Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 24 DE MAYO DE 1906. PAG. 5. EDICIÓN 1. porción de la Península; con ser tan predomile ha elogiado mucho y con razón. Esgrime el nante en toda la vida nacional. sable y el florete con arte exquisito; es un tiraPara propósitos de objeto muy inmediato, dor correcto, elegante y fuerte, condiciones como sucede ahora, reúnen algunos recursos; que difícilmente se reúnen en una misma perN PREPARACIÓN. Espléndida la co- pero siempre ha de tener la empresa cierto ca- sona. El maestro Sanz ha tenido una idea feliz secha, esperanzados los labradores, el rácter violento y misterioso. Organizado so- al organizar una serie de asaltos para que la narquismo comienza á agitarse en Andalucía. cialistamente el proletariado campesino anda- afición madrileña pueda apreciar sus méritos. La organización de éste aquí es más aparente luz y llegada la época de la siega, diría á los Presidía la sesión de anteayer el veterano que real. Se oye hablar á los interesados y no labradores: marqués de Heredia, cuyo amor al más noble hay más que levantar una piedra, para que, de Mi trabajo es el más duro y más penoso délos sports aumenta, en vez de disminuir, con bajo de ella, pululen los anarquistas, como en que puede efectuar el hombre. Bajo una tem- los años. Presenció los asaltos una concurrenun caliginoso arenal los alacranes. Pero, se peratura, que no descenderá de 5o grados al cia numerosa de amateurs, entre los cuales reahonda un poco, y no sucede semejante cosa. aire libre; encorvado en medio de las mieses, cordamos al comandante Barreto, capitán AuLas arenas que impulsa el huracán forman du- que la elevan con su reflejo hasta un punto in- barede, conde de Asmir, marqués de Hijosa nas, pero no constituyen rocas; el anarquismo creíble; con los rayos del sol que levantan am- de Álava, Sres. Bruguera (Di Luis) y Prieto agrario de esta región semejará, í veces, á la pollas en mis espaldas, sofocado, calenturiento, (D. Ssverino) tromba arenosa del desierto; pero jamás deter- he de hacer el esfuerzo muscular, que supone Sería tarea larga enumerar y analizar todo minará algo que tenga consistencia y solidez. coger con una mano el haz y cercenar con la los asaltos que presenciamos. Los Sres. Villar, Si las circunstancias hubieran determinado otra los tallos merced á un vigoroso golpe de Dato (D. Francisco) Jiménez, Calvete, proaquí un gran movimiento socialista, racional y hoz. H e de ganar el pan, no ya con el sudor fesor en la Coruña, y Fernández, discípulos educativo, como el socialismo alemán, las con- de mi frente, sino derritiendo todo mi cuerpo todos del maestro Sanz, demostraron que no secuencias de él habrían sido incalculables. y teniendo para restaurarlo los fementidos gaz- han perdido el tiempo recibiendo sus lecciones. Porque la intelectualidad, que es hoy la defen- pachos, y un jornal que no responde á tantas De todos se puede decir que son correctos sa de las clases medias, mantenedoras del régi- fatiga Pero yo dispongo de medios de vivir, y que, lejos de buscar á todo trance el botonamen capitalista, presenta en este país, entre di- sin ese jornal. Así ó me das otro más elevado zo, se fijan, ante todo, en la calidad del trabachas clases y el pueblo, un desnivel menor, que ó siegas tus mieses tú mismo y ¡as trillas tú solo, jo, prescindiendo del número de tocados. Esta el que ofrece en cualquiera otra parte de Es- ó las verás perderse sobre la tierra en que han es la característica de la escuela. paña y Europa. crecido. Hablemos de Galante. Es un atleta; su musA cada paso me sorprenden la viveza de per ¿Quién con un poco de conciencia no halla- culatura se dibuja perfectamente debajo de su chaqueta blanca, ceñida al cuerpo. Como tocepción y la intensidad de penetración espon- ría la razón en el fondo de estas palabras? tánea que tiene aquí la gente del pueblo. PuMas, lo que se cumple no es eso. El brace- dos los italianos, con raras excepciones, es un diera citar multitud de casos y de anécdotas, ro del campo aspira en la presente ocasión á tirador intuitivo, con grandes facultades, más que un tirador reflexivo. Con él tiraron los zn los cuales he hallado en un trabajador de decir al patrono: última clase conceptos, pensamientos, que no Tus sembrados se hallan pletóricos de es- dos prévóts de Sanz; á florete González y á eshe percibido en señoritos de la clase media. pigas. Necesitas de mi brazo para sacarlas de pada y sable Ángel Lancho. Por ejemplo: no hace mucho tiempo que iba la tierra y llevarlas á tus graneros. Para ello Cuando se trata de un tirador como Galán yo á caballo por las ásperas sendas de esta en- me tienes que dar lo que yo te pida. Por si te y se hacen ciertos reparos, la crítica es relariscada comarca. Llegado á la cumbre de uno acaso me lo niegas he formado una Sociedad, tiva; de un maestro como él estamos en el dede los elevados repliegues del terreno, el pea- la cual no podrá sostener la huelga; pero in- recho de exigir mucho más de lo que pediríatón- -mozo de espuela, según se habría dicho cendiará tus campos, si rechazas mis preten- mos á un esgrimidor que no pasara de ser un en otro tiempo- -que conmigo venía, parándo- siones. ¡Cede