Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 14 DE MAYO DE 1906. PAG. 8. EDICIÓN i. EL BANQUETE DE AYER I a Diputación provincial de Madrid obse quió ayer con un espléndido banquete en La Huerta á los representantes de las Diputaciones de provincias que han enido á la Asamblea convocada por el ministro de F o mento. La fiesta tuvo un éxito inmejorable. Los organizadores y los obsequiados pueden senthie satisfechos. En la mesa presidencial se sentaron el presidente de la Diputación de Madrid, Sr. Benito Moreno; el del Congreso, Sr. Canalejas; ministro de la Guerra, general Luque; gobernador, Sr. Ruiz Jiménez; Sres. López Mora y Serantes; ministros de Fomento, Gobernación y Mjirna, Sres. Gasset, conde de Romanones y Concas; director general de Agricultura, D Daniel López, y los Sres. Fernández de la Vega y Dieffebruno. El número de comensales era de soo. Pronunciaron brindis elocuentes los señores Benito Moreno, el representante de la Corporación, provincial de Valladolid, que propuso una suscripción de mil pesetas por cada Diputación paca hacer un regalo á S. M el Rey con ocasión de su boda; el Sr. Sostres, vicepresidente de la Diputación de Barcelona, que abogó por los elevados ideales que persigue y viene realizando en gran parte el Sr. Gasset, y brindó por el Gobierno en masa y las provincias españolas, pidiendo se le permitiese brindar en nombre de Cataluña por todas éstas. Fue aplaudidísimo. Hablaron también el Sr. Mesa de la Peña, el general Luque; por excitación de todos los concurrentes, el Sr. Canalejas, que pronunció un elocuentísimo y vehemente discurso, fue interrumpido por aplausos y aclamaciones repetidas veces, y terminó con un entusiástico ¡viva España! el conde de Romanones, que consignó la seriedad del Gobierno en cuanto al cumplimiento de su deb; r, y fue también muy aplaudido; y, por último, el ministro de Fomento, que resumió los biindis y dijo que los reunidos no verán defraudadas sus esperanzas, pues para ello confía el ministro en su improbo trabajo, y si esto no bastase, empeña su palabra de honor para conseguir las justas aspiraciones de los reunidos. Los aplausos de la concurrencia dieron á entender el inmejorable efecto que las palabras del Sr. Gasset habían producido. Amenizaron el banquete las bandas del Hospicio y de San Bernardino. La procesión se puso en marcha después de la anteriormente apuntada ceremonia, y se dirigió por las calles Mayor y Plaza Mayor, Ciudad Rodrigo y Toledo á la catedral, donde se cantó un solemne Te- Deum. Los balcones de las citadas calles y plazas estuvieron engalanados, presentando la entrada del nuevo obispo numerosísimas personas, sin que ocurriese incidente alguno digno de especial mención, y revistiendo el acto toda ¡a solemnidad que requería. DINAMARQUESA C E R E M O N I A Ayer, á las dos de la E N PALACIO tarde, r e c i b i ó Su Majestad el Rey en la antecámara al conde Danneskjold Samsoe, enviado extraordinario de S. M el rey de Dinamarci, comisionado para dar parte oficial á S. M del fallecimiento del rey Christian y el advenimiento al Trono de su sucesor Federico V I H Dicho embajador extraordinario fue al regio alcázar en un coche de París con caballerizo y correo, y acompañado del primer introductor de embajadores, señor conde de Pie de Concha. En otro coche de la Real Casa iban el barón de Rosenkrantz y el conde de Moltke, que forman parte de la misión extraordinaria. El representante del rey Federico VIII es de aventajada estatura, con barba blanca, y vestía el uniforme de mariscal de las Ordenes Reales, cargo que desempeña en la Corte de Copenhague. Cruzaba su pecho la banda del Danebrog, con aros de brillantes. El Rey le recibió en la antecámara, vistiendo uniforme de capitán general, ostentando las insianias de la Orden del Elefante, y acomia J panado de los jefes de Palacio y servidumbte de guardia. La ceremonia se redujo á entregar á D A l fonso una carta autógrafa de F e d e r i c o V I I I cambiándose después entre el Rey y el enviado extraordinario frases de alta consideración y simpatía para ambos países y las familias en ellos reinantes. Después el representante de Dinamarca cumplimentó á S M la Reina. C O N D E C O R A C I O N E S S. M el Rey se dignó enviar por la tarde las insignias de las siguientes condecoraciones. Al excelentísimo señor conde de Danneskjold- Samsóe, mariscal de las órdenes Reales de Dinamarca, ¡a gran cruz de Carlos III; al señor barón de Rosenkrantz, montero del Rey Federico VIII, la encomienda de Isabel la Católica y al teniente conde de Moltke la cruz de caballero de Carlos p T L B A N Q U E T E A las ocho se celebró en el comedor rojo de Palacio el banquete de media gala en honor de la misión de Dinamarca. A la derecha de S. M el Rey tenían puesto en la mesa la infanta