Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SAN FRANCISCO DiE CALÍFORNflÁ LA CIUDAD EN LLAMAS DESPUÉS DEL TERREMOTO. FOTOGRAFÍA HECHA AL SEGUNDO DÍA DE LA CATÁSTROFE LAS CARROZAS A ntiguamente, todos los Grandes de España tenían carrozas de gala para ir á Palacio y usarlas en las solemnidades de la familia, como bodas, bautizos y entierros. Pero después de la desamortización vinieron á menos no pocas casas, y los monumentales c a r r u a j e s en que iban c o m o columpiándose proceres y ricas- hembras, fueron desapareciendo, conservan; dolos algunas familias linajudas como recuerdos arqueológicos. Algunas c a r r o A zas fueron desempolvadas y salieron á luz cuando se casó D Alfonso X I i y j ahora que la boda ¡de su augusto hijo i1 va á revestir gran s o l e m n i d a d han querido los Gran- des que más brillan i demostrar surumbo luciendo trenes de lujo en la regia co nitiva. De la cssa deAlba ván dos caEFECTOS PRODUCIDOS rrozas: la del duque y la de su hermano el conde del Montijo; de la de Cervellón, otras dos: la de la duquesa de Fernán Núñez y la de su hijo el duque de Montellano. El marqués de Viana lucirá una preciosidad artística en este género: es una carroza del siglo xvn, que en la pasada I POR EL TEMBLOR DE TÍERIÍA EN EL SUELO centuria adornó con pinturas D Vicente López, y que ha restaurado para la ocasión presente el maestro Sorolla. Es e! carruaje verdaderamente monumental, y en él irán meciéndose. el simpático nieto del duque de Rivas y su bella esposa la marquesa del Valle de la Paloma. Se cree que llegarán á treinta las carrozas que formarán á 1 a cabeza del cortejo, por riguroso orden de antigüedad, de las casas de la nobleza; las modernas primero, y las de más abolengo después. En el sigloxvm se les permitía á los Grandes que arrastrasen sus carrozas de gala cuatro caballos empenachados; pero ahora no pueden llevar más que d o s reservándose los cuatro, los seis y hasta los ocho para las carrozas de Palacio. Estas son verdaderamente suntuosas y todas acaban de ser admirablemente restauradas, Quedando como DE LA CIUDAD