Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 2 DE JUNIO DE 1906. PAG. 13. EDICIÓN i, senta tener unos cuarenta años, y lo único que está averiguado es que quien lanzó la bomba era un joven de unos veintitrés á veinticuatro años, porque le vieron los de los balcones ¡nmediatos. El guardia civil del 5. tercio, de la Comandancia de Castellón, Francisco Miralles I Fn inglés detenido. La pareja de la Guardia civil que escolta Servet, que ha sido quien con sus sospechas tren de la mañana, de Barcelona, detuvo ha robustecido las del revisor, de que pudiera ¿yer por sospechoso á un individuo de regular tener relación con el atentado, afirma y se sosestatura, grueso, afeitado, al parecer inglés, tiene en asegurar que le vio asomarse al baliunque más bien cosmopolita, pues habla va- cón desde donde partió la bomba, y que estaba con Moral á quien él conocía de cuando el tios idiomas. atentado en la calle de Cambios Nuevos. Le entregó en la inspección de Vigilancia de Sin esta afirmación tan terminante del guarla estación. Allí se- disponían á conducirlo al Gobierno civil, cuando fue reconocido al salir dia Miralles, el detenido habría sido puesto en libertad por resultar libre de todos los cargos de la estación por el corneta del 5. tercio de la Guardia civil, Miralles, que dijo le conocía que se le hacen. Pero por esta acusación ha sido puesto á de Barcelona y que le había visto anteayer en el disposición del juez de guardia. t alcón desde donde fue arrojada la bomba. Las inmediaciones de la dirección de la Entre el corneta y un guardia de Seguridad trataron de llevar al detenido al Gobierno en Deuda tuvieron que ser guardadas por agentes jn coche, á lo que él se negó, diciendo que de Seguridad de á caballo y parejas de Infantería. I á pie; que no quería pagar gustos de nadie Cerraron las puertas de la Dirección, que Al llegar á la esquina de las calles de Atocha dan á la calle de Atocha, y á es de la una y f Carretas, se fugó; pero fue alcanzado por un guardia municipal al que se le volvió á es- cuarto, después de tres horas de declaración capar, siendo nuevamente detenido por el cabo y de empezar Robert á escribir u ía larga carta del regimiento de Wad- Ras Arturo Vega, que al cónsul de su país, fue sacado lor la puerta estaba de guardia en la dirección de la Deuda, de la calle de la Bolsa y llevado en un coche donde llevaron al preso, teniendo necesidad de de plaza al Juzgado de guardia, scoltado por hacer uso de las armas el cuerpo de guardia una sección de guardias montado! uno de los cuales tuvo- que lanzarse sobre un paisano, que cara contener al público. trataba de agredir al detenido. Un forastero dio al detenido un garrotazo La herida aue recibió éste en la frente es en la cabeza y le produjo una herida. leve. El público aclamó al corneta v lo llevó en El corneta Domingo García Lucas, del 14. lombros hasta Palacio. En la dirección de la Deuda estaban el go- tercio, prestó auxilio al guardia que detuvo á bernador, el inspector Sr. 1 barróla, el coro- Robert en la esquina de la calle de Carretas. Cuando las gentes entusiasmadas con el cornel del cuerpo de Seguridad, Sr. Elias, y un muchacho pintor, huésped de la casa desde neta, porque le creían el autor de la detención del supuesto anarquista, le llevaron en homdonde se cometió el atentado. El detenido se llama Robert Hamilton Mar- bros á Palacio, el Rey le mandó subir, le dio tillane; es grueso, de estatura regular, afeitado la mano y le dijo: -Le felicito por el servicio realizado y le y viste de levita y sombrero de copa. encargo que felicite al guardia por lo que ha Ha declarado ante el gobernador y ante la t policía inglesa, y así se ha comprobado, que llegó hecho. de Londres á España el día 26, que estuvo en C l cónsul de Inglaterra y el secretario de Burgos y Yalladolid, y de este punto llegó á la Embajada estuvieron ayer en el JuzgaMadrid el 31. do, llamados por el detenido, y han conferenUn mozo de la estación le llevó á la calle de ciaron con él. Atocha, núm. 80, en donde almorzó á la una; Un teniente de la Guardia civil dice que su uego se fue á comprar un billete para ir á los asistente asegura que conoce al detenido como toros, extremo también comprobado, y se fue anarquista de Barcelona. á la Plaza, en donde oyó hablar del atentado. A las cinco de 1 tarde el devenido seguía Añadió que había visto el paso del cortejo en la en el calabozo del Juzgado. Tiene guardias de esquina de la calle de Carretas. vista que le vigilan por la ventana del calabozo. El dueño de la casa di: huéspedes de la calle Se le ha puesto un pantalón de los de faena de Atocha ha dicho que el detenido sacó unas de los empleados de la casa, porque en el que banderas inglesas y espalólas, y entre los dos tenía puesto se observaron manchas de sangre. estuvieron arreglando el balcón. El dice que son de las heridas que le Ka proY ha confirmado que no llevaba bigote. ducido el público en la cabeza. El