Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3! AÑO CUATRO. NUM. 5o4- CRO iNICA UNÍ VER ¡SAL ILUSTRADA MADRID, 3i DE MAYO DE 1906, NUMERO SUEL. TO, 5 CÉNTIMOS toria han sido para la gente española cartas eficaces de recomendación. La fuerza de ésta será medida en el día de hoy. Representación ideal de la raza actualmente más civilizadora, la que será en este día Reina de España, llega al trono en los momentos, en que las aspiraciones á entrar de lleno en ia vida moderna, suben, como creciente marea, por el ánimo del país. La imaginación popular ve en ella un símbolo. Todo contribuye á apartar los diques alzados por las rigideces de la etiqueta. H sta la aproximación de la novia á la familia del novio y al público se ha hecho delicadamente, suavemente, por grados. No es la Princesa que llega desde lejanas tierras y cae de improviso en un pueblo y un hogar, que no eran los suyos para pasar, de pronto, de extraña á dueña y señora. Ha subido con graciosa lentitud los peldaños de la escalinata, y ya en lo alto, á cada español le parece conocerla desde hace tiempo. Las simpatías y el cariño multiplican los días. D. Alfonso XI 11 alcanza hoy el máximum de dicha, que es dable disfrutar á un ser humano. Esta deuda con el Supremo Dispensador de Jas mercedes habrá de ser pagada noblemente con el abnegado afán por el bienestar de nuestro pueblo. En asunto tan difícil, como ei Je la elección de compañera, el Rey se ha dejado guiar por su corazón, y ha acertado. ¡Que idéntico acierto é igual felicidad presidan sus resoluciones, es cuanto los españoles podemos desear! MANUEL TROYANO PROGRAMA PARA HOY Por la mañana. A las nueve y media, alida de S. M. el 7 ey del J eal Palacio. H tas once, desposorios de S. Jll. el Ttyy T Alfonso XlTl con S. A. 7? la princesa yicloria Eugenia en la iglesia de San Jerónimo el T eal. (De uniforme gran gala. Las señoras, de vestido alto, manto de corle y mantilla iianca. Por la noche. A las nueve, fuegos artificiales é iluminaciones en el puente de Segovia, paseo de Jásales, plaza de la Alegría, glorieta de los Cuatro Caminos y glorieta de Atocha. CRÓNICA POLÍTICA I A BODA. En el más elevado concepto político entra de lleno el acto de hoy, que afirma el régimen con la plenitud de existencia del Monarca. Se ha dicho que en los pueblos monárquicos el ciudadano tiene dos hogares: el suyo propio y el del Rey. Enlaces, nacimientos, enfermedades, muertes, fiestas, esperanzas, dolores y alegrías, cuanto sucede en el hogar dinástico halla eco en el del más humilde de los subditos, donde se refiere, -se comenta, se aplaude ó se censura. El Palacio Real se halla abierto á todas las miradas; el Soberano Carece de lo que se llama vida particular; su casa es la casa del Reino; está en contacto con todas. Por eso es incalculable el influjo del ejemplo que se da desde allí; por eso también, reviste colosal importancia el matrimonio, que ha de ser base del regio hogar. Y, si hasta en las más modestas familias, la celebiaüón de una boda es fausto suceso, ocasión de júbilo ¿qué no habrá de ser, cuando la familia es toda una nación? En los casamientos de los reyes, suele, entre varias causas más ó menus poderosas, entrar una poderosísima: la fría y calculadora razón de Estado, la cual ha solido pasar, como un aliento helador, por la ceremonia. En tales casos, en la masa social ha habido interés por el resultado político; pero no movimiento de simpatías y de entusiasmo. Entre nosotros, hoy la corriente espiritual- viene á ser muy intensa; todo es espontáneo, sincero, vehemente, justificado. El pueblo paTece tan novio, como el Rey. La razón de Estado llega traída de la mano por el amor. Con la voz de éste lo inconsciente habla al alma de la muchedumbre, que divisa á) a novia envuelta en un nimbo de rosadas esperanzas. La belleza, el candor, la naturalidad de la princesa V i- MADRID AL DÍA Cegún cálculos aproximados que sólo así y no por los dedos pueden contarse los forasteros que han venido á Madrid con motivo de las bodas Reales, la población flotante debió ser ayer de 160 á 180.000 almas. Dónde se meten, no es cosa tan sencilla de averiguar, ni el dato interesa á la crónica. De día llenan las calles y los paseos; de noche... también muchos de ellos. Madrid con esta animación que da vértigo y con este calor que tuesta, está sencillamente intolerable para el vecindario tranquilo y metódico; es gloria pur para las pequeñas industrias y es, en fin, para el comercio, el sueño de una noche de verano, pero de verano cálido, de pleno Agosto. Madrid ofreció ayer su caserío adornado y por la noche iluminado sólo parcialmente. La Puerta del Sol ha sido esta vez la Cenicienta de la casa. De no haber sido por el ministerio de la Gobernación y por los hoteles en ella situados, habría sido el cocherón de siempre. No le ha cabido en suerte ni una bandera ni un farolillo. Ha quedado más triste y desairad? que cualquiera de los cien mil combatientes dedicados día y noche á la busca y captura de un billete para Ja corrida regia. La fiesta de San Fernando, que otroí años lleva medio Madrid á AranjueZ, paso inadvertida. Había bastante diversión en- casa para ir á buscarla en la vecina. Ademas, los aficionados á las corridas debieron adivinar que iban á aburrirse, como se aburrieron los que fueron, y pensaron que para malas corridas bastantes son las que tenemos por acá. Por la noche las calles se vieron más concurridas, si cabe, que por el día; pero la decepción fue grande. No huho iluminación general. Fue parcial, y gracias. De los edificios públicos sólo el Consejo de Estado, el ministerio de Marina, el de la Guerra, el Banco de España y pocos más encendieron. De las iluminaciones que lucieron, la del Nuevo Club llamó mucho la atención por la elegancia y sencillez y la del Banco Hispano- Americano también fue admirada por su riqueza de luz. De Jai cailes iluminadas, Ja del Arenal mereció el elogio público; pero la palma se 1? llevó anoche y se la llevará probablemetl te todas la de Quintana. En muchas instalaciones y tribunas se trabajaba desesperadamente á última hora. Esto es lo español; rematar de prisa y corriendo, cuando no queda un minuto que perder. Sucesos hubo varios. Un suicidio como para demostrar que no es felicidad pública todo lo que reluce. Raterías diferentes de todos los sistemas conocidos y aplicados á los felices provincianos qu? nos visitan, inauguración oficial de las tradicionales é inevitables intoxicaciones producidas por la sabrosa leche que suministran al vecindario algunas acreditadas vaquerías. Corrió el rumor de un choque de trenes con desgracias, pero por fortuna no se. confirmó. El origen de la noticia debió ser un pequeño accidente ferroviario ocurrido anteayer y del cual sólo resultaron algunos contusos. El día terminó alegremente. En los teatros gran concurrencia. En algunos de ellos, como en la Comedia y en la Kursaal, se vio á egregios Príncipes admirando á Galipaux y á la Fornarina. AEMECE CONCURSO DE PIROPOS 8 1 Yaya una mujé barata; con una perra de piñones tiene- zapatos pa toa la vida. 82. Mire si será osté bonita que pa verla hasta se ma parao el reló. 83. Dem osté un manojo e pestañas que tengo un paraguas stn armadura. 84. Mujeres con las jechuras ae osti ton la que me receta mi médico.