Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO que me pareció una ganga poder veria, y acordarme de lo que usté predicaba... Por lo demás, aquí estamos como aquél que dice, en ascuas. NIO DE 1906. PAG. 10. EDICIÓN i. DESPUÉS DEL ATENTADO I n el hospital del Buen Suceso. Uno de nuestros redactores visitó sytt la familia Real para dirigirse ayer á los toros por la mañana la Clínica de urgencia del Buen causó gran sorpresa entre los millares de per- Suceso, una de las instituciones que más pronsonas que desde las primeras horas de la tarde tos y eficaces servicios han prestado con motiesperaban en la calle de Alcalá el paso de la vo del atentado de la calle Mayor. comitiva. La Clínica está á cargo del médico mayor La carrera se hallaba tomada por fuerzas de de Ejército D. Ramón Sáez, quien, en unión la Guardia civil y de Seguridad en proporcio- de los profesores á sus órdenes, ha trabajado nes extraordinarias, y nada hacía presumir la sin descanso en la humanitaria labor de curar variación. y atender con tierna solicitud y cariñoso esmero á las degradadas víctimas del brutal atenEn Palacio justificaban ésta diciendo que, tado del día 3 i habiendo asistido la Corte, como sábado, á la Salve, era natural que continuase por el BuleEn el citado establecimiento se hallan los var á la calle de Genova y plaza de Colón. heridos siguientes: En los alrededores de la Plaza de Toros el Bonifacio Castro é Hilario García, soldapúblico era inmenso y las precauciones mayo- dos; Andrés Riego y Bonifacio Entunes, palares todavía. freneros; José García, tambor; Gonzalo César, El público dispensó allí á los. Soneranos corneta; Vicente Talavera, Jeremías Merchán, grandes ovaciones. Juan Martínez, Sílvino Mayo, Laureano Barbieri, Juan López, Emiliano Chinchilla y Crisa j MBHm pín Rodríguez, soldados. Decompensas á las víctimas. José García, tambor, es un muchacho de Ayer firmó S. M el siguiente Real dequince años, hijo de Madrid. Tiene, una hericreto: Para dar público testimonio del sentimien- da grave en una pierna, de la que, según el to que embarga mi ánimo y de la considera- pronóstico facultativo, no tardará en curar. La ción y respeto que rae merecen los que en ac- noticia de que se le había concedido una cruz pensionada con y, 5o pesetas, la recibió con tos del servicio sucumbieron á consecuencia alegría, exclamando: del atentado de que fui objeto en el día de ayer, He salvado la pelleja y me he ganado una de acuerdo con mi Consejo de ministros, cruz; pues no puedo quejarme de mi suerte. Vengo en decretar lo siguiente: El palafrenero Entrenas se halla en estado Artículo 1. Será aplicable á las viudas, hijos y padres de los jefes, oficiales y tropa grave, como asimismo el teniente del Cuerpo muertos á consecuencin del atentado, ó que de Seguridad Sr. Monjas. El profesor de guardia, D Julio Vías y como resultado de las heridas sufridas sucumbieran en el término de dos años, los benefi- Ochoteco, médico primero de Sanidad, no se cios que otorga el art. 5. de la ley de 8 de separa un instante de la dínica, atendiendo con el mayor esmero á los infelices que tiene á su Julio de 1860, compulsándose para regularla cuidado. cuantía de las pensiones la correspondiente al empleo inmediato al que disfrutasen el día 3i p j ntierro del guardia Oviedo. de Mayo último. Ayer mañana á las nueve se efectuó el Art. 2. Los jefes, oficiales y tropa que, traslado del cadáver del infortunado guardia como consecuencia de las heridas, quedasen municipal Oviedo, desde la calle Imperial, 10, inútiles para el servicio, serán conceptuados al Cementerio del Este. como inutilizados en campaña para los efectos Presidían el duelo los ministros de la Gode retiro é ingreso en el Cuerpo de Inválidos. bernación y de Marina, el alcalde y un ayu Art. 3. A los jefes, oficiales y tropa que. dante de S. M resultaron heridos se les concederán cruces del En el duelo iDan comisiones de jefes y ofiMérito Militar, con pensión, de las designadas ciales de todos los Cuerpos de la guarnición, para recompensar servicios especiales, siéndolo conceiales y compañeros del muerto. las correspondientes á tropa con la pensión vitalicia de siete pesetas cincuenta céntimos menprotestas. suales. El alcalde ha recibido un telegrama del Art. 4. Las cruces a que se refiere