pues, porque únicamente así sal- tirador fuerte. Abusa de los coupés y alarga se en firme dijo: con demasiada frecuencia la punta, con ó sin varás algo! ¡Aquí está la divisoria de las aguas! El derecho á resistir, á no trabajar sino en motivo, ataca marchando y nunca de largo á- ¿Y qué es eso de la divisoria? -le pregun- condiciones convenientes se le sustituye con la largo. Esos son vicios de la escuela italiana. té yo. amenaza, con un verdadero secuestro de las En cambio para y contesta maravillosamente, y su acometividad incansable y sostenida contricosas. ¡Que las unas aguas van á un mar- -conObra semejante se está preparando ya. Al- buye á la brillantez de las frases. Cualidades testó señalando con la mano abierta hacia Levante, hacia el Mediterráneo- -y las otras van gunos jefes y oficiales distinguidísimos de la son éstas también de esa misma escuela. González se defendió muy bien á florete coná otra mar! -y volvió la mano abierta también Guardia civil me han asegurado que tres Sohacia la izquierda, es decir hacia el Atlántico. ciedades de ese género de secuestradores, es- tra un adversario tan temible. Lancho tiró muy ¿Como cuántos señoritos habrían quedado tán en preparación para funcionar este verano. bien á espada y extraordinariamente bien á sasuspensos en la asignatura de Geografía, si les Los guías y directores del benemérito instituto ble, aprovechando los descuidos de su contrinhubieran hecho en el examen una pregunta aná- trabajan asiduamente para estorbar y anular cante para colocar algunos golpes de tiempo. esos planes. Una época de abrumadores cuidaCitemos también al sargento Pacheco. Su loga? dos empieza para ellos. asalto á sable con el Sr. Jiménez resultó muy De éstos y como éstos podría citar infinidad La tendencia principal de los jornaleros es á interesante. Para y contesta con vigor. Si side casos, aun en las cuestiones que á estos laimpedir el destajo. El más flojo de los brace- gue trabajando como hasta ahora, llegará á ser briegos no interesan. un tirador notable. Pero, la viveza de percepción y de imagina- ros será quien marque el ritmo de la labor. Nuestra enhorabuena al maestro Sanz. Su ción pierde á mis paisanos. El socialismo los Todo ello anuncia una serie de rozamientos educaría; el anarquismo los halaga y los per- que nada tienen de tranquilizadores. Y lo peor infatigable labor empieza ya á producir efecturba. El milagro del cambio radical y repen- es que cada día las soluciones pensadas resul- tos. No es ahora ocasión de juzgar su escuela, tino no se aparta de su fantasía. Un empeder- tan con mayores dificultades en la realidad. pero sí podemos decir que mucho ha hecho ai nido jugador de lotería no pone sus esperanzas Los prejuicios de Academia son negados por formar discípulos que pueden competir, sin más allá de la decena de días en que ha de ve- aquélla en todo momento. La muda exposición desventaja, con los tiradores de fuera que venrificarse el sorteo, y uno de estos anarquistas de los hechos bastará y sobrará para llegar á gan á visitarnos. A. C. no fija más plazo á sus aspiraciones que los dos esa triste convicción. MANUEL TROYANO ó tres meses en que, según sus ilusiones, ha de verificarse la revolución social. De ahí las que funda en las ventajas que habrá de proporcioPOR TELÉGRAFO narle la próxima recolección. Doma, 23, 1 1 m. Ha ocurrido en el puerto de Scario, cerca de Palermo, un hecho tan Si el proletariado agrario de esta región essignificativo, que no tiene precedente desde la vuvíera organizado, según sistema racional y socialista, tendría Cajas de resistencia, régimen uantos rendimos culto á un arte tan noble, unificación italiana. Al anclar en dicho puerto una división de la que hiciera efectiva la solidaridad. Pero, no tan viril y también diremos Un higiénico hay nada de eso; las Sociedades anarquistas ó como la esgrima, debemos agradecer al maes- escuadra italiana del Mediterráneo, mandada van al delirio de Alcalá del Valle, ó no van á tro Sanz sus esfuerzos para fomentarlo en Es- por el almirante Brochetti, el obispo de Poliparte alguna. Existen sólo de nombre, en el paña. El asalto organizado por él, con el con- castro significó deseos de visitar los acorazados. Brochetti le recibió á bordo, saludándole papel, cuando se trata de una acción perse- curso del maestro italiano Galante, que se veverante, continua. En ocasiones, cuando han rificó anteayer en la sala de armas de la Es- con catorce cañonazos. tratado de tomar carácter más consistente, cuela Española de Esgrima, es una nueva dereuniendo para ello algunos fondos, han termi- mostración del decidido empeño que tiene de nado con la desaparición de éstos y del compa- proseguir la obra emprendida. POR TELÉGRAFO ñero, que hacía de tesorero recaudador. En Galante, profesor en Hamburgo, campeón O orna, 23, 9 m. Ha fallecido en Farneta íod b ps direcciones de la vida, o piralcsco en varios torneos, acaba de tirar en París con el padre Rey, exprocurador general de preposideiaiá aquí mas qt ¡e en ninguna otra ios más reputados maestros; la Piensa francesa los Cartujos. EL RIESGO SOCIAL AGRARIO E El Vaticano transigente PRIMER ASALTO GALANTE C El general de los Cartujos