Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC S Á B A D O 2 DE J U N I O D E 1006. PAG. 6. EDICIÓN i. nos atracan de- papas y judías... ¡y entodavía sonriendo el ama nos dice: ¡usté perdone! ¡en estos días! ¡Caramba si me acuerdo, padre cura, de que usté me decía con dulzura: qCuando algo ocurra, Faco, no vayas á Madrid, que harás el tonto y nada sacaras... ¡Lo que ahora saco es un deseo de marcharme pronto... Antiyer mismamente por poco me las guillo de repente... Como era el mayor día y el más brillante de las fiestas todas, porque la larga procesión salía que iba, por fin, á presenciar las bodas, yo, como es natural, salí dispuesto para buscar un sitio y colocarme... ¿Qué voy á contar luego mejor que esto cuando en el pueblo quieran preguntarme? ¡Pues he visto bien poco... ¡Me he lucido... ¡Guardaré esta ocurrencia en mí memorial Pasé más de tres horas aburrido dando vueltas y vueltas á la noria; pues de un lado me echaban y en otro me empujaban y aquí me detenían y allá unos guardias, sin mirar que hacían, con otros en las tapias me pegaban... Por fin una señora complaciente, con el sombrero atrás como hoy se estila, me hizo un hueco á su lado finamente. ¿Qué quiere, padre cura, que le cuente si el hueco estaba en la novena fi! a? E 1 de ¡a Srta. Abaría del Pilar Marroquín, á las nueve de la mañana, desde la calle de Santa Teiesa, núm. lo, a la Sacrame ital de Santa M a n? E S T R E N O S En la Zarzuela: Amor gilano. y en usted he pensado, paare cura, ¡por que eso lo maldice la doctrina... 5 Y aunque sigue el jolgorio y el jaleo, ya las gentes están muy mal dispuestas. Yo, en estos casos, creo que se debían suspender las fiestas... ¡Da no sé qué mirar tanta alegría cuando hay tantos dolores! Yo anoche ya creía que iban á retirarse hasta las flores q ie hay en algunas calles y en la mía. PROGRAMA PARA HOY Por la tarde. A las tres, corrida de oros con caballeros en plaza. Los caballeros, de uniforme, y los que sean militares, de media gala. Las señoras, de mantilla blanca. Por la noche. A las nueve y media, baile en el J eal Palacio. Uniforme de gala. Señoras, vestido escotado con banda. Jl las diez, verbenas populares. BOLSAS DEL DÍA i M A D R I D Cierre. Interior contado, 80,95; fin de mes, Si, 35; Amortizable, 99,o5. Banco, 437,5o. Atercado nuío. No se cotizan ni Tabacos, ni francos, ni libras. Después del cierre oficial se han negociado algunas partidas de francos al 9 por 100. La doble del Interior ya no vale más que 3o céntimos. Esto es un síntoma favorable, pero dada la insignificancia del negocio, nada demuestra mientras no lo confirmen sesiones venideras. PARÍS. Llegan los telegramas con gran retraso é incompletos. A la una valían 96,35 el Exterior y 98,70 la Renta francesa. Dicen que no esta bien que esto concluya, ¡allá se las compongan los señores... Con que adiós, padre Juan, hasta la suya; salude á doña Paca y á Manuela y mande á FACO SÁNCHEZ GORDEJUELA. Vor ía copia GIL PARKADO DIBUJOS DE XAUDARÓ BE Uli DE SOCIEDAD En la iglesia de San Marcos se celebró ayer la boda de la Srta. Luz Aparici y Cabezas y D, Antonio Gómez Pajares, á quienes apadrinaron la esposa del opulento banquero francés M r Thors y D. Javier García de Leaniz, aliviado, aunque no repuesto, de la dolencia que viene sufriendo. Fueron testigos M r Thors, D. Rafael Cabezas, tío de la novia; D. Luis Rodríguez, capitán de Infantería, y el Sr. Zuzuárregui Después de la ceremonia cuantos á ella con currieron fueron obsequiados en casa de la novia con un delicado lunch. Los novios, por cuya felicidad hacemos vo tos, salieron en el expreso para Zaragoza v Barcelona. La muerte de la virtuosa marquesa de Torosa y de su sobrina la angelical Teresita IIIloa, hija de la condesa viuda de Adanero, víctimas inocentes del infame atentado anarquista, ha producido en todos los círculos sociales el más profundo dolor. La suerte se muestra implacable con ias res- petables familias de Santa Coloma y de Perales, á que pertenecía la marquesa de Tolosa haciéndolas sufrir repetidas desdichas. Hace poco tiempo la virtuosa marquesa de Perales, tan justamente querida de todos, moría agobiada por las penas y los sufrimientos: el digno y caballeroso marqués de Perales se encuentra ciego; la Condesa viuda de Adanero perdió á su marido en plena juventud, y pierde ahora á la hija angelical, que constituía el encanto de su casa, al mismo tiempo que la muerte siega de una manera brutal la vida de la bella marquesa de Tolosa, dama modelo de bondad y de virtud. El miércoles se celebró en la Vicaría de M i drid la toma de dichos de la Srta. doña Ana Martos y Escosura con el distinguido joven D. Juan Muñoz Vargas, hijo del general de este nombre. Acompañaban á la bella novia su madre doña Laura, sus tíos D Jacinto Martos y D. José de la Escosura, D Arturo Perera y otros amifos de la familia. SR D JUAN BEMTEZ Y FONSECA, PÁRROCO EN SOMOSECA Padre, no se figure que he olvidado ique le di mi palabra de escribirle; pero estaba estos días tan cansado, molido y fastidiado. ¡Y, además, nada nuevo iba á decirle... Como usté estos festejos ya conoce, porque estuvo en Madrid, según parece, cuando casó el difunto Alfonso doce, y á la mayor edad de Alfonso trece, se sabe usté la historia y se sabe también las novedades que inventan pa que quede en la memoria lo que alegra á sus Reales Majestades. Muchos arcos con nombres y letreros y muchas banderitas de colores y balcones enteros con trapos y con luces y con flores; la gente que va en vilo porque por todas partes se la empuja y que se mete en filas y se estruja pa no ver nada y pa sudar el quilo; las voces y los ¡vivas! y el agitar al aire los pañuelos cuando pasan las largas comitivas que parecen llovidas de los cielos; y el peligro constante de sufrir las caricias en un callo del inquieto caballo que maneja el civil que está delante... Y luego las molestias que pasamos en el sucio rincón donde vivimos, donde, aunque á precio de oro lo pagamos, apenas si comemos ni dormimos; se acuestan dos ó tres en una cama- Vi pasar unos cascos con plumeros, soldados y caballos y cocheros con pelucas muy cucas y que creo que son palafreneros. ¡Qué bien rizadas llevan las pelucasl Vi á tos los señorones extranjeros de más allá de Francia, que tan compuestos vienen... Mas como era tan larga la distancia no le puedo decir qué cara tienen, y también vi pasar en las carrozas muy elegantes mozas, y vi pasar á los recién casados, que por las ventanillas se asomaban, y que iban animados, y á los cuales las gentes saludaban en la calle y en todos los balcones diciendo ¡vivan! y algo de ¡ve cones! Usté sabrá lo que esto significa... Pero ¿no sabe usté lo que ha pasado? Ahí le mando un papel donde se explica. Envuelta entre unas flores han tirado una bomba terrible, que ha herido y ha matado á muchos inocentes... ¡Es horrible! Lo he leído y he dicho ¡qué locura! se me puso la carne de gallina,