el ar- Ayuntamiento de Roma expresándofe su más tículo anterior llevarán un pasador con la ins- vivo sentimiento por las desgracias ocurridas cripción 3i Mayo 1906 por la explosión de la bomba de la calle Art. 5. El Gobierno dará oportuna cuen- Mavor. ta á las Cortes de este decreto. p ntierro de más víctimas. Dado en Palacio, á primero de Junio de i Ayer mañana, á las once, fue conducido mil novecientos seis. -Alfonso. -El ministro al cementerio de San Lorenzo, desde la Clínide la Guerra, Agustín Luque. x ca de urgencia del Buen Suceso, el cadáver del desgraciado palafrenero F r a n c i s c o López. -a amilton en libertad El juez especial que entiende en la causa Presidían el duelo el director de las Reales Caformada con motivo del atentado anarquista de ballerizas, Sr. Pineda, y el secretario, señor s la calle Mayor, puso ayer mañana en libertad Sáez. En representación de los infantes D Fer al detenido Hamilton, advirtiéndole que quedaba á disposición del cónsul inglés, para ser nando y María Teresa asistió el capitán señor presentado al Juzgado tan pronto como sea Pulido, ayudante de S. A. Detrás de la carroza fúnebre marchaban mupreciso. A las doce y media se trasladó M r Hamil- chos compañeros del finado y numeroso púton á su domicilio, donde lo primero que hizo blico. También fueron enterrados ios cadáveres del fue bañarse y mudarse de ropa. guardia municipal Joaquín Miraües, y del joven estudiante D. Eusebio Flores, víctimas de T o d o s libertados. atentado anarquista del jueves. De las diligencias que practicó ayer el Esta tarde, á las cuatro, desde el Depósito Juzgado especial, la má importante fue poner judicial se conducirá al cementerio de la Almuen libertad a Jos dieciséis que quedaban dete- dena el cadáver del desgraciado joven D Luis nidos en la Cárcel como sospechosos, pues no Fonseca Cabañero, que murió en el piso seha resultado cargo contra ninguno de ellos. gundo de la casa núm. 88 de la calle Mayor, á consecuencia de la explosión de la bomba. precauciones de ayer. Las La variación en el itinerario seguido por y en las calles por ¡as noches, hay carreras y hay alarmas, y en cuanto que suena un ruido la gente se rompe el alma corriendo sin saber dónde y sin saber por qué causa... Pero esto no le interesa; Ja carta ya se hace larga, y aquí la firma y rubrica contento por terminarla FACO SÁNCHEZ GORDBJUELA. Memorias á doña Juana. Por la copia, GIL PARRADO 2 W 8 UJOS BE X 4 UDARÓ Colegio de Abogados AS E L E C C I O N E S Hoy, de doce á cuatro de la tarde, se celebrarán las anunciadas elecciones. Preséntanse Sos Sres. D Luis Silvela, don José Luís Castillejo y D José Diez Macuso, para los cargos de diputados tercero y quinto y tesorero, respectivamente. También se presenta el Sr. Martínez Vicente, que luchará con el Sr. Castillejo. A éste apóyanle, además de todos sus amigos, que son muchos entre la gente joven, los del Sr. Silvela, que no se ocultan para decir que la candidatura que ellos votarán será nada mis que aquella en que aparece su nombre iunto al del Sr. Castillejo. La elección va á tener mucho interés, pues Jos que apoyan la candidatura Silvela- Castillejo propónense trabajarla con el mayor entusiasmo. L Equivocación lamentable POR TELEFONO C a n Sebastián, 1, 8 m. Ayer, en el expreso, llegó de Madrid un viajero portugués acompañado de su señora y una niña de pecho. Al pasar el tren por Vitoria, el jefe de policía, considerando sospechoso al viajero, siguióle en su mismo departamento, y al llegar á esta Ciudad le detuvo. Llámase el detenido Adolfo Leitao Ferreifa, procede de Madrid, y declaró que fue á ¡a corte para presenciar el desfile de la comitiva regia. Considerando injusta la detención, llamó al ónsul portugués, que telegrafió á su colega español de Lisboa, el cuai le contestó que Adolfo Ferreira es persona conocida en la capital portuguesa, de buenos antecedentes y ondueño de la joyería Real de Lisbos. Censúrase la ligereza del jefe de policía de Vitoria que, animado indudablemente de los mejores deseos, quebrantó las instrucciones superiores de seguir á los sospechosos hasta la frontera y no detenerlos más que en el caso de que intentaran pasar á Francia. Ferreira viste elegantemente y se expresa con distinción. Lsmeni. el error de que ha sido vjcuntia. (ZÍUZ