Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. LUNES 4 DE JUNIO DE 1006. PAG. 4. EDICIÓN i. Todos les señorones iban de gala, con uniformes, unos, cruces y bandas... y otros con fraques. ¡Yaya unas gentes, Rufa ¡Vaya unos trajesí viado persa y, sin embargo, no es esnnge. So vistoso uniforme atrae las miradas de todo í mundo. Y como esto es lo meSBK A muenas damas fas da rabia esa preferen pus ya me cansa; cía de la curiosidad pública po. el sexo fuerte drento de pocos días engalonado. ¡A fe que están ellas para que nC me vuelvo á casa; las mire nadie! ¡Hay cada busto de Rembrand, que, á más, te dígfe cada modelo de Paquín... En punto á sexo que ya sólo me quedan bello, á gusto y á lujo, poco tenemos que encuatro chorizos. vidiar á las grandes Potencias, tan digí amenté representadas en el teatro, y siempre es un Das á los niños besos, consuelo. y que no enreden, La función es lo de menos, como iempre que pienso de llevarles en estos casos. El público mira más i! palco muchos juguetes. regio que al escenario. No se harta di mirar Y ahí va un abrazo la Reina muy fuerte, que te manda tu esposo No se olvide usted de consignar- -dice tí cronista una bella señora en cuyo pako acabs FACO. B de hscer Franzen, sin magnesio, si ostentaPor la copia, ción, casi sin máquina, una fotografía que nía Ga PARRADO ñaña publicará A B C- -que la Reina nos gusta DIBUJOS Dfc XAUDARÓ cada día más á las mujeres, y somos inflexibles en aquilatar y reconocer bellezas. ¡Si eso piensa el s rxo bello, fi úreüse ustedes lo que pensará el feo! La Reina mostrábase alegre, decidora. Seguía con interés la representación y con fre esde Octubre acá ha haoido cuatro funcio- cuencia hablaba á su esposo y á su prima Ií nes regias en el gran teatro de la plaza de princesa de Gales. El Rey pasó gran rato duOriente: cuando vino Loubet, cuando se casó rante el acto segundo conversando con el Príit la infanta doña María Teresa, cuando vinieron cipe heredero de Portugal, que estaba en segunlos reyes de Portugal y anoche. da fila detrás de la Reina Cristina. Se dijo er La decoración de la sala ha sido la misma en el teatro que el duque de Brsganza se hábil todas: guirnaldas de flores de seda en las bal- retrasado en la vuelta de su excursión de poi conadas de los palcos. La concurrencia quizá la tarde, llegando á despertar inquietudes. S fue más nutrida en las funciones anteriores. El fuese así, que de fijo no nos consta, sin dudi pánico de estos días justifica en todo caso ¡a S. M hablaría con él en ese aparte que e diferencia. Pero golpe de vista fue quizá el de público observó. anoche más deslumbrador. Había más Príncipes Lucía, que fue la obra elegida per c! Rey, y embajadores, más variedad de uniformes y en estas cosas lo que desiumbra es lo que se- después de haber designado La Favorita entre la lista de diez ó doce, incluso Carmen y Lohen duce. grin que se le envió á Cowes- -y fue elegida tal Los Reyes, la Real familia y los Príncipes vez por ser la más corta, pues ¡as demás tienen extranjeros se presentaron con puntualidad en cuatro actos- -fue admirablemente ca: tsda poí el palco. La Marcha Real de la orquesta y os la Barrientes, que conserva sus facultades proaplausos y los ¡vivas! del público saludaron á digiosas y en el rondó por poco nace que los los Reyes. Los aplausos de estos días tienen, aplausos quebranten la etiqueta; por Viñas, además del calor del entusiasmo, el calor de la que cantó como él sabe cantar y dijo la maldiprotesta contra hechos recientes que toda conción det acto segundo admirablemente, y pos ciencia rechaza. Magini