Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 26 DE MAYO DE ioo6. PAG. 14. EDICIÓN i. A la citada liora, el batallón de Cazadores d e Arapiles- -de gloriosa historia, -al mando d e su primer jefe, S r Fidrich, cubre la carrera, dejando despejado todo eJ trayecto que ha í r e c o r r e r la comitiva regia. La animación crece p o r momentos. La mayoría de los curiosos se sitúa en las inmediaciones de Palacio, siendo á duras penas conteda por la policía y la Guardia civil, fuerzas encargadas de este servicio, 11 1 J i m montaba, causándose una herida que, en los primeros momentos, se creyó de gravedad. Conducido á la Administración del P a t r i m o nio, y reconocido por un f ¡icultativO, se vio que la lesión, aunque de importancia, n o revestía la gravedad que se había temido. o r a i d a en Palacio. E n Palacio se celebró una comida que fué servida con arreglo al siguiente menú; Sopa de arroz, croquetas fritas de aves, ensaimadas de hojaldre á la Financiire, roastbeef á la inglesa, espárragos de Araiijuez con salsa holandesa, pollos asados, ensalada de lechuga, bizcochos al Kirsch, helado Johannisberg. Sentáronse á la mesa, además de los augustos novios, la princesa Beatriz de la Gran B r e taña; los príncipes Alejandro y Luis de Battenberg; miss Minnie Cochrane, miss Bulteel, la dama de honor de la futura Reina, lady W i lliam Cecil, el coronel lord William Cecil, el equerry de S A R. la princesa H e n r y de Battenberg, honorable T L. Colborne, y además, según es uso, el comandante de Alabarderos, el jefe de parada, etc. T egreso de S M Próximamente á las once salió S M el Rey de El P a r d o en automóvil, para M a d r i d llegando sin novedad á Palacio. T e t a l l e s varios. Muchas aristocráticas personas d é l a sociedad madrileña han presenciado el paso de la princesa de Battenberg desde la hermosa ñnca que los condes de T o r r e- A r i a s poseen en terrenos de Jaraquemada, término de Las Rozas, á la cual han dado el nombre de París Invitados por los dueños de la posesión, salieron de M a d r i d en coches y automóviles numerosas familias, que se reunieron alli, siendo obsequiadas con una espléndida merienda. S o b r e la tapia se había formado una linda tribuna, adornada con guirnaldas de follaje y flores naturales. Al pasar el Rey y la princesa Victoria se dieron muchos ¡vivasl y se arrojó gran cantidad de flores. La princesa Victoria, muy sonriente y satisfecha, correspondió con sus saludos á la cariñosa manifestación. NOTICIAS Y SUCESOS YA E S T A DICHO T r e s cosas hay en Vasconi que no conocen rival, el Árbol Santo F o r a l íicor del Polo y Colonia que á Orive hacen inmorta) MUI IHII legada de la comitiva. A las siete y media en punto, el estam, p! do del cañón anuncia la presencia de los Reyes. Precedía á la comitiva los caballerizos y otros empleados palatinos, que llegan al galop e Las músican entonan la Marcha Real, Las campanas son echadas á vuelo, y la muched u m b r e entusiasmada, grita: ¡Viva la Reina! E n c! primer coche llegan las infantas doña Isabel y doña M a r í a Teresa, que son saludadas con vítores y aplausos; en el segundo, la p f a n t a doña Eulalia, su hijo D Alfonso y el príncipe Leopoldo de Battenberg. Sigue á estos coches el que conduce á la princesa Victoria, que ocupa el asiento delantero, su madre y a Reina doña M a r í a Cristina. Al estribo derecho cabalga airosamente D Alfonso, y al izquierdo, los infantes D Carlos y D F e r n a n d o Cierra la niarcha el escuadrón de la Escolta Real. L IV I árido cariñoso. Luisa Barbacid, de treinta y un años habitante en La Elipa, que vive hace algún tiempo separada de su marido, G r e g o r i o M a drigal, á causa, según dicen, de los malos tratos de que la hacia objeto su esposo, se encont r ó ayer con éste en el arroyo Abroñigal y empezaron á disputar, terminando con sacar él una navaja y dar una pañalada en la cadera derecha á su esposa Curada en la Casa de S o c o r r o pasó al H o s pital. p a t i n a d o r a herida E n el Recreo Salamanca tuvo la desgra cia de caerse la S r t a María González Revilla, causándose la fractura del radio y cubito del antebrazo d e r e c h o l h o q u e y vuelco. E n la calle de Segovia se desbocó ayet la muía de un carro que se dirigía á Móstole conduciendo á Inocencia T o r r e j ó n y dos parientes de ésta. El vehículo chocó con uno de los tranvías, llamados cangrejos, que venía p o r dicha calle, volcando aquél y resultando con contusiones de pronóstico reservado los tres individuos que le ocupaban. ujeres de navaja, Adriana Pastrana y Encarnación A m a s disputaron ayer mañana en la calle de Toledo, esquina á la plaza M a y o r por cuestión de unot billetes de