Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTbs 29 DE MAYO DE 1906. PAG, i3. EDICIÓN LA CARAVANA AUTOMOVILISTA 1 J a sido un éxito brillantísimo el del primer festejo de las bodas Reales. Todo lo que puede desearse es que se le parezcan los de la serie que ayer dio comienzo. El programa que oportunamente publicamos, se ha cumplido exactamente en todas su partes. Desde las nueve de la mañana comenzaron á llegar á la Castellana los automóviles. Desde la calle de Lista hasta el Hipódromo eartelones indicadores señalaban el sitio de cada grupo, designado por letras. Antes de las diez llegaron los automovilistas satalanes, que se colocaron en el lugar correspondiente, y á las diez y cuarto, entre nutridas filas de espectadores que á uno y otro lado del trayecto se agolpaban, rompió marcha la comitiva. En el adorno de los coches ha habido verdaderos alardes de buen gusto; el que menos iba casi materialmente cubierto de banderas británicas y españolas, no pocos vistosamente adornados con guirnaldas de flores, y uno, especialmente, oculto bajo macizos de ellas dispuestas en imitación de las banderas inglesa y española. El público aplaudía entusiasmado al paso de ios carruajes, cuyo mejor adorno no era e! exterior, sino las bellísimas damas que los ocupaban. Ciento cincuenta y tres automóviles han tomado parte en la excursión. A. las once y cuarto llegaron los primeros frente á Palacio, donde hicieron alto para que pudieran unirse á la comitiva los carruajes de la Real Casa. S. M la Reina había salido poco antes en su automóvil de paseo, acompañada de la duquesa de San Carlos, con dirección á El Pardo. Don Alfonso había salido también para el citado Real Sitio á las nueve y diez de la mañana; pero á las diez y media staba de regreso esperando á la caravana. En el patio de Palacio la esperaban y la recibieron en la Puerta del Príncipe el general Bascaran, el duque de la Conquista y el gobernador civil. Salieron del Alcázar los regios automóviles. Jban en el primero un ayudante de S M el Rey; en el segundo, los infantes doña María Teresa y su esposo Don Fernando; en el tercero, el infante Don Carlos, acompañando á los príncipes de Battenberg, hermanos de la futura Reina; en el cuarto, la infanta doña Isabel con la marquesa de Nájera, y por último, en el quinto, S. M el Rey con la princesa de Coburgo Gotha el príncipe Mauricio de Battenberg. El orden de la comitiva ha sido perfecto en todo el camino. Los coches marchaban uniformemente, sin extremar la velocidad. A la una y media estaban de regreso en Madrid casi todos los automovilistas. LUNES, 2 8 13 M. 1 a caravana en El Pardo. A las once y diez llegó la Reina doña María Cristina. Seguidamente vino el marqués de Viana, director de la fiesta automovilista y comenzó á dictar disposiciones encaminadas á que el programa se cumpliera en todas sus partes. Las inmediaciones de Palacio estaban llenas de curiosos. La Guardia civil hacía grandes esfuerzos para contenerlos. La música de Arapiles se situó en la explanada A las doce menos veinte, el sonido de las bocinas y el movimiento general de curiosidad que se inicia entre la muchedumbre, anuncian la llegada de la caravana, dividida en diez gru $o s, dirigidos por los señores siguientes: Grupo A, director, conde de Peñalver; grupo B marqués de Rafal; gruoo C, m? r- qués de la Torrecilla; grupo D D Luis Bermejillo; grupo E D Antonio Vargas Machuca; grupo F D Ignacio Peñalver; grupo G, marqués de Santa Cruz; grupo H duque de Avévalo; grupo 1, duque de Santo Mauro, y grupo J. D Jesús Fernández Duro. En este último grupo figuran los automovilistas barceloneses, con los cuales vienen algunas señoras, cuya belleza ha sido objeto de generales alabanzas. Los automóviles entran en la explanada de Palacio, colocándose ordenadamente en el sitio que les corresponde y que oportunamente les designa el marqués de Viana, que ha hecho asombrosos prodigios de actividad para atender á todos, y de habilidad para esquivar los peligros á que á cada instante se hallaba expuesto. S. M el Rey y el infante D Carlos figuran en el grupo que dirige el marqués de Santa Cruz; la infanta Isabel, en el del conde de Peñalver, y la infanta María Teresa y su esposo en el del duque de Arévato. En el grupo correspondiente llega S M el Rey, acompañado de la princesa de Sajonia Coburgo- Gotha y el príncipe Mauricio de Battenberg. En el regio automóvil ondea el pendón morado de Castilla. Su presencia es acogida con grandes aplausos y ¡vivasl Los automóviles dejan oir sus bocinas y sirenas; las músicas de Alabarderos y de Arapiles, la Marcha Real; las señoras, puestas en pie en los carruajes agitan millares de banderas, y la Princesa, que en unión de su madre y de la Reina. Cristina, ocupa el balcón central de Palacio, contesta