Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1! ANO CUATRO. NUM. 484. CRÓUNIVER SAL ILUSTRADA EXTRAORDINARIO DE A B C Nuestro número de mañana tendrá carácter de extraordinario, estará esmeradamente impreso en magnífico papel satinado, y además de amplia información gráfica y de noticias contendrá el suplemento de modas La Mujer y la Casa, con arreglo al siguiente SUMARIO Crónica de la moda, escrita en París expresamente para A B C por la baronesa G... Las faldascoselete. Variedades. El arte en la escuela. Reglas para la buena servidumbre. De las nodrizas. Recetas. Una escuela práctica de cocina. Cocina domés tica. Pensamientos escogidos. Correspondencia particular. Figurines. Modelos de París. Profusión de grabados. Este número se venderá en toda España al precio de mero de obreros, porque la primera materia será objeto de doble ó triple número de transformaciones, elevando su valor por el solo esfuerzo de la mano de obra. No se puede negar que en ei Arancel se han deslizado errores, que existen clasificaciones que reclaman enmienda, que varios derechos deben ser modificados, previendo lo cual, en vista de las sumas dificultades de la obra, se concedió en las bases aprobadas por el Parlamento un plazo para reclamar contra los derechos y las clasificaciones. Lo que no cabe rectificar es el sentido general del Arancel, sopeña de distanciarnos del movimiento general en Europa. De otra suerte, haríamos á nuestro mercado blanco del exceso de producción de las industrias extranjeras que violentan por todos los medios la exportación para apoderarse de los mercados indefensos. Además, si nos desviáramos de la orientación impresa en las bases arancelarias, renunciaríamos al perfeccionamiento de nuestras industrias y á la implantación de nuevas fabricaciones que ólo aguardan á que el Arancel- sea estable para instalarse en España. Lo que tiene alarmados con razón á los productores es la ingerencia manifiesta de algunos representantes y Cámaras de Comercio extranjeros en la confección del arancel, que debe ser una obra exclusivamente nacional. La revisión que se Heve á cabo de las partidas y de los derechos del Arancel sólo es lícita obedeciendo á las reclamaciones de los productores y comerciantes españoles, que son los únicos llamados á medir el alcance protector de las tarifas. Toda modificación que responda á indicaciones de los extraños, aun cuando venga disfrazada más ó menos con la capa de interés nacional, daría al hecho carácter de intervención. Se nos dirá que tal vez la segunda columna del arancel ofrezca dificultades para llegar á acuerdos comerciales con las naciones que nos compran. Para salvar estos inconvenientes hay dos caminos: primero, el de elevar la primera columna que hoy es igual á la segunda en muchas partidas, para que resulte efectiva la ventaja de obtener el traro de favor; segundo, si algunos derechos constituyen obstáculos graves y justificados para conseguir los beneficios que nos concedan otras naciones, acudir al Parlamento para que, por medio de una ley, establezca estas rebajas que constituirán un sacrificio en justa compensación de los beneficios que se reconozcan á nuestros productos de exportación. Este fue el criterio que en el Parlamento se estableció por declaración del Gobierno y de los jefes de las minorías. El arancel no es una obra exclusivamente del Gobierno, es una obra de armonía en la que colaboraron todos los partidos, haciéndose intérpretes de las aspiraciones nacionales. El Gobierno por sí solo no puede destruirlo, para ello necesita el concurso del Parlamento. Esto nos induce á reclamar la apertura del Parlamento, para que si llega un conflicto ó si el Gobierno hace mal uso de la autorización, pueda el país ejercitar su derecho y defender los grandes intereses nacionales que le son encomendados. Hacerlo en otra forma, á espaldas del Parlamento, ofrece graves peligros, dando ocasión á que se repita lo que ocurrió con el tratado con Alemania, actitud nuestra que ha venido á iustificar el acuerdo del Parlamento italiano SEMADKID, IÍ DE MAYO DE 1900 NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS respecto al tratado que celebramos últimamente con dicha nación. Haciéndolo así evitamos la desigualdad en que nos encontramos para tratar con naciones fuertes, perfectamente preparadas, lo