Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 6 DE JUNIO DE 1906. PAG. 4- EDICIÓN res de la República Argentina á los puertos de Vigo y de Cádiz, asunto en que ha de propoponer brevemente el ministro de Fomento las medidas necesarias; el acuerdo del Consejo de concentrar los presidios de Alhucemas y la Gomera en Ceuta ó Melilla como base para la evacuación de todos los establecimientos penitenciarios de África; las perentorias disposiciones que son obligadas ante el daño de la pesca con dinamita, que amenaza á una riqueza muy considerable, y la orden del ministerio de Ja Guerra dando por terminadas las maniobras en Cataluña por efecto del licénciamiento de tropas. E 1 ministro de Hacienda hizo notarla conveniencia de poner á salvo sin pérdida de momento los intereses nacionales invertidos en las Compañías de seguros, haciendo que las primas queden en Madrid en fondos ó propiedades españoles. Asimismo hizo presente la constitución de alguna Sociedad que recorre las Provincias Vascongadas proponiendo combinaciones notoriamente imposibles. Aun cuando éstas se ofrecen bajo formas legales, el Gobierno no puede permanecer impasible y adoptó las resoluciones que son del caso que parecían floreros, alumbrando unos letreroo que dicen no sé qué cosas. j. Allí se agolpó un gentso que estuvo apretao tres horas, y allí había unas señoras como pa quitar el frío. Y no faltó uno que empuja, de quien las mozas se escaman y á quien creo que le llaman Marqués de la Tentaruja Total: me marché á d de todo muy satisfecho, y antes de entrar en el techo le he querido á usté escribir. Ya. he cumplido con su encargo pa que sepa que me porto... Sentiré quedarme corto después de escribir tan largo. Y adiós; se apaga la vela, y na más, por hoy, le digo... Mande usted siempre á su amigo FACO SÁNCHEZ GORDBJUELN. 1 Por la copia, SEÑOR DON FELIPE ONECA M 1 CHIGÁNEZ Y CEDRÚN, SFCRETAR 1O DEL AYUNTAMIENTO DE SOMOSECA Si usted, señor secretario, fue, por gusto y muy contento, y en no sé cual regimiento sentó plaza voluntario; y se volvió á reenganchar disfrutando sus galones, y aún nos habla en ocasiones de su vida militar; cuando en la cama se meta después de leer la presente, soñará seguramente que está viendo la retreta. Yo ayer noche me creía que fue un sueño lo que he visto, porque estas cosas ¡re- Cristo, son cosas de fantasía 1 Lo que es yo, vuelvo á venir %i se repite, ¡rediez! (Que quien lo ha visto una vez tié ganas de repetir! De cómo estaba dispuesto no pué usted formarse idea, que es preciso que se vea pa darse uno cuenta de esto. Yo lo vi tan ricamente, salvo los apretujones, codazos y pisotones, y etcétera, de la gente; pues siempre s pierde el juicio cuando hay sucesos vistosos, y eso, para los curiosos, son los gajes del oficio. Correctamente formados, y al compás de ios tambores, marchaban los gastadores y una porción de soldados, con unas luces preciosas Yo me figuré de veras al ver tantos farolillos que iban dentro unos cuclillos de los que andan por las eras, y la carrera al mirar, más alta que el campanario, no sé, señor secretario, lo que me puse á pensar. Y aún sigo haciéndome cruces pues como soy un bolonia no sé de dónde demonio pueden sacar tantas luces. Creo que dice el programa, según dijo uno en la acera, que esta luz es duradera y acetileno se llama... Sí que el alumbrado es bueno, pero á mí me gusta más la lámpara que hace ¡tras! que no la que ace tileno. Pasó el último soldado y aún nuestra gente resuelta corrió pa dar una vuelta y mirarlo en otro lado; pues aunque algunos sujetos que traen palabras chistosas digan que son estas cosas na más que pa los paletos, si hay que decir la verdad diré que también corrían personas que parecían de la buena sociedad. GIL PARRADO DIBUJOS DE XAUDARÓ O TRO TERREMOTO EN SAN FRANCISCO POR TELÉGRAFO San Francisco, 5, i o n Una violenta acu. dida sísmica fue notada anoche cerca de las doce. No ha habido que lamentar desgracias. En la población produjo el consiguiente pá nico. La batalla de flores de hoy p R O G R A M A D E La organización de diLA F I E S T A cha fiesta, con arreglo al programa oficial, es la siguiente: La batalla de flores se verificará en el paseo de coches del Parque de Madrid, en cuyo recinto se hallan instaladas las tribunas de los Círculos que lo han solicitado, los palcos y las sillas para los particulares, en el espacio comprendido entre la Casa de Fieras y la estufa grande. Al finai de este paseo se halla instalada la tribuna de la familia Real, y frente á dicha tribuna la del Cuerpo diplomático. A la terminación de la línea de paicos, y a ambos lados de! paseo, se instalarán dos filas de sillas que terminarán en la estufa grande y que se cobrarán en el acto de ser ocupadas, al precio de tres pesetas. Sólo tendrán entrada en ei Marque ios carruajes engalanados con flores y las carrozas igualmente adornadas, quedando totalmente prohibido el acceso al paseo de los jinetes, de los ciclistas y de los carruajes que no estén decorados en la forma prescrita. A las cuatro de la tarde se constituirá en la entrada del referido paseo de coches el Jurado, que admitirá ó desechará los carruajes que no se hallen en condiciones de tomar parte en la fiesta, permitiendo sólo la entrada á los que vayan adornados con flores naturales ó artificiales, exceptuadas las de pape! Las puertas del Parque de Madrid se abri rán á las dos de la tarde; pero los carruajes no podrán entrar hasta las cuatro, hora en que se constituye el Jurado. La batalla de flores empezara á las seis de la tarde, dándose la señal de su comienzo con el disparo de tres morteretes, y terminará á las siete, con igual seña) Media hora después de terminada ia batalla; de flores, ó sea á las siete y media, se permitirá la entrada de todos los carruajes para recoger al público. Una vez comenzada la batalla, no se permitirá pasear á pie por delante de las tribunas y palcos, excepción hecha de las autoridades v Jurado. Y luego llegué en volandas á una plaza, medio muerto, donde me gustó el concierto de las músicas y bandas...