Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES u DE MAYO DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN 1. LOS CAMINOS VECINALES Poco de R EUNIÓN D E DI- cuatrodespuéstarde las PUTÁCIONES de la de ayer comenzó la primera sesión de la Asamblea de representantes de las Diputaciones provinciales. Presidió el ministro de Fomento, teniendo i su derecha al Sr. Burell y á su izquierda al Sr. López (D. Daniel) director de Agricultura. También ocuparon asiento cerca de la presidencia el Sr. Serantes, subdirector de Obras públicas y el Sr. Aguirre, jefe del Negociado central y del personal del ministerio. El Sr. Gassetcomenzó dirigiendo un cariñoso saludo á los representantes que asisten á la reunión, pues su presencia le demuestra que todos se hallan dispuestos á colaborar en la obra por él emprendida y que es ante todo y sobre todo una obra patriótica. Afirmó que nuestro país necesita ser rico para ser respetado y cree que á tal estado de prosperidad y riqueza puede llegarse con el auxilio y cooperación de las Diputaciones provinciales, pues el Estado, sin tal ayuda, sin tal cooperación, nada ó muy poco puede hacer. Habla también de los ofrecimientos que le hicieron los Municipios cuando inició la idea de los caminos vecinales siendo ministro de Fomento por vez primera y entiende que ha llegado el momento de convertir en realidad los propósitos que una y otra parte revelaron n tal ocasión. Refiérese luego al presupuesto de Fomento, y dice que con las cantidades destinadas á Obras públicas no podrían terminarse hasta dentro de un siglo los io5.ooo kilómetros de carreteras en proyecto, mientras que si se convierten esas carreteras en caminos vecinales, puede ser esto un hecho en plazo de diez años y con sumas tselativamente pequeñas. Encomia las obras públicas, y añade que por muchas que éstas sean no deben asustarnos, pues ningún pueblo se arruina por los gastos que aqué las originen, que al cabo ellas redundan siempre en beneficio de las provincias, y esto trae el engrandecimiento de la Patria como consecuencia natural y lógica. Dice que los puntos más esenciales y de más importancia que hav que tratar y discutir en la Asamblea, son: 1. Aplicación del principio de colaboración, de compenetración de las comarcas con 1 Estado. 2. Estudio de las obras que se consideran más importantes, más esenciales y de mayor interés para el país; y 3. Supresión del expedienteo. Con esto, agregó, creo que se establecerá una comunicación para el porvenir entre el ministerio y las provincias, y sin perjuicio de fo que se establezca en la Asamblea, cada Diputación especializará y, dentro de sus medios y con arreglo á sus elementos, llevará á cabo si plan que ahora se discuta y acuerde. Añadió que no se puede vivir en esta atmosfera de Madrid sin estudiar, sin advertir prácticamente las necesidades de los pueblos, y por esto é! el ministro, sale frecuentemente á visitar Jos campos, á oir á los labradores y á cuantos se interesan por la agricultura y por el engrandecimiento de las comarcas y de España entera. Porque hay que interesarse, hay que seguir trabajando por el porvenir de nuestra Patria y ahora que nuestros cambios están cerca de la par, ahora que acabamos de conseguir un éxito envidiable en ¡a Conferencia de Algeciras, ahora, en fin, que hemos comenzado faaio Jos mejores auspicios la difícil obra de EL MI H ABLAN 1 STRO- nuestra regeneración, no podemos, no debemos dejar que los pueblos padezcan hambre, que carezcan de escuelas, que carezcan de arados, que carezcan de riegos, aue carezcan, en fin, de medios de vida. Utilicemos, pues, el viento favorable que nos impulsa; aprovechemos las circunstancias en que la suerte quiere colocarnos, pero hagamos por nuestra parte un supremo esfuerzo, siguiendo el rítmico compás que marcan los pueblos de cultura, de riqueza y poderío. Esta empresa, esta labor, es nuestra. Vamos á ella, señores. (Grandes y prolongados aplausos. DISCURSOS. Terminado el dis curso del Sr. Gasset, concedióse la palabra al representante de la Diputación de Ciudad Real, D Felipe Velasco, que en un breve discurso saludó á las provincias que han concurrido al acto, y expuso á grandes rasgos las aspiraciones de la capital que representa. El Sr. González Domingo, de Salamanca, habló en análogo sentido. El Sr. Bernad, de la Diputación de Madrid, manifestó que empresas como las que se propone realizar el Sr. Gasset necesitan del concurso de todos, sin distinción de matiz político, pues se trata de obras patrióticas que interesan á España para su engrandecimiento. Muéstrase partidario de la descentralización administrativa, pero entiende que esta descentralización debe ser inspeccionada por el noder central. Compara el presupuesto de Fomento con el de otros ministerios, afirmando que aquél es insuficiente, es mezquino para las obras que hay que realizar; y entiende, por último, que si los proyectos referentes á la protección de la Agricultura, construcción de ferrocarriles secundarios, caminos vecinales y riegos se han de llevar á cabo, impónese la contratación de un empréstito que venga á suplir las deficiencias del presupuesto. 