Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 28 DE MAYO DE ¡006. PAG. 7. EDICJOM 1 REVISTA FINANCIERA i í na vez más ha causado en los mercados su habitual efecto el hecho consumado. Estamos al final de un período en el cual la Especulación europea, fijándose en los valores españoles, ha comprado Exterior en París y en Londres, ha creado un mercado de Interior en la Bolsa parisiense, ha adquirido títulos de acciones ferroviarias españolas en Barcelona y ha contribuido poderosamente con todo esto á la baja del cambio. Lo ha hecho porque descontó primero los resultados de la Conferencia de Algeciras, porque consideró después el matrimonio del Rey con una Princesa inglesa como un hecho trascendental que había de sacarnos definitivamente de nuestro aislamiento como nación y de darnos un puesto en el concierto europeo. Ahora estamos, permítasenos la frase, en el período de digestión. Se ha comprado mucho de todo y es preciso ir liquidando, realizar los beneficios. El mejor momento para liquidar es e ¡instante en que el ambiente es todavía favorable, en que aún influyen en el mercado las circunstancias previstas por los especuladores. Venden ahora, no aguardan á que sea normal la situación del mercado y aprovechan la actual efervescencia. No son otras las causas de la baja que se ha producido durante la semana pasada y de la tendencia á subir que á última hora han manifestado los francos, á pesar de las ventas constantes del Banco de España. En Madrid el Interior ha perdido 6o cénnmos, durante los ocho días que acaban de transcurrir; valía el sábado 81,20. El Amortizable cotizaba ese mismo día á 99,35, perdiendo 15 céntimos. En París, el Exterior bajaba 35 céntimos y 1,1 5 por 100 el Interior, quedando respectivamente á 96,70 y á 76,75. Las acciones del Norte, que valían 269 el lunes, y las del Zaragoza que cotizaban á 418, terminan á 253 y á 407. Por lo tanto, ha sido general la baja. Es necesario, antes de emprender una nueva campaña de alza, que se normalicen los mercados. Debemos alegrarnos de la reacción presente porque consolidará las inmensas ventajas adquiridas. Fuera del Ríotinto, que sigue subiendo por causas especiales, relacionadas con el alza del cobre y del Turco, que no ha perdido terreno, los demás valores cotizados en la Bolsa de París han bajado también. Dos son las razones del descenso: la impresión causada por la baja de los valores rusos (el Ruso nuevo vale 92,25 y pierde en ocho días muy cerca de entero y medio) y los temores que se tienen de que las Cámaras francesas se ocupen ahora seriamente del impuesto sobre la renta, no solamente del impuesto sobre lo que producen los valores del Estado francés, sino también del que se podría implantar gravando el interés del dinero colocado en otros fondos internacionales. Las elecciones francesas han sido un triunfo para el bloque republicano, pero en él figuran matices diversos, que van desde el republicanismo radical y burgués hasta el socialismo colectivista. Más de cincuenta diputados, representantes de esta última tendencia, tomarán asiento ahora en el Palais Bourbon; lo primero que harán será pedir el impuesto sóbrelas rentas, sea cual fuere su origen. No puede dejar de tenerlo en cuenta la especulación bursátil. m- -w í 1 jj. t Tí j i 2 íí b. i a MADRID. EL NUEVO ESTABLECIMIENTO IDEAL ROOM Fot A B ASPECTO QUE OFRECE UNA DE 1 AS SALAS DESPUÉS DE LA SALIDA DE LOS TEATROS c Historia socialista del siglo xix, de Jaurés y colaboradores. El propósito es sobremanera excelente; el resultado quizá se resienta de una excesiva diseminación de esfuerzos individuales poco intensos por haber de reducirse todos y cada uno al estrecho marco de una ó dos conferencias. Por ejemplo: la pedagógica de Cossío y la colonial de Altamira están pidiendo á voz en cuello continuación reposada por los mismos conferenciantes, que nos han hecho gustar sendos y sabrosos prólogos; pero nada más que prólogos. P n esa labor colectiva se me ha hecho el ho ñor, que agradezco, de contar con mi escote; y yo- -excuso decirlo- -aprovecharé la ocasión para arrimar el ascua á la sardina, que nadie quiere asar; véase mi plan, que encaja dentro de la tarea que llevo en A B C casi constantemente. Pienso tomar como asunto la comparación entre lo que desde 1808 á la fecha ha ocurrido en Prusia y en España. La primera en la época citada había dado pruebas de una debilidad política y militar, tal vez sin ejemplar en la historia de los pueblos modernos; y entonces España se erguía gallarda y admirada del mundo contra Napoleón, que sufría aquí su primer fracaso, al que habían de seguir como consecuencia necesaria el desastre en Rusia, la impotencia en Sajonia, la desesperación heroica en la Francia invadida, la caída definitiva en Waterlóo. Pero ya en 1814 y 1815 Prusia se ha rehecho y figura en primera línea en los congresos, en que España apenas hace papel; y todo porque la monarquía prusiana, que con Federico II había perdido su cerebro militar en 1787, lo restaura en 1807 con Stein y Hardemberg para la acción política, con Scharnhorst y Greissenace para la militar; mientras que la monarquía española cae en lo político y en lo militar en manos de jefes de bandas, de guerrilleros civiles y militares incapaces de constituir un cerebro militar. Persevera Prusia en conservar y fomentar su órgano político- militar, v llega casi á la perfección con Bismark y Moltke; y por eso principalmente se hace la unidad alemana y la hegemonía alemana en la política europea durante treinta años. Y persevera España en desatender la política exterior y la militar, en ser gobernada por guerrilleros civiles y militares, y se pierden las colonias y á un tiempo da el último suspiro histórico la gran tradición (leyenda acaso en la forma, historia en el fondo) que para el prestigio español crearon los héroes de 1808; pero éstos no tuvieron un Stein ni un Scharnhorst que encauzaran tanto patriotismo y tanta energía en provecho del Estado y de la Nación, sino, aJ contrario, hombres que ambas cosas dejaron extraviarse y perderse en los áridos arenales de contiendas civiles. Eso diré allá hacia Oclubre en el Ateneo; pero, por si acaso, lo digo ahora, que según mis noticias hay quien puede, y dicen que quiere, ensayar en España lo que respecto á Cerebro militar del Estada se ha hecho en Inglaterra y Francia, como hay que hacerlo en países cuyo Estado no es de régimen personal. JENARO ALAS TOROS A D E B E N E F I- ¡Corrida de BeneficenCENCIA cia: Veraguas, Urcolas. Fuentes, Montes, Pepete! Bueno, pues con todos estos alicientes, á la hora fijada para dar comienzo la corrida, en la plaza hay no más que media entrada. Primer toro, de Veragua, Caruquito, negro, bragao, bien criado y con buenas defensas. El del duque toma cinco varas por dos caídas y un caballo, y los espadas se lucen en quites, haciendo uno de valiente Pepete. Rodas y Garroche, cumplen con los tres pares de ordenanza. Lagartijillo cede los avíos á Pepete Brind? éste y se dirige en busca del enemigo, qu huye hasta de su sombra. El chico de la Puerta de la Carne torea va- L LO DE SIEMPRE I a Sección de Ciencias históricas del Ateneo ha dado por terminado el primer curso de conferencias dedicadas al período de nuestra historia contemporánea de la Revolución francesa; sin duda se propuso el presidente de la Sección, Sr. Labra, dotar á nuestra literatura de algo qite pudiera sustituir á Los orígenes de la f 1 ancto cor. htnpoicnea, de Xaine, ó a Ja