doña María Teresa, el enviado extraordinario, la condesa de Aguilar de Inestrillas y el conde de Sallent, y á la izquierda la infanta doña Isabel, el duque de Almodóvar, la duquesa de Santo Mauro y el conde de Moltke. A la derecha de S. M la Reina estaban el infante D Carlos, la duquesa de San Carlos, el ministro de Dinamarca, la condesa viuda de Toreno, el duque de Montemar y la condesa de Mirasol, y á la izquierda el infante D Fernando, el barón de Rosenkrantz, la marquesa de la Mina y el conde de Pie de Concha. Ocupaban las cabeceras el marqués de la Mina y el general Pacheco. Además asistieron el duque de Santo Mauro, el general Bascaran y el obispo de Sión. El banquete se sirvió con arreglo al siguiente menú. LA Comida de S. M (i 3 de Mayo de 1906) Sopa Real. Buñuelos á la Mogador. Rodaballo, salsa al vino del Rhin. Solomillo con legumbres. Pasteles de hígado fríos. Punch á la romana. Espárragos salsa Valois. Pollos de Bayona asados. Ensalada de lechuga. Pastel de Síngapoore. Helado Nelusko. Vinos: jerez 1847. Chateau Latouv. Bourgogre R o m a n e e Champagne Pommery et Greno. Málaga. El Real Cuerpo de Guardias alabarderos ejecutó el siguiente programa: La Princesse Jaime, overtura, Saint- S? e -s, Minuelio, Haydn. Manon, fantasía, Mas: en t. Bailables de la ópera Tfamlel, Thomas. Pierrot galaní, intermezzo, Chillemont. Marche des ruines d Alheñes, Beethoven. EL NUEVO OBISPO DE MADRID- ALCALÁ A y e r tarde á las cuatro llegó á Madrid el nuevo obispo de esta diócesis, D José María Salvador Barrera. En la estación del Mediodía ie esperaban las autoridades y numeroso público. La expectación fue grande al salir de la estación el nuevo obispo, quien, con su comitiva, se dirigió seguidamente por las calles de Atocha, Magdalena, plaza del Progreso, calle del Duque de Alba, San Justo y Sacramento, á la glesia de Santa María, donde llegó su emineníia á las cinco. Acto seguido de penetrar en dicho templo revistióse de pontifica! y poco después se organizaba la procesión por este orden; Ciriales y cruces parroquiales, acompañadas Je los estandartes é insignias de las cofradías y Sacramentales adscritas á cada una de las parroquias é iglesias de su demarcación. Representaciones de las cofradías y Sacramentales. Clero regular. Clero secular. Tribunai eclesiástkc I A SEXTA D E Entrada floja y tarae tu: -Jf ABONO blada y con viento. Primero. Cristalino, negro, listón, chico y descaradilio de pitones. El público protesta al chotejo. ¡Buen principio, carísimo Niembroi La alimaña de Castellones aguanta cuatro picotazos, tres muy buenos del Moreno, y se cambia de tercio. Quiniio coge las banderillas de mutuo propio; parte del público protesta y Joaquín declina el honor. Mejía y Bonifa colocan tres pares, de rehiletes y el señor de las de Quino sale á entenderse con su contrario. Empieza toreando cerca y vaírertte, ayudándole al final los chicos. Entra á matar y se pasa sin herir por hacer el bicho un extraño. Una corta atravesadilla, dos intentos de descabello y dobla el toro. Segundo. Consuelo, ¡ay, hija! jabonero, bien puesto de cabeza y con hechuras de toro. ¡Menos mal que hay hechuras! Rafael da unos lances moviditos por mor del aire. Cinco puyazos de Melones, cogiendo los n ¡tos y apretando de firme. Palmas á Paco. Los espadas buenos, gracias. Chiquilín deja un buen par después de tres saliditas por la puerta falsa. J ecalcao, otro aceptable; vuelve Chiquitín con uno bueno, y termina su colega con medio. ¡No está mal! Lagartijo es acogido con siseos. La faena de muleta es de lo más vulgar que ustedes pueden imaginarse: larga, azarosa y aburrida. Una atravesada, y recuerdos á papá. Tercero. Perdiguero, berrendo en negro v con buenos pitones. Masenga y Pinche hacen así como que pican, y ¡magras! Total, cuatro navajazos por una víctima. ¡Aquí está el adecentamíento necesario para que exista la suerte de varas: en los piqueros, que hoy no lo son Continúan los aficionados que han tenido la heroicidad de venir á la corrida, locos... de aburrimiento. Zurini y Pinturas cumplen con tres y medio pares, ganando palmas el Sr. Elias. JHazzantiniio da tres malísimos pases, y ¡horror! entrando mal, suelta un infame golletazo. ¡Hay quien aplaude! ¿Pero esta gente está en Babia? ¡El colmo! Cuarto. Sortijo, berrendo en cárdeno, largo y con buenas defensas. Bonifa nos da un susto de ordago á la grande y en seguida entra Joaquín en funciones, largando unos chicotazos para apoderarse del de Castellones. Moreno y Granito de Oro le tientan la piel cinco veces, dejando en la última vara un ter cío de palo dentro del bicho el del Grano de Oí o. Quino coge las banderolas para complace al senado. Cambia una vez muy ceñido, pasan dose sin clavar. Repite co uno superior, lie gando á la cara, levantanao los brazos y apre-