1 A DIPUTACIÓN D E El Sr. Sostres. BARCELONA presidente de la Diputación de Barcelona, pronuncia á continuación un discurso que, por su sinceridad y sus tonos de alto patriotismo, consigue general aplauso. Me levanto, dice, porque si permaneciera callado podría interpretarse mi silencio como una protesta ó, por lo menos, como nota de desacuerdo con las demás provincias, y yo quiero significaros mi conformidad, mi adhesión, ó por mejor decir, la conformidad y adhesión de Barcelona á cuanto aquí hagáis y proyectéis en beneficio de Ja Patria. Hasta ahoia han vivido siempre en desacuerdo el Gobierno y las provincias; han vivido alejados, olvidando que no es éste el camino que conduce al bienestar general; se han distanciado, ignorando quizá que lo que al país interesa es precisamente que convivan aquéllas unidas en abrazo estrecho con el Gobierno, desconociendo que la aspiración de cuantos hemos nacido en esta Patria es que las banderas todas de las provincias vayan envueltas en ¡a grande, en la gloriosa bandera española. No más leyes, no más decretos, no más reglamentos que responden en muchos casos á conveniencias particulares y sirven mezquinos y personales intereses; más unión, más compenetración entre el Gobierno y las provincias; que aquél conozca más prácticamente las aspiraciones, los deseos, las necesidades de los pueblos; que éstos puedan exponer sus quejas, presentar sus planes, sus proyectos de mejoramientos y reformas; que si esto se hace, si tal esperanza se reajiza, si conseguimos que cristalicen en hechos los propósitos que aquí nos congregan, teied la seguridad de que podremos set felices, y en tocias, absolutamente en todas! s legiones españolas se darán rvivas! al suelo natar, si, se amsra ei terruño donde na cimoB y donde queremos morir; pero se amará también, se vitoreará también y se bendecirá también al glorioso, al sacrosanto nombre de España. (Grandes aplausos. Por lo que hace á nosotros, continúa, tenemos caminos vecinales; está asegurada la construcción de los proyectados, é igualmente la conservación de los ya hechos; sin embargo, Barcelona, al conocer la iniciativa del ministro; al enterarse de los propósitos que en bien de la Nación le animan, ha sido la primera en acudir, porque al fin y al cabo se trataba de algo que interesa mucho á las demás provincias que amamos como á hermanas, y ante ello no podía permanecer indiferente. (Aplausos. Conviene á su juicio que de la Asamblea salga la derogación de una fórmula general, pues en ésta como en otras cuestiones no se puede conceder con idéntica medida, toda vez que las necesidades no son las mismas en todas las provincias; y termina con un brillantísimo párrafo manifestando que la mayoría del pueblo espera en Barcelona que el Gobierno escriba páginas gloriosas en beneficio de todas las provincias y, por consecuencia, de la Nación que aquéllas integran. Hablan después ei señor Bustamante, de León; el S r Castillo, de la Diputación de Jaén; el Sr. Castro, de la de Oviedo; el señor Vivanco, de la de Lérida; el Sr. Luque, de Cádiz; el Sr. Reina, de la de Cáceres y el se ñor. Clavijb, presidente de la de Sevilla. Todos saludan á sus compañeros y dhigen frases de elogio al ministro de Fomento, iniciador de la idea cuya realización les consagra. El Sr. Gasset pronuncia algunas palabras para significar su agradecimiento por las alabanzas de que ha sido objeto, y propone que la Asamblea vuelva á reunirse hoy, á las diez y media de la mañana. Acuérdase así y se levanta la sesión, que ha sido realmente un éxito completo, pues á ella han acudido los representantes de todas las provincias de España, excepción hecha de las Vascongadas y Navarra, que no fueron invita das por la índole especial de las mismas. Después de la sesión que esta mañana ha de. celebrarse, continuarán las conferencias particulares con el ministro, á fin de que éste pueda tomar nota detallada de las pretensiones que en punto á los caminos vecinales y en general á obras públicas tiene cada provincia. Terminadas estas conferencias, volverá a reunirse la Asamblea y en una sesión hará e Sr. Gasset el resumen de los trabajos reali zados. OTROS TREPRESEN ANTES I A REINA N EL FOMENTO -DE LAS ARTES A ias cinco y media ae la tarde visito ayet S. M la Reina el local de El Fomento de la Artes, instalado en la calle de San Loren zo, núm. i 5 Acompañaban a la augusta dama la señora duquesa de San Carlos y el duque de Sotomayor. A la puerta de! benéfico establecimiento ofrecieron sus respetos á doña María Cristina el gobernador civil y la Junta directiva de E! Fomento, de la que son presidente y vicepre sidente, respectivamente, D. Eduardo Dato j el marqués de Valdeiglesias. S. M la Reina recorrió detenidamente to das las dependencias del citado Centro, quedando sumamente satisfecha de su visita, a terminar la cual, S. M. que fase obsequiada con magníficos bouquets, felicitó a ia junta di rectiva y á los orofesores de la institución.