiitado la evasión al autor de la infame catástrofe del jueves pa- trada, se la recogió el papelito á la puerta, y al suspenderse la fiesta pidió el público, sado? Dando fe á la versión que él hace, podría naturalmente, que se le diese la entrada, disculparse al hombre que por escrúpulos de ó una contraseña, ó el dinero para poder conciencia, por impulsos de caballerosidad, no volver al espectáculo cuando se celebre; entrega á la justicia al hombre que espontánea pero allí no había más autoridad que unos mente se le confiesa y que busca su amparo. pobres guardias municipales para resolDelatarle, no; pero ampararle, tampoco. Puede admitirse que le diga: Perderte no ver el conflicto, y el escándalo fue monumental te pierdo, pero tampoco te salvo. Sigue tu suerte. Nada he oído, nadase y nada diré. Todo, pues, contribuye á que la di EL CASO DE NAKENS