Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i! AÑO CUATRO. NUM, 494. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. -Sí- -le replicaban; -para- que la princesa Ena traslade á España sus minas de diamantes. Pero no son sólo brillantes las piedras preciosas que S. A lleva en su ajuar de boda. ONDRES, 18 MAYO I 9 0 6 Perlas, esmeraldas, rubíes, topacios, aguas- maondres tuvo ayer a royal day. Mientras la rinas lo enriquecen también. El principal remultitud se aglomeraba en las calles en- galo de la princesa Henry son encajes y pergalanadas para saludar á los principes de Gales las. De oro y tapicería, los de la princesa Luique, á su regreso de la India, eran obsequia- sa y el duque de Argil y el de los duques de dos con un gran banquete por el lord mayor Connaught. De rubíes es el prensa- papeles de en el Guildhall, otra más selecta pero no esca- la Princesa Real y el duque de Fife. De topasa concurrencia se dirigía hacia Kensigton Pa- -cios rosas el adorno normando de la baronesa lace, donde más de ochocientos regalos de de Erlanger. De diamantes también, con esmalte de azul y oro, el broche de doña Sol b o d a testimoniaban, ocupando the Council Chamber las simpatías que en todas partes tiene Stuart. Y luego... la mar de abanicos; de la vuestra futura Reina. Esta y su amabilísima princesa Cristian, de la princesa Luisa Augusmadre se complacían en acompañar personal- ta de Schleswig HcTstein (con un dibujo Immente á los invitados y satisfacer la curiosidad perio pintado por ella) de la princesa Victoria de éstos, que no se cansaban de admirar ni de del mismo título, de sir Donald y lady Cooper; preguntar. La princesa Ena estaba encantado- de nuestra embajadora, la señora de Polo de Bernabé; de qué sé yo quién másc ra: entre tantas joyas hermosas, era, sin duda, Ja augusta novia, vestida con elegantísima toiLa riqueza y el buen gusto de estos donatilette azul oscura Niñón de seda, la más bella vos atraían por sí solos la atención de los viside todas. Con ser una verdadera obra de arte tantes. Otros había menos valiosos intrínsecaei busto en mármol de la Princesa, que ocupaba mente, pero los cuales mostraba la princesa sitio preferente en la sala y que regalan á don Ena á sus invitados con singular satisfacción: Alfonso varias damas de nuestra aristocracia, la eran los de los pobres, los de los asilados, los duquesa de Sutherland, la de Marlbourough, de los niños de sus escuelas. Un álbum de can 3 a condesa de Plymouth, la duquesa de Beau- tos irlandeses, del Moy Mell Hospital de Dufort, las marquesas de Exeter y de Granby y blin; una tierna Memoria, de las monjas domiotras, no da ni idea de vuestra futura sobe- nicas del convento de Santa Rosa; el screen, rana; el cutis transparente, el cabello áureo, la bordado por las niñas de las escuelas de Whipbondad y la alegría en la mirada, no hay escul- pingham; el portaplumas de oro, con las armas tor que pueda traducirlo. españolas en esmalte, de la Iberian American Beneñcient Society. La aglomeración de los regalos, que no ha habido tiempo de ordenar despacio y que ano- -Para éstos sí que se va el Transvaal á Esche mismo volvieron á encerrarse en sus estu- paña- -decía el interlocutor de antes. ches, perjudicaba quizá á su debido aprecio. -No- -le c o n t e s t a b a su contradictor. -Pero no ha podido ser de otro modo, y aun Aquí queda la princesa Beatriz para protegerasí la exposición no es completa, pues aparte los; y además, la Reina de España no olvidará de que aún los recibe con profusión la novia, nunca éstas que fueron las primeras lecciones faltan en su canastilla los del novio, que mis de piedad que recibió su corazón. Y hay en él compatriotas se contentaban con conocer me- tantos tesoros de bondad, que podrán compardiante unos dibujos ó fotografías que se espe- tirlos, sin celos, ingleses y españoles. raba figurasen en Kensington, pero que no han y ¡l. RUSSELL llegado á tiempo. Hay allí, ó había allí, mejor dicho sin embargo, bastante para que los ojos se deslurabren y la curiosi dad se satisfaga. Era una vía láctea de brillantes, chisporroteando entre Duen día el de ayer para la gacetilla. abanicos, encajes, sombrillas, libros, juegos de El repórter pudo llenar cuartillas té, escribanías, etc. El puesto de honor correspondía, naturalmente, al regalo de los Re- sin tino en su carnet. Por la mañana hubo revista de coches yes de Inglaterra, hermoso