que nos expone á causar daños irreparables por falta de datos y desconocimiento de nuestra potencialidad productora y consumidora. Suiza, para tratar con España, prescinde dt diplomáticos y nombra á industriales y agricultores; Italia cuenta siempre con el concurse de los representantes de la producción nacional, y Francia, á la que imitamos en tantas cosas, en defensa de su columna intangible, acude, antes de formar ningún tratado, á las Cámaras para que acuerden las rebajas opor tunas. FEDERICO RAHOLA MADRID AL DÍA p l tiempo siguió ayer inseguro y asus tando á los que piensan divertirse una barbaridad en las próximas fiestas, cada día más ponderadas y bombeadas. La lotería no ha tenido en su sorteo de ayer los mimos que suele guardar para Madrid. Es verdad que harto premio va á tener en breve la villa con la avalancha de gente que se la vendrá encima. Se celebró en el ministerio de Fomento la primera asamblea de Diputaciones provinciales. Hubo gran animación, buenos deseos y muchas esperanzas de que ahora se entrará por el buen camino para que haya caminos. El Ayuntamiento celebró sesión de dos horas y media, invertidas en discutii la cuestión de persona de credenciales, de nombramientos, etc. lo que se llama emplear bien el tiempo y desvivirse pot la felicidad del pueblo madrileño. Los ministros también celebraron sesión en Palacio, presididos por el Rey, y en ella hicieron derroche de buenos propósitos. Todas las cuestiones políticas están aplazadas hasta después de la boda. Entonces vendrá lo bueno. Y, na turalmente, 3 o maio. También estuvieron en Paiacio JOS alcoholeros para leer á S. M un mensaje pidiendo la reunión de las Cortes parí que estudien y resuelvan la crisis de h viticultura y de la industria de alcohol Fueron los comisionados los únicos que ayer hablaron de crisis en la casa de 1 Rey. La Reina visitó por la tarde el Fomento de las Artes, uno de los centros que más honran á Madrid y de los muy pocos donde se hace algo práctico. La Casa de Campo, donde se siguieron los Concursos de tiro de pichón, no estuvo tan animada como en tardes anteriores. El tiempo no favorece á este sport como favoreció Ja semana pasada al hípico Por la noche no hubo rmas novedad teatral que 2 a despedida de Tina di Lorenzo y su compañía en la Comedia. El DIEZ CÉNTIMOS LOS NUEVOS ARANCELES barcando la obra en conjunto me atrevo á A afirmar que representa un progreso respecto al anterior en cuanto á clasificación y estructura. Sin haber llegado al gran número de partidas que otros aranceles contienen, se han desdoblado bastantes, lo cual ha permitido rebajar el derecho para los productos bastos ú ordinarios y elevarlo para los finos ó superiores. Nuestro arancel, por lo mismo que comprendía en una sola partida todas las cualidades, partiendo de un valor promedio, ha servido principalmente para desarrollar las manufacturas cemunes, mientras las finas ó de lujo, que contienen mayor cantidad de mano de obra, continuaban importándose del extranjero. En artículos de lana, por ejemplo, los géneros llamados de verano, para señora, no han podido todavía fabricarse en España, limitándose la industria á fabricar los más gruesos ó de invierno, que tienen menos valor y no exigen tanta mano de obra. En Jos artículos de algqdón, como muselinas y tules, pasa algo parecido. Esta diferenciación establecida en eí nuevo Arancel ha facilitado que se bajase el derecho para los artículos gruesos de algodón y de íana, que son los que consumen las clases proletarias, y para los cuales no se requiere ya una protección tan decidida como en otros tiempos, porque la fabricación está en condiciones para resistir la competencia. En cambio, se dispensa una mayor protección á los artículos que tienen incorporada más cantidad de trabajo, favoreciendo la mano de obra nacional. De esta manera, muchos de los jornales que importábamos del extranjero, englobados en el precio de los artículos, quedarán á favor de los obreros españoles. En hilados de algodón, por ejemplo, con los 80 millones de kilos de algodón que compram s, como promedio anual, se elaboran hilos, que tienen un promedio de numeración baja. Si censeguimos elevar este promedio, fabricando números superiores, con el mismo algodón pondremos en movimiento á muchos más brazos, y con eíio se dará trabajo á mavor nú-