Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BOLETÍN DE APUfcSTAS MUTUAS la api sia por aba! o no miedc SÍT inferior a UNA PESETA m supenoi a VEWTKWCO, sin p acciones de céntimos Estábanse COJV VETJ A el numero del caballo y la cantidad de pesetas, z iictiaue sie npi e el lector su verdadero nombre y ademas el seudónimo cuando desee aparecer con el en la relación de las cantidades recibidas. ¿MUEBLES DE OOASIQN? Plaza del Ángel, 6. -EL CENTRO Grandes Almacenes de Tejidos H H D Q! fl k. HUÍ B B n n- agh. BlHtK Wombre Seudommo que vive en Seudónimo que j fí Gran venta extraordinaria- sólo asía el sábado 10 000 cortes de vestido s e d a pura á 15 20 y 25 ptas S e alas negras b r o c h a d a s desde 2 hasta 10 ptas vara Ricas sedas p a r a trajes d e novia, en blanco y en negro, desde 2 hasta 15 ptas 16.OOO cortes d e vestido, lanas fantasía, á 10 15 y 20. Armiires negros, todo lana, á 1,1,50,2 y 3 pe setas vara Velos t o a l l a blonda y Ghantilly á 3 50,5,8 10 y 15 ptas Ocasión: 3 000 mantas de viaje a 10 12 y 15 ptas. Gasas, Tules Batistas, céfiros y m i l artículos m á s casi de b a l d e Solo hasta el sábado Caballero de Orada, 10 y 12, entresuelos. Jareño y Compañía piso GRANDES TALLERES B Construcciones metálicas y fundición de hierro Armaduras puentes, vigas armadas, soportes, columnas fundidas caldererías, cerrajería de construcción, etc Dirección: Palaibx, 15. Teléfono 2.288 Insecticida sin rival de las pulgas, chinches, muy eficaz para la polilla, correderas, hormigas y demás insectos Se recomienda en particular a las familias y dueños de fondas y casas da huéspedes- -Venta en Madrid CANO A, CRUZ, 81, y GATO, 3 MADRID npiv Población P oviriria piso núm. Población Provincia POLVOS DE KEATiNG APUESTA Por el caballo n. pesetas APUESTA Por el caballo n. pesetas MAQUINAS D E ESCRIBIR perfeccionadas a POSTAL Y KANZLER 40, HORTALEZA, 4 0 Accesorios Enseñanza. Copias. Traducciones Papel de lu O Se admiten representaciones en provincias Se vende gran partida do losas batientes y losas labra das Magallanes, 19. Se vende pianola (Apolo) p tocar el piano R. Columela, 11, 3 odra 9 a 11 v 8 1 a 10. de las mejores razas extranjeras, de é a 6 años, aclimatados y domados, desde 2 000 pesetas. Sr Mazariegos Valladohd 70 caballos de lujo PtíM i eMgl. oS, 6 y 8. IPelwqjierí especial. l JÍ BIBLIOTECA DE A B C RAMUNCHO i75 los besos larguísimos en que puso todos los amores de s i alma! ero esto duro muy poco tiempo. No fue Francisca nunca de las que se dejaron vencer, o al menos de las que delataron su abatimiento en largos transportes. Con los brazos desnudos, su cabeza de nuevo caída, cerro los ojos, inconsciente ya... Ramuncho, de pie, no atreviéndose a tocarla, lloro, sin que se ¡e oyera y volviendo la cabeza, ardientes gruesas lagrimas. Entretanto, á 1 o lejos comenzaba a tocar a oraciones la campana de la parroquia, cantando, con sus sones la tranquila paz del pueblo y llenándolo de dulces vibraciones protectoras, consejeras de un sueño feliz para aquellos á quienes aún les aguardan maña as esplendorosos... W día siguiente, después de haberse confesado, muno Francisca, silenciosa y firme, como sintiendo vergüenza de su sufrimiento y de su hipo de muerte... En tanto, alia abajo, las campanas tocaban a agonía Por ia noche, Ramuncho se encontró solo, ai lado de un cuerpo tendido y yerto que se conserva y mira durante algunas horas, pero que, con dolor, hay que dejarlo llevar a que se hunda en la tierra... viii Paítren ocho días. A la caída de la tarde, cuando el viento frío de la montaña en ráfagas violentas sacudía furioso las ramas de los ai boles, Ramuncho volvía a entrar en su casa desierta, donde e! gris de la muerte parecía esparcido por todas partes La vanguardia invernal había pasado ya por el país vasco en forrea de helada que quemo las flores anuales, llevando a ia vez el ilusorio verano que se Cieía gozai en pleno Diciembre Delante de la puerta de F ¡an -ca los aturaos v! ¿s d J n s ¿icab ban di mornsí, y el sendero de la entrada, por nadie ya cuidado, des- aparecía bajo, el amontonarse de las hojas amarillentas. En cuanto a Ramuncho, las primeras semanas de luto ocuparonselas los mi! quehaceres, que algo distraen el doior. Orgulloso como su madre, había querido que, siguiendo los antiguos usos de la parroquia, se hiciese con lujo cuanto se refería a entierro y funerales Fran. cisca había sido llevada al camposanto en un ataúd cubierto de terciopelo negro, sujeto con plateados clavos. Después celebráronse las misas mortuorias, a las que asistieron los vecinos con capa larga y las vecinas envueltas y encapuchadas con negros velos. Xodo esto representaba para el, que era pobre, no pocos gastos De la cantidad dada en otro tiempo, en el instante de su nacimiento, por el desconocido padre, le quedaba muy poco, puesto que la mayor parte se perdió e aquellas imposiciones desgraciadas. Para marchar a America ahora, era preciso dejar la casa, vender los queridos muebles de familia, reunir la mayor suma posible de dinero... Aquella vez entro en su casa presa de una turbación particular, porque iba a atreverse a una cosa dejada siempre de un día para otro, y respecto de la que su conciencia no estaba tranquila. Había visto y examinado cuanto a su madre perteneciera, pero la caja conteniendo papeles y cartas permanecía aun intacta, y aquella noche propúsose abrirla. No estaba seguro de que la muerte, como se cree de ordinario, de derecho a los que sobreviven para eer las cartas y penetrar los secretos de los que acaban de partir de este mundo Quemar, sin mirar todo aquello P r e cíale mas respetuoso mas correcto Pero ta era destruir para siempre el medio de volver a e icontrat a aquel de quien era hijo abandonado ¿Que haiis. pues...