aderezo de brillantes y turquesas cabochons, de cuyo espléndido y cocheros; éstos con uniforme nuevo; collar cuelgan magníficos diamantes en forma aquéllos con uniforme viejo. Los uniforde pera y una soberbia turquesa. De brillantes mes no tienen nada de particular. Las es también el aderezo de los príncipes de Ga- gorras, de plato, llevan un galón de oro les; de brillantes son las alas del Mercurio que, que relumbra más que el sol. Diríase regalado por la emperatriz Eugenia, adornará que el Gobierno, tras de muchas vacilalos cabellos de la Reina doña Victoria; de brillantes es la concha en cuyo centro se destaca ciones obre lo del tercer entorchado, ha una gran perla rosa que forma parte de uno de resuelto dársele á los aurigas de Malos presentes de la princesa Beatriz; de bri- dridl Estos no estarán vestidos con lujo, llantes la pulsera que regalan á su hermana los pero sí adecentados, que es lo esencial. jóvenes príncipes de Battenberg, y hay bri- Y ya que los cocheros están uniformados llantes en las joyas que han enviado á la Prin- á ver si se consigue uniformar los servicesa los duques de Sajonia Coburgo Gotha, el gran duque Cirilo de Rusia, los Príncipes de cios, que es otra de las necesidades que Hohenlohe, lord Glenesfc, lady Hamilton, el hay que atender. El segundo día de Exposición de Bemarqués de Londonderry, lord y lady Stephen, las damas escocesas (que han acreditado llas Artes y la entrada gratis llevaron al su buen gusto en la elección de un interesante Palacio de la Castellana muchísima gente, y rico broche celta) et sic de ccetertSc que contempló lo bueno y lo malo- -más lo segundo que lo primero- -que hay en- ¿Para esto hemos conquistado el Transvaal? -decía un militar. los salones, v se divirtió en grande á Ja SEMADRID, 21 DE MAYO DE 1906. 4 ÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS hora del cierre, porque aquello está organizado á la española, y en un puesto de guarda- ropa, donde se recogieron paraguas y bastones por centenares, había un solo empleado para devolverlos, y el público, amontonado y estrujándose. protestaba gritando, como si más que recoger chapa en mano sus prendas de mano, estuviese juzgando muchos de los cuadros expuestos. Por la tarde la lluvia deshizo muchas fiestas. La corrida de toros se suspendió cuando iba á comenzar. El presidente ocupaba su puesto y entonces empezó á caer el diluvio. Los espadas salieron á reconocer el estado del redondel, que estaba hecho una esponja, y estimaron que no se podía lidiar. Hubo quienes protestaron. Querrían, sin duda, emociones, unas cuantas cogidas, otras tantas cornadas y ¡ande el movimiento! Preocupó mucho la fiesta de la solidaridad catalana que debía estarse celebrando en Barcelona, no por lo que pudiera ocurrir, sino por lo que se pudiera decirY, en efecto, de lo que dijo Salmerón de que Cataluña es la hija primogénita de España, sólo pudo gustar á los catalanistas, como todo cuanto se dijo y se hizo ayer en la ciudad condal. A ambas Castillas y á las demás regiones españolas no les habrá agradado la frase. Vale Dios que mañana ó cualquier otro día será para ellas el mismo requiebro. La noticia dando cuenta de un atentado contra Paraíso en Zaragoza, produje general indignación; pero los fabricantei de chistes baratos aprovecharán la ocasión para hacer uno más hablando de kí bombas en la puerta del Paraíso. En el Hipódromo hubo, aunque parezca mentira, carreras de caballos, con lluvia y todo, y con lo que aún le pareció peor al público, con tongo á juzgar por sus protestas y por la decisión del J urado de multar á uno de los corredores. En el frontón, fiesta eúskara, con partido de pelota, thun- thun, aurresku etcétera, faltando sólo el zezenzuskos para creerse uno en la tierra de Aitor. Banquetes hubo dos por lo menos: un de los comisionistas de comercio, y otro de concejales. Y, en fin, no dieron qué hacer ni qu ¿lamentar los barrios bajos ni los altos, y esto es ciertamente una nota de legítima satisfacción. AEMECE LOS REGALOS DE BODA L MADRID AL DÍA BUENOS AI RES- VI GO POR TELEGSAFO VICO, 2 O 9 K. 1 nterviú con el S r Echegaray. He tenido ocasión de hablar con D Martín Echegaray, que me ha manifestado su propósito de realizar un viaje á Hamburgo para tratar con la Compañía Hamburguesa- Americana, propietaria de una de las líneas de navegación entre Europa y Ja República Argentina, del asunto de los viajes rápidos.