Coletti, que es un excelente baiítono La Reina Victoria se presentó sonriente, El público echó de menos á Tanci, que fue angelical, saludando, como anteayer la co- siempre una institución en el novio de Lucía y rrida, con ambas manos á puñados si cabe que figuraba en el programa; pero ei prograla frase, como expresión de la gratitud y del ma oficial tenía algo de guasón. Tambié i Ha contento que la bella Soberana siente al verse maba á la Reina, Eugenia Victoria, trocando querida dr su pueblo. Vestía traje azul pálido los dos nombres. E! f? moso embolado de nocon encajes blancos, cruzaba su pechr n ban- vio de Lucía, corrió á cargo de un joven teño da de María Luisa y coronaba su artístico pei- de la capilla de Palacio, y lo hizo bien, por nado rica diadema de pedrería. cierto. El Rey iba de capitán general en traie ce Dirigió muy bien el maestro Vitali. gala. A las doce se suicidaba Edgardo entre somOcuparon los Reyes el centro del palco regio, teniendo á su derecha la Reina al principe brías tumbas y momentos después se retiraba de Gales con uniforme militar de roja casaca, los Reyes con su Corte, siendo despedidos con á la Reina Cristina con traje color malva y á una calurosísima ovación del público aristocrála princesa de Sajonia Coburgo con toilette tico aue asistió á la fiesta. -C. puestas las co gaduras lazos y flores. 1,0 que más me ha chocado Rufa querida, es que llevan al aire las pantorrillas... ¡Van con calzones (Yo también voy de moda miá tú por dóndeJ Toos nos hemos reído de las pantorras, pus, la verdad sea dicha, no están muy gordas... Siendo tan majos y tan bien como comen, ¿por qué están flacos? Me marché á la verbena de unos solares y me estuve un gran ratc mirando el baile... ¡Qué rebullicio ¿e músicas y voces, saltos y gritosJ LA FUNGÓN REGIA Pa bailar, agarrada van las parejas, y después de unos pasos, dan unas vueltas... ¡Vaya un mareo! ¡Lo que es yo no podría bailar lo mesmo! ¿Te acuerdas de una cuando eras moza que quisiste conmigo bailar la rosca? ¿Y en nuestra plaza, las veces que bailamos una charrada? Yo me acordaba anoche jiendo esas vueltas... ¡Si hubías estao conmigo damos dentera! Los bailes nuestros, me gustan más que todos los madrileños! Y na más me sucede Rufa del alma; JÍguen entodavía las luminarias, y en ¡os balconej blanco crudo. A la izquierda del Rey se sentaron la princesa de Gales, que vestía de azul í pálido; la princesa Beatriz, de gris perla, y la princesa de Hannover, de gris obscuro. Todas las damas ostentaban la banda de María Luisa. Detrás, y en dos filas, se sentaban los demás Príncipes é Infantes que figuraron en la comitiva de boda. En los palcos inmediatos, a derecha é izquierda, presenciaron la función los embajadores extraordinarios. Los marroquíes, siempre envueltos en sus jaiques, presenciaron imperturbables el espectáculo. Ni los trinos y picados de la Barrientes anoche, ni las filigranas de Bombita anteayer en los toros, provocaron un gesto en esos hombres de rostro de bronce, y, por lo visto, de corazón de bronce ó peña Mas comunicativos los chinos, siquiera hablan entre sí; prueba de que algo sienten y algo dicen. También es mahometano el en- PROGRAMA PARA HOY Por la mañana, á las nueve, revista militar en Carabanchel. Uniforme de campaña para monta Las señoras, con sombrero. Por la tarde, á las cuatro, concurso d 6 orfeones en ¡a Plaza de Toros. Por la noche, á las diez y media, batís en casa de la excelentísima señora duauesa de Teman Núñez. Militares, de diario, con banda. Paisanos, de frac con calzón corlo j banda. Señoras, vestido escotado.