Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. JVtARTE 5 DE JlíNíO DE tgog. PAG. 13. EDICIÓN i ía afición excesiva á devaneos impropios de su edad, motivando acaloradas reyertas. Reflejando el modo de ser del padre de Mateo, cítase el hecho de que en la misma noche que murió su esposa presentóse en el teatro luciendo corbata encarnada y concurriendo luego á una juerga de artistas. En cuanto á Mateo Moríais se afirma aquí que, aparte de su exaltación en asuntos societarios, mostrábase siempre serio y correcto, muy estudioso y enemigo de ruidosas fiestas y placeres. Concurría asiduamente a tes cátedras ae la Universidad en donde se explicaba Física, Química é Historia Natura! y demostró ea csnferencías públicas y en sus conversaciones particulares oue había asistido con aprovechamiento. Oesultados de un registro. Entre las cartas que han sido halladas al efectuar el registro que por exhorto de! Juzgado de Madrid ha practicado la policía en la última casa que en Barcelona habitó Mateo Morrals, figuran algunas procedentes d Frai cía, Alemania é Inglaterra. Créese que darán luz en el objeto que se persigue; pero no Han sido aún traducidas y, por tanto, se ignora lo que contienen, t r a detención. Esta tarde fué detenido en Sarria un anarquista llamado Miguel, del cual se dice era íntimo amigo del autor deí atentado rwMi. T a Escuela Mod erna, -C! El establecimiento de instrucción y propagandacnque se hallaba empleado Morrals, se fundó por virtud de un legado que dejó tin subdito francés para instituir un centro de enseñanza laica de carácter regionálista. Entre Ips profesores de dicho centro figuraron algunos de ideas avanzadas calificados de anarquistas intelectuales, que han tomado parte en actos d propaganda libertaria, organizaGÍÓn de huelgas, etc. Determinados catedráticos de la referidií instilaición, muy conocidos por sus escritos y sus discursos, gozan de aatorídad grande entre sus aflumnOs, no poco numerosos y pertenecientes algunos á familias de buena posición. T c- Deum en BarcelonaT Barcelona, 4, 1111. En la catedral se ha celebrado un Te- Deum en acción de gracias por haber salido ilesos los Revés del atentado anar- i quista. Han asistido las autoridades y un públics numeroso, oficiando el obispo auxiliar, doctor Cortés p l director de la Escueí Moderna. Barcelona, 5, 1 K Ha sido detenido el director de la Escuela Moderna, D. Francico Ferrer. Después de declarar ante c) juez, fué ratificada la detención haciendo suponer esto qué habrá resultado aleún carsío contra e! seíior Ferrer. Reciiérdase que dicho señor fjguró com testigo de descargo en el proceso incoado en París contra el anarquista español Vallina. M l l I I- I I os amores de Morrals; También hti sido detcnidia, y puesta en libertad después de diedarar ante el juez, una profesora de la Escuela Moderna, amiga de Mateo, que parece ha manifestado escuchó á aquel, repetidamente, proposiciones amorosas, que no aceptó. Agregó la maestra aludida, extraordinariamente bella, por eieifto, que Morraís la dijo debía ser ella la Luisa Michcl española, y que de no corresponder á su pasión, realizaría alguna asonada. -Benef. L a pena d e mixerte en Rtísia POR TEliÉGIÍAFO C a n Petersburgo, 4, 8 m. Por iniciativa del ministro de Justicia, el Gabinete, se ha declarado favorableá la abolición de la pena de muerte EVITA lia A La fortuna de Morraís. que al ser aesAun cuando se ha dicho pedído Mateo Morrals de su casa, le entregó su padre jo. ooo pesetas, como importe de su legitima herencia, lo exacto es que percibió 3,0.000 duros. gasajo misterioso. Barcetpña, 4, 6 f. A Mateo Moifa ¡l le ha sido enviada una bandeja- de dalcés á la casa en que