Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. SÁBADO 2 DE JUNIO DE IQC 6. PA. G. u. fcDiClON i. LA FOTOGRAFÍA DEL ATENTADO número de ayer ha sido uno de los éxitos periodísticos más grandes que se conocen. No es inmodestia. Es la pura verdid, cuya comprobación puede hallarse con sólo preguntar á los vendedores de periódicos. La fotografía del atentado produjo sorpresa general. Hubo escépticos que preguntaban con dejo malicioso si sería efectivamente fotografía ó dibujo. Ignorante necesita ser el que contunda un dibujo con una fotografía. Fotografía era, cuyo cliché tenemos á disposición de los incrédulos, si por acaso existen; fotografía casual, porque de ser preparada Implicaría, naturalmente, conocimiento previo de la comisión del atentado, complicidad de la que nadie podrá suponernos capaces. Tal vez el obturador de la máquina se abncía por un movimientp nervioso, involuntario, inconsciente, producido por el estampido de la explosión; pero casual ó no, fotografía es la que reproducida en nuestras columnas ha originado el éxito más grande que se conoce en los anales de Ja Prensa universal. Reina Victoria; el marques de Aguilar de Campoo, por la Reina Cristina; el coronel Corul Bone, por la princesa Beatriz de Battenberg; e! marqués de la Mesa de Asta, por el infante D. Carlos; el St. Coeüo, por la infanta Isabel; el marqués de San Felices, por el infante D. Fernando; el señor duque de Tamames, D. Pedro Fernández y Duran y el obispo de Ciudad Real, prior de las Ordenes militares. Entre el acompañamiento vimos á los ministros de Hacienda é Instiucción pública y á los Sres. Maura, Montero Ríos, marqués de la Vega de Armijo, duques de Veragua, Mandas, Ahumada, Bailen, Bivona, Sotomayor, Medinasidonia y Granada; marqueses de la Mina, Vadillo, Alonso Martínez, Pidal, Casa Pavón, Valdeiglesias y Bolaños; condes de Belascoain, Caspe, Moral de Calatrava, Vilana, Buena Esperanza, Toreno, Revillagigedo y Superunda; Sres. Dato, Lacierva, Rodrigáñez, Osma, Sánchez Guerra, Sánchez Román, Lór z Roberts, Ranero, González Rothwos, lturralde y muchísimos más, cuya lista ocuparía un espacio del que no disponemos. Presenció el paso de la fúnebre comitiva numeroso público, que protestaba indignado del crimen. Las víctimas recibieron en el cementerio de San Isidro cristiana sepultura. p l de D. Antonio Calvo González. E) entierro de esta víctima fue otra manifestación pública de dolor. Desde antes de las cinco acudieron á la casa mortuoria, Carretas, 9, amigos y compañeros del finado, entre ellos todos los empleados de la Presidencia del Consejo y de la secretaría particular del Sr. Moret, de la aue formaba parte. En un coche estufa, tirado por cuatro caballos, fue colocado el ataúd y varias coronas de la familia, y una de los empleados de la secretaría del Sr. Moret. El duelo fue presidido en una parte del trayecto por el subsecretario de la Presidencia, Sr. Gayarre y los deudos del finado. Al ponerse en marcha la comitiva, algunas mujeres del pueblo, estacionadas en las inmediaciones de aquel lugar, lloraban, y muchos hombres, presa de gran excitación, crispaban sus manos y pronunciaban frases violentísimas contra los anarquistas. Ipntierro de los oficiales y soldados. A las seis se verificó el entierro de ¡os oficiales y soldados del regimiento de WadRas, víctimas del salvaje y brutal atentado de ayer. Los cadáveres de éstos estaban depositados en los salones de la clínica militar instalada en la iglesia del Buen Suceso. Desde antes de las cinco empezaron á llegar á la citada clínica todos los jefes y oficiales de la guarnición de Madrid libres de servicio y varias secciones del regimiento de Wad- Ras, Escolta Real y Alabarderos. El aspecto que presentaba la calle de la Princesa por aquellos alrededores era imponente por la inmensa multitud de gente que aguardaba el paso de la triste comitiva. Era un contraste muy marcado, los adornos y vistosas colgaduras que engalanaban la calle de la Princesa é iglesia del Buen Suceso, con las nueve fúnebres carrozas que aguardaban se depositasen en ellos á las inocentes víctimas del crimen odioso que cometió el atentado de ayer. A los jardincillos que están á la entrada de la Clínica del Buen Suceso, fueron llegando casi todos los príncipes extranjeros y embajadores extraordinarios con sus respectivos séquitos. El infante D. Carlos, vistiendo uniforme de general de brigada, acompañado del infante D. Fernando y del príncipe Alejandro de Battenberg, llegaron al Buen Suceso á las seis en Exámenes militares POR TELÉGRAFO este momento acaban de Avila, i, 6 t. en En