Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÚLTIMOS MODELOS CONSUMO ECONÓMICO PRECIOS DEFABRICA FUENTES, 9 MADRID J o v e n industrial, 28 años, desea casarse con Srta. ó Sra. de capital para desarrollar dicha indust. aEscrib. con detaUes á L. C, oéd. 42.623. JABÓN MEDICINAL DE BREA APLICACIONES PRACTICAS Para lavarse EL J A B Ó N DE BREA, marca 1. a Giralda, no tiene rival ni sustituto para la limpieza del cuerpo. El cutis adquiere con su empleo frescura suavidad y transparencia, evitándose los sabañones y las grietas en la cara y manos. Es el mejor producto que existe para con servar y realzar la belleza. Lavando con el JAIÍÓNDE BREA á los niños, se les preserva de las escoriaciones, sarpullidos, costra láctea y demás Padecimientos análogos, tan frecuentes en la infancia Para lavar la cabeza EL JABÓN DE BREA, marca La Cíiralda, debe ser usado diariamente por los niños y las personas amenazadas de ana calvicie prematura. Con su empleodesapareee la caspa y se impide la calda del cabello. Laeficaciadel. TABÓN DE BREA está demostrada por penetra en el cuero cabelludo, haciendo aosapareeer las causas que impiden la circulación de la savia que lortalece á la raíz. NOVEDAD Pulseras oon reloj en oro, plata y acero Fábrica de Belojes OAELOS OOPPEL Fggjgcarral, 27. León Ornstein Tome usted FOSFOKINA VITAL El mejor reconstituyente contra 1? anemia, neurastenia, tuberculosis, impotencia, debilidad, etc. Veneras, 7, y fars. O Inodoro iilVHtPOOh áPAEATO COMPLETO, TOLES, -SEGUÍ ILÜSTRACIt. PESETAS CINCUENTA Contra remesa de PESETAS CINCUENTA Y CINCO enviamos este Aparato franco efe p tes y embalajes á cualquiera estación ferroviaria de España GONZÁLEZ N O S- S. (I C. -SOILLA Precio: 3 PTAS. LA CAJA con 3 pastillas DE VENTA EN LAS PRINCIPALES FARMACIAS, DROGUERÍAS X PERFUMERÍAS DE ESPAÑA. ULTRAMAR Y EXTRANJEB Exíjase siempre, para evitar fas. imitaciones y falsificaciones la marca registrarla LA GIRALDA DE SEVILLA 194 BlBLlOTbCA DE A B C RAMUNCHO silencioso, con las mejillas coloradas, el mirar siniestro. Estaba nervioso de sólo oír hablar así de ella y sorpren dído, además de escuchar cosas de amor de boca de ticia, pensaba Ramuncho, tanto mejor, después de todo. Nada tenía que perder. ¡Todo le era igual! Y á partir de aquella noche, con la fiebre de una idea nueva, se sintió más temerariamente dispuesto á romper las reglas, las leyes, todas las trabas imaginables que se le pudieran presentar. Las savias empezaban á ascender en todo aque? paisaje vegetal de las rojizas laderas pirenaicas; los Crepúsculos eran más largos y más tibios; los senderos se bordaban de violetas y de hierba doncella. Los escrúpulos religiosos le detenían aún. Vivían el el fondo de su alma, que decaía como aniquilada, ante e? horror intuitivo á las profanaciones, á la creencia en algc sobrenatural que envolvía los claustros y los templos oara defenderlos y ampararlos... XII Pasó el invierno. Ramuncho, que había dormido algunas horas un sueño fatigoso en un pequeño cuarto de la casa de su amigo Florentino, en Ururbil, se despertó al clarear el día. La noche, una noche de horrible tormenta, una nocht turbia y profundamente obscura, había sido desastrosa para los contrabandistas. Desde la punta del cabo Higner, en las rocas, adonde acababan de llegar por el mar con fardos de seda, les persiguieron á tiros, obligándoles á abandonar el contrabando, perdiéndolo todo, teniendo que huir unos á la montaña y salvándose otros í nado, por entre las rompientes, para ganar la orillj francesa, temerosos de la cárcel de San Sebastián. Hacia las dos de la mañana, agotado de cansancio, chorreando agua y medio ahogado, llegó á llamar á la puerta de aquella casa solitaria para pedir al bondadoso Florentino socorro y asilo. Cuando despertó, después del estrépito nocturno de la tempestad, de las lluvias diluviales, de los árboles do Jtchúa, conocido siempre como esposo fiel de una mujet fea y vieja. No le perdonaba aquello de encerrar á Madalén en un cuarto con él... La posibilidad de que esto hubiera podido ocurrir, trastornábale la cabeza como un licor muy fuerte. Amaba con excesiva ternura a su prometida para complacerse en la esperanza brutal de un escándalo así. D i ordinario separaba de su espíritu todo cuanto en su amoi fuera espiritual y puro, pero aquel hombre habíale pre sentado con crudeza diabólica una imagen que queríí apartar de sus ojos, y sentía estremecimientos extrañof y temblaba como si tuviese frío... Que la aventura cayese ó no bajo la acción de la luí