lotería. Conducidas á la delegación de la Latina, estuvieron detenidas hasta por la tarde, y al ser puestas en libertad, reprodujeron la disputa. Adriana acometió con una navaja á su contrincante, infiriéndole en un brazo una herida de pronóstico reservado, que le fué curada e a la Casa de S o c o r r o del distrito del C e n t r o La agresora fué nuevamente detenida M 1 í a interceptada. La via del tranvía de El P a r d o estuvo anos che interceptada durante algún tiempo, p o r haber chocado un automóvil con un tranvía de vapor en el puente de la Reina. Estuvieron detenidos dos trenes. aballos desbocados. E n la carretera de El P a r d o se desbocaron ayer los caballos de un coche que guiaba T o m á s González. Los que ocupaban el vehículo, M a r í a Sái M a r r o q u í n y Andrés Retana, se arrojaron al suelo, resultando con contusiones graves aquélla y de pronóstico reservado el Retana. También resultó herido levemente el cochero A i M anifestaciones de entusiasmo. A la vista de la princesa Victoria el entusiasmo del público se desborda de un modo indescriptible: las señoras agitan sus pañuelos y los hombres aplauden con verdadero frenesí. La Princesa saluda profundamente emocionada, y el Rey contempla, lleno de g o z o aquel cuad r o que vivirá eternamente en su memoria. Todos han convenido en que los retratos que hasta ahora hemos visto no dan idea, ni siquiera aproximada, de la belleza de la futura Reina. Una vez que los Reyes y su brillante séquito penetraron en Palacio, S M ordenó que se permitiese al público el paso á la extensa plazoleta que da frente á la regia morada; y aquella ola humana se precipitó con! a impetuosidad d e un torrente desbordado, situándose frente á los balcones de Palacio, sin dejar un momento de aplaudir y dar ¡vivasj E n uno de los balcones del piso principal apareció la gentil Princesa, cuya presencia r e dobló el entusiasmo. S A contestaba con mucha gentileza á las aclamaciones de la muched u m b r e Retiróse en una ocasión, y á poco se presentó de nuevo acompañada del Rey, repitiéndose con mayor entusiasmo los vítores y las aclamaciones. A instancias del público p r e sentóse también doña Cristina, que fué recibida con idéntico homenaje de simpatía. egresos Madrid. Ya entrada la noche, se inició la dispersión de los expedicionarios. A los que disponían de carruaje propio ó alquilado, les fué cosa fácil emprender el viaje de regreso á la corte; pero los desgraciados que no tenían o t r o medio de locomoción que el modesto tranvía de vapor, lo tomaron p o r asalto con verdadero empeño, acomodándose, como Dios quiso, más de seiscientas personas en cinco vagones y quedándose en tierra millares de excursionistas, que ponían el grito en el cielo p o r n o haber tenido la suerte de conseguir un asiento, aunque fuese entre los topes. M u c h o s tuvieron que seguir andando hasta la Bombilla, POR TKLéaRAPO D epresentantes extranjeros. Polkestone, 2 5 8 n. Los príncipes de Gales saldrán mañana p o r la t a r d e á las cuatro en dirección á M a d r i d con objeto de asistir á la boda de D Alfonso X l l i O a r í s 2 5, 9 n Esta tarde á las cuatro nan llegado á esta capital los príncipes Albert o y Federico de Prusia, como asimismo el g r a n duque Vladimiro Alexandrovich de Rusia, quienes se dirigen á M a d r i d para tomar parte en las fiestas del Rey de España, El gran duque saldrá el p r ó x i m o lunes para R Madrid. iiliT i I a Prensa francesa. Parts, 2 5 9 n. La mayoría de los p e riódicos encabezan sus números de hoy con artículos de alabanza á la princesa Victoria, comentando su paso triunfal p o r el territorio francés y haciendo votos por su felicidad, con cariñosas frases de simpatía para E s p a ñ a Banco Español de Crédito í F n áccidcnít. E l teniente d e Artillería D Adolfo Cano, que formaba parte de la comitiva, tuvo la desgracia de ser despedido del caballo que l ü j l representante de Rumania. Bucharesl, 2 5 l o n. El Rey ha encarg a d o al general Lahovary le represente en el casamiento del Rey de España. Le remitirá el gran collar de la O r d e n del rey Carlos. I iijL. tyi mni. M, E Consejo de Administración de esta Sociedad ha acor dado proceder a) reparto de un dividendo de pesetas 7.5o por acción, á cuenta de los beneficios del ejercicio corriente, con deducción de Jos impuestos legales, ó sea liquido á percibir pesetas 7.o3, conforme al anuncio publicado en la Gaceta de Aíadrid el a 3 de Mayo. Este dividendo se pagará i partir aci ly az junío pro ximo, en cJ domicilio social. Pasco de Recoletos, núm. 17 y en el Despacho auxiliar, calle de la Cava Alta, núm. i NO S E DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA t ESTEREOTIPIA DE A B C