Academia de Administra celebrarse la ción militar los exámenes de ingreso, pudiendo onsiderarse como alumnos á los Sres. D. Va ero Aguado Reig, Fernando Pastrana Pérez, Vicente García Gutiérrez, Luis Luque Centano, Enrique Ventiora Guadarrama, Juan Seguí Guillen, Francisco Fenech Candellas, Ángel Polo Fernández, Antonio Muñoz Recio, Vicente Barramo Rodríguez, Rafael Escribano Germán, Francisco Antolín Gutiérrez, Manuel Jordana Pérez, Adrián Santos Martín, Valero Rubio, Pérez Cabrero, Félix Araá Usabiaga, Antonio Caballero Moreno, Juan Carrasco Alvarado, Mariano Landa Torre, Francisco Martín González, Dionisio Hernández, Bernardo Ledesma Barca y Francisco Guerrero Arenas. -Mayoral, p L ENTIERRO DE LAS VICT 1 MAS DEL ATENTADO 1 a marquesa de Tolosa. El entierro, verificado ayer tarde, de la marquesa de Tolosa y la hija de la condesa viuda de Adanero, fue una verdadera manifestación de duelo y de protesta contra el inicuo tentado, protesta en que han tomado parte todas las clases sociales. Desde mucho antes de la hora señalada, la calle de la Magdalena, en donde se halla el palacio de Santa Coloma, estaba intransitable. las cinco y media fueron bajados los féretros á hombros de amigos y parientes de la ¿asa. El de la señorita de Ulloa era blanco ¿on adornos dorados, y fue colocado en una Carroza- estufa, blanca también, tirada por seis caballos con postillones á la federica y cubierto de coronas; el de la marquesa era negro con adornos mate, y el coche en que se depoíitó iba tirado por seis caballos con lacayos á a federica también. Precedían á los coches fúnebres el clero de Sin Lorenzo, con cruz alzada, y Hermanas de los Pobres de San Vicente de Paúl con hachas encendidas, y les seguía inmenso acompañamiento, que fue á píe hasta las rondas. El duelo era presidido por el duque de 1 Sanio Mauro, en representación del Rey y la punto, y poco después el Príncipe de Bavfera y los príncipes Alfonso y Raniero. A las seis y veinte fue sacado en hombros de sus compañeros de promoción el cadáver del capkán Sr. Rasilla. El féretro que contenía los restos mortales del capitán, que era una preciosa arca de nogal, fue colocado en la carroza mortuoria, tirada por cuatro caballos negros. Poco después fueron colocados en otro coche fúnebre los restos del teniente Prendergast, que lo mismo que el anterior fue sacado en hombros de sus compañeros de promoción En el tercer coche fue depositado el cadáver del teniente, también de Wad- Ras, Sr. Reilli. A continuación, en las otras cinco carrozas, fueron colocados los féretros que contenían los cadáveres de los soldados de Wad- Ras Lorenzo Guerrero, Gregorio Sánchez, Isaac Romanilla, Guillermo Gracias, y el de 1 ¿Escolta Real, José Márquez. En todas las carrozas fueron depositadas varias coronas de las familias de los muertos, de sus compañeros y del general francés, enviado extraordinario, Mr. Daltein. De todos los féretros pendían cintas que fueron llevadas por los oficiales corripañetos de los muertos del regimiento de Vad- Ras y de la Escolta Real. Detrás de las carrozas iban infinidad de jefes y oficiales de la guarnición de Madrid El duelo le presidían los infantes D. Carlos y D Fernando, el príncipe de Baviera, los enviados extraordinarios, el general Pacheco, el presidente del Consejo de ministros, los ministros de la Guerra, Marina, Fomento y Gobernación; el capitán general de Castilla la Nueva, Sr. Villar y Villate; el gobernador militar y varias otras autoridades civiles y militares. Entre la infinidad de personalidades que han asistido al entierro, recordamos a los sef. oies Maura, Dato, Canalejas, Sánchez Guerra, generales Azcárraga, Polavieja, March, Espinosa, Bascaran, Tovar, Linares, García Alix, Bugalla! Ranees, Calleja y otros muchos. La comitiva se dirigió por la calle de la Princesa á la de Leganitos, bajando por la Puerta del Sol, calle de Alcalá á la Cibeles, donde se separó del cortejo el coche fúnebre que conducía el cadáver del teniente Sr. Prendergast, para tomar el camino de la Sacramental de San Justo, donde fue enterrado. Los demás cadáveres fueron conducidos al cementerio del Este, donde recibieron cristiana sepultura. MORTUORIAS Y ANIVERSARIOS En la Administración de A B C y principal es Agencias funerariasy de anuncios se recibe los originales para las MORTUORIAS Y ANIVERSARIOS. Por su gran circulación y por contar A B C entre sus lectores á las clases más acomodadas de la sociedad madrileña, puede tenerse la seguridad de que estas esquelas llegarán seguramente á conocimiento de todas las personas de quien se desee sean conocidas. i