emocionada á tan entusiasta manifestación. S. M sube á las regias habitaciones, y seguidamente una comisión de automovilistas pasa á saludarles Componen dicha Comisión los señores duque de Santo Mauro, conde de Peñalver, don Ignacio Peñalver, marqués de Santa Cruz, duque de Arévalo, marqués de Portago, Heredia, duque de Prim, Bermejilío, duque de Santoña, príncipe Pío de Saboya, marqués de M o chales, marqués de Valdeiglesias, Vargas- Machuca, Ivanrey, Radowitz y Crespo. Estos señores fueron psesentados individualmente á la Princesa, quien les dijo que estaba encantada de la fiesta y felicitó á sus organizadores. La entrevista duró tres minutos próximamente. Cuando bajó la comisión comenzó el desfile. La Princesa y el Rey ocupaban el balcón central. Ambos se defendían de los rayos del sol, que apretaba con fuerza, con una sombrilla que tenía D Alfonso. Los autcmoviiistas desfilan uno á uno ante las Reales personas, saludando y agitando banderas, sombreros y pañuelos. La Princesa y el Rey contestaban afectuosamente. Todos los coches se colocaron en dos filas paralelas en la avenida de Palacio, donde fueron revistados por S. M y A R. El momento fue indescriptible, repitiéndose la ovación con suelta de palomas, gritos de entusiasmo, vibrar de sirenas y bocinas y desbordante entusiasmo de la abigarrada y compacta muchedumbre. Cuando el regio automóvil entró en Palacio, la caravana emprendía el viaje de regreso á Madrid. La fiesta ha resultado magnífica, superior á todo elogio. Ha reinado el orden más completo, no habiendo que lamentar desgracias ni más incidente que la caída del marqués de Viana, no obstante el considerable número de automóviles. La Princesa está encantada con los sinceros agasajos de que está siendo objeto y con el cielo de España, que contrasta con el siempre gris y nebuloso de su patria nativa. Así lo ha manifestado á ¡as personas de su intimidad. E! último automóvil que llegó, y el último que se retiró también, fue el del R. A C. Es taba vistosamente engalanado con una enorme corona Real de ñores naturales. Su llegada fui saludada con aplausos. Todos los coches que concurrieron á la fiesta iban igualmente adornados con mucho gusto. En todos ellos había banderas nacionales é inglesas. Merecen toda clase de elogios los organizadores del festival automovilista, y muy singularmente el marqués de Viana, á quien se debe el orden que ha reinado en todo él. 71 almuerzo. Los que quedaron aquí invadieron fondas y hospederías para restaurar sus fuerzas. El servicio en estos establecimientos es hoy peor que en días anteriores; es decir, detesta ble, pésimo. U n accidente. llegó S. M el Rey, el marqués Cuando de Viana subió al regio automóvil para recibir una orden de D Alfonso, y al querer apearse en marcha, en el momento en que el chauffeur hacía una virada violenta, cayó al suelo, siendo verdaderamente milagroso que no le alcanzaran las ruedas traseras. El marqués se levantó rápidamente sin experimentar lesión alguna. -Soriano. Él anarquista de Cádiz POR TELÉGRAFO C ádiz, 28, 1 m. (Recibido á las doce de hoy. La policía ha conseguido que declarara el anarquista detenido ayer á bordo del transatlántico J eg ¡na Marghenia. f Dijo que se llamaba Gerardo Martin y que, era asturiano; añadió que había emigrado á América en busca de fortuna, pero que regresaba pobre. En su poder se han encontrado folletos de propaganda anarquista y varios pliegos dirigidos al S r Soriano, cuyo apoyo pretendía, 1 I N T U T O R COMO HAY MU A CHOS. POR TELÉGRAFO París, 28, 12 m. Los díanos de la mañana dicen que hoy, por mandato judicial y en presencia del embajador de España, se abrirá el arca que contiene los 3oo.ooo francos que impórtala herencia de una joven española, doña Inés Posso, que falleció hace poco y cuyo tutor, su compatriota, desapareció sin presentar sus cuentas de tutela. EL DÍA DE HOY CULTOS. -Santos de hoy: Santos Restituto, Conón, Sisínio, Martirio y Alejandro, mártires; Maximiano y Máximo, obispos; Eleuterio, Voto y Félix, confesores, y santas Teodosia y otras doce nobles matronas, mártires. La Misa y Oficio divino son de la Conversión de San Agustín, con rito doble y color blanco. Se gana el jubileo de las Cuarenta Horas en la parroquia de San Ginés. Visita de la Corte de Mar a: Nuestra Señora de Montserrat, en Santa Isabel, ó de la Cabeza, es San Ginés. TIEMPO. Probable: Despejado. La temperatura en Madrid en las últimas veinticuatro horas, ha sido: Máxima, ló grados. Mí nima, 9. Primavera hasta el 20 de Junio, que empieza el Verano. ESTRENOS. En Apolo: El pollo Tejada. En Eslava: La Machaquito, BOLSAS DEL DÍA 28 MADRID. Cierre. Interior contado, 80,95; fin de mes, 81; finpróximo, 81,5o; Amoríizable, 39,20; Banco, 436; Tabacos, 404; Frai Xb, 10; Libras, 27,70