detenido ha declarado también que ayer Hamilton se pasa las horas durmiendo ó mañana se levantó, pagó la cuenta y entró en haciendo que duerme. tina peluquería para arreglarse antes de marAl ser conducido desde la Dirección de la char á Barcelona. Deuda al juzgado, varios espectadores se acer- ¿Se ha quitado usted el bigote? -le pre- caron navaja en mano al coche, aueriendo agreguntó el gobernador. dir al detenido. -No lo llevo nunca- -repuso el detenido, Este iba sacando la mano con una banderita aue habla el castellano correctamente. española por la ventanilla del coche. Manifestó también que había vivido en la Un hombre del pueblo arrojó contra el cocalle Mayor el año pasado. che un bastón con tal violencia aue el basSegún declaró Robert es escribiente de una tón se hizo trizas. casa de Londres; ha residido varias veces en Un guardia á quien tocaba ayer de servicio España. Cuando le falta dinero lo pide por te- frente á la casa núm. 88 de la calle Mayor legrama á sus compañeros de la casa de co- dice que porque conocía á la marquesa de To mercio de Londres. losa, se estuvo fijando en todos los balcones de El dueño de la casa de huéspedes de la calle la casa. Vio en el balcón de donde cayó la bomMayor, 88, estuvo en la dirección de la Deuda ba un hombre. Después de la explosión, el donde se encontraba el detenido, y afirmó que guardia subió á la casa. En la escalera halló un hombre que bajaba. El guardia asegura que éste no ha ido nunca á su casa. En igual sentido ha declarado también un este hombre es el mismo detenida ayer mañana, á quien ha visto en el Juzgado. joven, huésped de la misma casa. Hay la creencia de que se trata de un error, El dueño de una tribuna de la Carrera de entre otras razones porque el detenido repre- San Jerónimo, dice que hace cuatro días se le iníento se ha visto, a! pasar lista, que faltan los Toldados Juan Mari Martínez, Florencio Guerrero y Martín Alberto, creyéndose, fundadamente, que puedan estar heridos y recogidos en cualquier establecimiento benéfico. -í- presentó un señor bien vestido, con sombrera de copa, en busca de tres billetes para ver I comitiva. Volvió á recogerlos y pagarlos al siguiente día. Esta vez llevaba traje distinto y sombrero de paja. Ninguno de los asientos ocupó él ayer. Fueron dos hombres y una señora. Dice el dueño de la tribuna, después de ver al detenido, que las señas de éste coinciden con las del solicitante de las tribunas, sino que éste tenía bigote y el preso ayer le tiene afeitado, I os policías extranjeros. Dos policías italianos y dos ingleses que han interrogado á Hamilton, opinan: los primeros, que no es anarquista, y los segundos, lo dudan. 1 V 4 iedo de Hamilton Una de las veces que ayer tarde entraron los guardias y alguaciles del Juzgado en el calabozo donde estaba Hamilton, éste señaló con el dedo á la ventana de la puerta alta de la prisión, y dijo: ¡Un hombre! Y ciertamente, por dicha ventana que corresponde al patio de escribanos se asomaba un curioso. Nbjetos que se le encontraron. Al ser registrado Hamilton, se le en centraron los siguientes objetos: Una libra esterlina. Dos piezas de á cinco pesetas, españolas. Un billete de a 5 pesetas, español Una peseta en calderilla, español Un paquete de una peseta de monedas de s céntimos, españolas. Nueve pesetas en piezas de peseta, españolas. Una bolsita con notas de ta cotización del cambio. Dos pipas para fumar tabaco picado. Dos cajas de cerillas españolas, una vacia. Una navajita con tenedor Una certificación del Ayuntamiento ae í ondres, 4 nombre de Hamilton, del año i858. Un pañuelo de seda con los colores de la bandera norteamericana. Varios papeles en inglés, sin importancia. En uno de los bolsillos del gabán tenía un anuncio impreso, y en la parte posterior escrito con lápiz: Hotel de la Soga. Escalinata, 28. f argos contra Hamilton A las seis da ayer tarde se constituyó de nuevo el juez especial que entiende en el atestado Compareció Hamilton á su presencia y repitió lo que ya dijo en el atestado. Después declaró el guardia civil Miralles, no aportando ningún dato nuevo. Otro guardia civil afirmó que se encontraba frente á la calle Mayor en el momento del atentado y que vio perfectamente que por el balcón del piso cuarto se asomaban alternativamente Moral y un individuo cuyas señas coinciden en absoluto con las de Hamilton; y que después de la explosión vio á éste bajar la escalera de la casa, no pudiendo capturarlo por impedírselo la masa de gente que les separaba A oral hacia Madrid. D Fernando Ribet, fabricante de papel, se ha presentado al gobernador civil para manifestarle que el día 20 del pasado salió de Barcelona, ocupando un asiento en un coche de primera y que en el apeadero de Gracia subió al mismo departamento un individuo cuyas señas coinciden con las de Moral El viajero, que hablaba con marcado acento andaluz, preséntesele como de Sabadell, donde se dedicaba al comercio de hilados y tejidos.