Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 5 DE JUNIO DE IQO 6. P G 6 EDICIOW i al principio de aquella en que es preciso fijar la vista en los importantes asuntos que se hallan esperando resolución. Se anuncia, tal vez para hoy mismo, ó á más tardar para mañana, un Consejo de minist r o s dedicado á examinar varias cuestiones, entre Has alguna referente al último atentado anarquista. Y para el jueves ó viernes o t r o Consejo en el que sé cree que quedará planteada la cuestión política. La solución que ésta tendrá? Acerca de este punto hay las mismas versiones hoy que hace diez días, para todos los gustos y todas las conveniencias Tarea i n ú t i l e s la de recogerlas, puesto que el plazo para que se vea claro es tan c o r t o Lo s riojanos y una baturrka de bien t i m b r í da voz, al cantar la jota, entonaron las siguientes coplas alusivas que fueron aplaudidísimas: Uesae la Rioja venimos, con ánimo de gritar: ¡viva la Reina d e España! ¡viva la familia Real! Oos naciones se han unido p o r simpatía y amor; yo á la princesa Victoria la g u a r d o en el corazón. A. 1 dirigirme á esta Plaza me ha dicho ¡a Pilarica, oue os viniese á saludar bn esta humilde ¡olica. También cantaron varias coplas los orfeonistas navarros, que fueron acogidas con igual entusiasmo que las anteriores, siendo necesario suprimir el descanso y alterar el orden del jarograma, suprimiendo algunas piezas por las incesantes repeticiones pedidas por el público. Gustó mucho la siguiente copla del orfeón Pamplonés, alusiva al bárbaro atentado del día 3 i los Reyes españoles vengo aquí á felicitar p o r haber salido ilesos del intento criminal. Cuando hubo terminado de cantar el último orfeón, subieron al tablado el maestro M a t e o s y los porta- estandartes de las masas corales; colocáronse en el centro las dos bandas militares, agrupáronse en t o r n o los cantantes y juntos t o d o s entonaron ti Gloria á España, de. Clavé, acertadamente dirigidos p o r el mencionado maestro: M a t e o s E l espectáculo no pudo: resultar más hermoso y los circunstantes, subyugados por aquel armónico Conjunto de voces é instrumentos, aplaudieron con verdadero frenesí. A las; ocho y diez de la noche terminó la simpática fiesta y los concurrentes, al desfilar, no lamentaban más qué una sola cosa: que nuestros Reyes no hubiesen asistido á ellai ni m La zarzuela, sin producir omn entusiasmo, fué del gusto de! auditorio, que hizo sajir á ios autore- tres ó cuatro veces al fina! de la repre sentación. La música, del maestro San José, es inspira da, de buena factura y sirve á maravilla las si tuaciones líricas del libro. -p. En el Extremo Oriente POR TELÉGRAFO 1 os emperadores de China. í- Tient Sin, 4 8 m. C o r r e el rumof de que el emperador y la emperatriz de China e s tán enfermos de gravedad. I a insurrección en Corea. Tokio, í S m. Los insurrectos de Cores siguen empleando la violencia. Han asesinado á 3o miembros de Socieda des políticas, y saquean y roban cuanto encuentran á su paso. U n destacamento de 162 soldados japoneses ha sido enviado á AntUii para reducir á ¡os rebeldes. L fCO ondecoración. E l presidente del Consejo ha sido agraciado p o r el príncipe de Gales, con la gran cruz de la orden de Victoria. G NIÑA AHOGADA POR TELÉQRAPO arín, 4 4 t Estando sota en su easa una niña de cuatro años, llamada D o lores Rodríguez, se cayó p o r el balcón al r i o de donde acaban de extraer el. cadáver. enterarse del desgraciado suceso la ma- d r e de la criatura sufrió un ataque nervioso. M kiaí. Catástrofe en un tranvía POR TELÉGRAFO ¡p r i s i o n e r o s japoneses, Tokio, 4 8 m. Quince japoneses que fueron hechos prisioneros por los rusos y encerrados en una fortaleza de Wladivostock. fueron abandonados allí, donde aún coiitiiiú. ai ence rrados. El agente comercial iaooncs ha fürrau ado una protesta oficial. mSiy Ti TM E n East Providencc y á consecuencia de wn accidente cuyas causas aún no son conocidas, volcó en una curva un tranvía lleno de excursionistas, de los cuales resultaron 14 muertos y 20 heridos. 