últimamente habitó aquí, no recibiéndosie el obsequio por encontrarse ausente el huésjped. llgnórase quién ha rémítído: la; bandeja. -Benei. CASPA PETII 0 LEO Impía y perfuma el eabeHOj el legítimo ir -í I 200 ÍÍBLIOTECA DE A B C KAMUNCHO 97 creía entenderlos, sintió pesar por haber vacilado efí realizar suplantan largo tiempo contenido, solamente por imaginarias razones. Y se juró á s! mismo, con ás pera y desoladora esperanza que, deiAe aquella mañana. se decidía al fin; que haría aquello, aun a riesgo de todo que nada le detendría ya... XIll Todavía pasaron algunas semanas en preparativos, en inquietas indecisiones, respecto á la manera de obrar, en cambios bruscos de planes y de ideas. En tanto, había llegado á Etchezar la esperada carta del tío Ignacio. Si su sobrino hubiese ido antes, decí en ella, hubiérasc visto muy contento recibiéndole en ss casa; pero viendo sus dudas y sus vacilaciones resolvic casarse, á pesar de su edad, y hacía dos meses que tenis un hijo. Por lo tanto, que no esperase ninguna protee ción su sobrino; el emigrante, al llegar allí, noi tendría ni casa donde albergarse... La familiar de Rarauncho fué vendiaa; están tambiéfí arreglados en la Notaría los asuntos de dinevo; c! de que puede disponer Rarauncho tiénelo en el bolsillo en monedas de oro... Y llegó el día de la tentativa suprema, ei gran día; las hojas, verdes y espesas, volvieron á vestir los árboles, el nuevo césped, brillante y crecido, alfombra las prade ras. Corre el mes de Mayo. En el carricoche que arrastra el famoso caBaao tan corredor, van Arrakoa y Ramuncho hacia Araézqueta, atravesando los sombríos caminos de la montaña. Andati velozmente. A medida que las horas pasan todo es más apacible á su alrededor, más salvaje: más primitivas las caserías, más solitario el país ¿úskara. A la sombra del, rama e, en los ribazos ae ios sende tnd y de muerte, contándoselas cos- ás al apuntar de la alborada, cuanto calían de miedo, cuando k luz radia y brilla. ¿Para qué haber resistido la tempestad de esta no che? -decía á la imaginación de Ramuncho el antigiio campanario, triste y cansado, enhiesto en la lejanía del fondo. ¿Para qué, puesto que otras la han de suceder y nuevas tempestades de los equinoccios, hasta la eternidad continuarán pasando sobre mí; y aun yo, á quien los hombres levantaron como una señal de fe, como una oración, para permanecer y durar por años incalculables, he de concluir por desplomarme y abatirme... ¡No soy ya más que un ftintasma transportado de siglos muertoscontinúo tocando en las ceremonias y en las fiestas; pero algunos hombi- es se olvidan de mí; lloro también, en la agonia por millares de muertos de que nadie se acuerda... Y me conservo inútil bajo el esfuerzo casi eterno de todos ésto; vientos del Oeste qne vienen del mar... A! pie del campanario se dibujaba la iglesia, envuelta en suaves! tintas cenicientas; con su aire de vetustez y de abandono confesaba también la tristeza de la hora. Y tod Si las casas, desde hacía siglos piadosamente agvi; padas á su alrededor, decían que su protección era ineficaz contra la muerte pero que en ella tenían su amparo en la hor postrera y fatal... Las nubes, sobre todo las nubes y los montes, cubrían con sa inmenso testimonió mudo, lo murmurado por la antig. t! a ciudad alM abajo; confirmaban- en silencio las verdades sombrías del campanario y hablaban del cielo infinito y del ti mpo, que nunca se interrumpe, r o dando como oleaje furioso donde miríadas de exsstenlias, despreciables átomos sin valor, van, las unas tras de las otras, encadenándose, arrastrándose v desapareciendo entre las revueltas ondas... Comenzó á sonar el toaue de agonfa en el liqrizonfc