Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUAÑO CUATRO. NUM. 5o2. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. MADRID, 29 P E MAYO DE 1906. NUMERO EXTRA JO C É N T I M O S! felicísimo éxito. Pero conviene tener en cuenta que se debe á iniciativa particular y que no ha habido en ella intervención ni inspección oficial. Es un dato 4 Por la tarde hubo también mucha animación en El Pardo. La gente, luego de hacer testamento, llenó los trenes que recorren el camino, llevándose al ir y trayéndose al volver los viajeros una tonelada de polvo por barba, que, con Jos sudores propios del día y de las apreturas del viaje, debía formar un compuesto suculento. La presencia del Senado, del Congreso y del Ayuntamiento, dieron atractivo mayor á la romería, porque hay que advertir que se presentaron de la única manera que son más tolerables: sin celebrar sesión. Por la noche, provincianos y cortesanos- tuvieron gran entretenimiento viendo por esas animadísimas calles de Dios las pruebas de las iluminaciones, de las cuales, por cierto, quizá sea la más bonita, por lo mismo que es la mas sencilla y acaso sea la menos vista, la de la calle de Quintana, que consiste en lámparas eléctricas de colores entre el ramaje de los árboles como fantásticas flores de un jardín encantado; y cosa tan poco complicada es de mucho más efecto que los arcos y mástiles de pintado pino y de staff y las guirnaldas de papel de seda. La fiebre jubilosa del día no permitió oenas darse cuenta de otros asuntos, algunos de tanto relieve como el pinito que dio el cambio en los francos, subiendo cerca de tres enteros, sin que nadie se explicase cómo se ha aupado ni por qué, cuando otra cosa era de esperar. El Banco acordó en reunión de accionistas íomar la parte correspondiente á España en la constitución del capital del nuevo Banco de Marruecos. Se registraron varias desgracias: dos de ellas por hundimientos de terrenos; hubo un mitin obrero para pedir el indulto de los presos por delitos políticos. Y nada más. El termómetro disparado hacia las alturas. AEMECE y que todos sus pequeños. La mía buena, á Dios gracias. Esta tiene por ojepto cumplirle lo prometido; ya ve usté cómo me acuerdos, Completamente asustado por los Madriles me encuentro, de ver tanta gente junta, y el bullicio y el jaleo, que según dice I Petra, la del tío Moro, hace tiempo no se vio por estos barrios tan lucido y tan completo. Ya estamos aquí hace días un porción de forasteros, muchos de la misma España y muchos del extranjero; y á todos, según la Petra, nos van á sacar los perros, pues todo está por las nubes aunque hoy no las tiene el cié) que luce el sol que da gusto y pica que es un contento. Yo, de verme en estos trotes estoy algo satisfecho, por más que, si he de ser franco, no me entusiasmo con esto. Dicen que serán muy grandes y bonitos los festejos; según que vayan pasando los días, ya ló veremos. Ayer comenzó eJ programa con un numerito nuevo, que no pude ver apenas porque se pasó en un vueio, Esos coches sin caballos que van deprisa y corriendo con unos hombres que llevan antiparras y pellejos, y van dando trompetazos y sacan lumbre de) suelo, desde no se qué lugares, y no se cuantos, vinieron á saludar á la Reina que está en E ¡Pardo; y en euo iban también buenas mozas tapadas con unos velos; y llevaban banderitas y unos ramos muy bien hechos. Como no pude ir al Pardo, á la vuelta quise verlos, y si me descuido un poco queda en Madrid mi pellejo; porque uno se me echó encima, lo cual me dio mucho miedo PROGRAMA PARA HOY Por la mañana. A las diez, llegada á la estación de Jltocba del tren conduciendo á S. A. J el príncipe heredero de Portugal. Por la tarde. A las dos, llegada á la estación del Norte del tren conduciendo á SS. AA. J 7 los príncipes de Gales y á S. Jl. 7. y 1 el archiduque heredero de Musiría- Hungría. A las tres, llegada á la estación del Norte del tren conduciendo á SS. AH. 7 J el príncipe heredero de Bélgica, el gran duquz Wladimiro de Ttysia, el príncipe Alberto de Prusia, regente de Brunsvich; príncipe Eugenio de Suecia, príncipe de Grecia, princesa Pilar de Baviera, príncipe Federico Enrique de Prusia y príncipe heredero de Monaco. A las cuatro de la tarde se verificará en Palacioia recepción de los Príncipes extranjeros. Jl la misma hora se elevarán en el gasómetro los globos que toman parte en la fiesta otganizadapor elJ eal Jlero- Club. Por la noche, en el teatro de El Pardo, w celebrará una función en que la compañía dirigida por María Tubau y Ceferino Patencia, interpretará los saínetes Comedian- íes y toreros ó La Vicaría y Echar la llave. MADRID AL DÍA a fiesta automovilista de ayer ha sido un verdadero acontecimiento; un espectáculo bonito, brillante, digno de Madrid. jSi fueran así todos los festejos que se preparan para estos días! Con dinero y con buerí gusto se hacen bien las cosas. Se hacen mal sin tales elementos. De este modo pretende hacerlas el Ayuntamiento y así saldrán ellas. Del desfile de automóviles disfrutó todo Madrid. A las once de la mañana la Castellana y Recoletos estaban como á las seis de la tarde de cualquier día festivo. Las calles del tránsito ofrecían igual aspecto de animación. La gente que de ordinario ve los automóviles con terror y evocando la frase del clásico poeta: Imagen espantosa de la muerte, sueño cruel, no turbes más mi pecho, los miraba ayer con singular complacencia. Cubiertos de flores, adornados con banderas inglesas y españolas, y, sobre todo, corriendo con velocidad moderada, racional, ¡hasta resultaban simpáticos! Pero es que, además de rosas y claveíes, y orquídeas y jacintos, y banderas de seda y escudos y purpurinas, llevaban muchos de ellos otra carga de flores mucho más deslumbradoras: hermosas y elegantes damas que provocaban á cada paso un concurso de piropos. Nada, que la primera fiesta ha sido un TARA EL SEÑOR V 1 LARINO PERALES Y MAGOTEROS ALCALDE DE SOMOSECA Querido amigo: deseo que al recibo de esta carta se halle tan gordo y tan bueno, lo mismo que la alcaldesa ¡Tuve que subirme a un palol Si no subo, no lo cuentol Y hoy por hoy, señor alcalde, lo que miro y lo que veo no es, para mis cortas luces, tan... así... ni mucho menos He visto en algunas plazas