Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
R C DOMINGO i3 DtEMAYO D E 1906, PAG. 6 EDICIÓN i i.1- ¿BÍ 1- L C I A EL NUEVO A O B I S P O D VICTORIANO GUISASOLA, ACOMPAÑADO DEL ALCALDE D JOSÉ SÁNCHEZ BERGA, V AL DIR 1 GIRSEDESDE LA ESTACIÓN AL COLEGIO DE JESÚS Y MARÍA I Ot I SlOI TL BEY DE TÚNEZ, SID 3 MOHAMED, QUE ACABA DE FALLECER ETIQUETA PALATINA í egún se dice, después de la boda regia se introducirán modificaciones en la etiqueta palatina para dar carácter de exquisita elegancia á la Corte de España. Hl escote en el traje de las señoras sera obligatorio a diario después de anoche- cer, y los uniformes para los caballeros se compondrá de calzón corto con media de seda para las recepciones, y se montara todo en la Real Casa con un carácter parecido al de la Corte de Inglaterra. La Corte de España, si aparatosa en las grandes solemnidades, fue sencilla y tolerante en la vida diaria, y solo cuando algún jefe demasiado etiquetero, como el conde de Balazote, imperaba, se extremaba el rigor en cuestiones de protocolo. Balazote era muy exigente; quería que se guardasen con el mayor rigor las prescripciones de la etiqueta; obligaba a la servidumbre de escalera abajo a que usase a diario el pelo empolvado o la peluca blanca, y exigía que gentiles- hombres, damas y mayordomos de semana se atuviesen hasta a los detalles mas minuciosos de sus cargos. Al que no le correspondía subir por el ramal derecho de la escalera principal, tenia buen cuidado de hacerlo por el izquierdo; se guardaban con rigor las prerrogativas de saleta, antecámara y cámara; se restablecieron las tres reverencias antes de acercarse a la Real persona, e impero, en todo, el ceremonial de Versalles, en tiempo de Luis XIV, que trajo á España Felipe V La ceremonia de levantarse el Rey, de acostarse, de vestirse, se hizo con aparato, hasta que el Monarca cayo en aquella honda melancolía de la que solo pudo sacarle la voz angelical de FannelJi. Ca- sado con Isabel de Farnesio, despachaba con sus ministros sin abandonar el lecho, y la Reina le acompañaba en el regio tálamo, incorporada para entretenerse con alguna labor de aguja, mientras su augusto esposo trataba los negocios de Est? do Después el Rey se levantaba y, vestido todavía con bata, recibía a su confesor, con el que conversaba por espacio MOHAMED- EN- NACEUR, NUEVO BEY DE TUNE 2.