4 8 m. N ue va Y o r k Unidos) (Estados AL AIRE LIBRE I levo tres días de fatiga insuperable. Tres días en qué no sé á quién conipadecei más, si á los proceres que constituyen el elemento oficial obligado á asistir puntualmente á todas y cada una de las solemnidades que se vienen verificando, ó á mí mismo qué me he impuesto la ingrata faena de verlos entrar y salir graves y ceremoniosos en la Plaza de T o r o s el sábado por la tarde y en el Palacio Real por la noche; anteayer en la función d gala del. Real y ayer en las tribunas dcS Cam pamento de los Carabancheles. Hasta ahora, y vamos llegando al fin de lo! festejos, no me he divertido y si fuevn licite añadirlo, agregaría que creo que no se lia divertido nadie... H a habido en la ergaüización de estos festejos un grave error de origen: el exceso de fiestas oficiales y la de diVersiones genuinameníe p o p u l a r e s P e r o observo que sin darme cuenta de ello invado un terreno que no me pertenece. M i misión en estas gacetillas es la de referir lo que voy viendo, la de dar cuenta de mis impresiones de espectador y no debo traspasar los litüites qu 6 voluntariamente me impuse. Deduzca de mi relato, quien guste de la ea tareas, lo que de ¿1 puede deducirse, Qiie nc soy yo quien debe hacerlo. Declaro que el espectáculo del Ejército et gran parada tiene para mí atractivos perennes. Desafío, pues, todas las dificnitacics que para trasladarse hasta la dehesa de los Cinabainclieles se presentan, la escasez de trenes, la falta de carruajes, lo elevado de sus precios, el calor asfixiante, el polvo africano que ciega y reseca, el gentío que corre y enipuja, y llego hasta allí poco antes de empezar la revista. El aspecto de la carretera de Extremacvjrs es verdaderamente sugestivo. V ie las penas sufridas para conseguir verlo. Á ío ¡ejos dos largas líneas paralelas de soldados aguardan en correcta formación el momento de ser revistad o s Los invitados hormiguean en las trilj mas con ondulación pintoresca. N o s o t r o s el pueblo, los espectadores de buena fe, ociipa: n 5 s t o d o el frente del camino, buscando Ins ni v. ores desigualdades del terreno oara subir i í js EL F E S T I V A L DE ORFEONES las cinco y con puntualidad matemática, pues no en vano nos hallábamos en la Plaza de T o r o s dio ayer tarde comienzo el festival de Orfeones. La Plaza estaba ya llena desde antes de las cuatro, pues habíase anunciado, equivocadajnente, que e! espéculo empezaría á dicKa hora; ¿i aspecto que ofrecía el circo taurino era pintoresco en extremo, conservándose todavía en palcos y gradas los adornos y las flores con nue había sido decorado para la corrida regia. Después de desfilar todos los orfeones que llevaban sus banderas y estandartes al frente, al compás del pasa- calle Vivan tas regiones españolas! ejecutado por las bandas reunidas, dio comienzo el concierto, colocándose los o r feonistas en un tablado situado en el centro del redondel. T o m a r o n parte en él los orfeones siguientes: Fraternidad Castellana; Los amigos tintoreros; La Oliva, de V i g o Burgalés; El Ancora, de T a r r a g o n a A s t u r i a n o de Gijón; España; E c o de M a d r i d Unión y Concordia, de G e r o n a Sociedad Artística, d e Pontevedra; Pamplonés; Vega, de Valencia; Juan Bravo, de Segovia, y San José, de M a d r i d las r o n dallas La Charrada, de Alba de T o r m e s La L o groñesa y un g r u p o de bailadores zaragozanos, dirigidos p o r D José A u t i n g T o d o s los orfeones fueron aplaudidísimos, p e r o lo que provocó delirante entusiasmo fueron las danzas y los bailes regionales, sobresaliendo dos parejas de charras en que las mujeres vestían las típicas y costosas preseas salmantinas y varias de baturros, teniendo unas y otras que repetirlos ante las incesantes aclamación de los espectadores A A noche tuvimos el gusto de recibir la visita del orfeón segoviano Juan Bravo, que dirigen con notabe acierto D Julián Pérez v D Benito A r r o y o La referida masa coral ejecutó con gran maestría las composiciones urotá, de Reventós; La noche, de Tolosa, y La caza, de Jiménez, siendo aún más de elogiar su artística lab o r si se tiene en cuenta que su constitución apenas data de un mes. El referido orfeón ha dado varios conciertos públicos durante las pasadas noches por encargo del Ayuntamiento, y es de presumir que nuestra Corporación municipal le o t o r g a rá alguna de las subvenciones que ha destinado para el referido objeto. Los segovianos visitaron después nuestros talleres, resultando altamente complacidos de su visita. 0 tm LOS ESTRENOS p N L A Z A R Z U E L A Mmqr gitano, zar zuela en Un acto y cuatro cuadros, letra del S r Fernández A r r e o música del maestro San José, El hijo de un tabernero se enamora de una gitana, p e r o la familia del pretendiente se opone, y con razón, á que ella entre á formar p a r te del hogar tabernario. Sobrevienen graves contrariedades, disgustos de un lado y o t r o pero al fin t o d o se a r r e gla á pedir de boca, el tabernero y la gitana se casan, y al poco tiempo, vamos, al necesario, rompe plaza un churumbeliUo, que da la solución de concordia. Los padres, al verse ascendidos á abuelos, olvidan lo pasado, y tetón.