Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 9 DE MAYO DE 1906. PAG. 5. EDfCION i. LA POLÍTICA FRANCESA á U nidos tosFrancia con lazos más estrechos que de una mutua simpatía, el resul- tado de las elecciones allí verificadas el domingo es para nosotros más digno de estudio ahoya que en otras ocasiones ¿Influirá la nueva Cámara en la política exterior? Muy poco, ó mejor dicho, nada, porque los diversos partidos democráticos tienen, en general, el mismo criterio en. las cuestiones internacionales y aprueban lo que hasta ahora se ha hecho. Luchan denodadamente estos partidos cuando se trata de problemas políticos, religiosos y sociales; discuten poco las cuestiones internacionales. La Revolución francesa quería imponer sus ideas al universo; la República; francesa actual se alió c n el Zar autócrata de todas las Rusias. Las alianzas, los convenios internacionales obedecen á intereses del momento, á intereses materiales: ya no existe el proseletismo de antaño. Este es el signo de los tiempos modernos. Si no ha de influir la nueva Cámara en la política exterior, influirá mucho, en cambio, en la política interior. Desde ese punto de vista es interesante sacar alguna consecuencia de los datos todavía incompletos, transmitidos por el telégrafo. Con ellos se vislumbra ya que el bloque republicano, compuesto por demócratas de varios matices y por socialistas de diversas procedencias, saldrá de las urnas con más fuerza que antes. Proseguirá ¡a política iniciada porW. ildek- Rousseau y acentuada luego por Combes; tendrá también que ocuparse en algunos problemas planteados por los socialistas. Las derechas, debilitadas con la gran derrota sufrida por los nacionalistas, opondrán menos resistencia que antes á la marcha de la revolución pacífica emprendida por nuestros vecinos; en cambio, los Gobiernos tendrán que luchar con las tendencias de los socialistas ultra- revolucionarios que han triunfado esta vez en muchos distritos y que vendrán capitaneados por (Jules Quesde. La elección de Jules Guesde por Lille tiene gran importancia; desde 1893 no había vuelto á ser diputado. De su triunfo de ahora se pue 1 de decir lo que entonces decía un escritor tan sesudo, un observador tan profundo como lo es e! economista Leroy Beaulieu: Los espíritus superficiales de la Prensa y del Parlamento consideran la elección de Jules Guesde como un hecho secundario. La consideramos nosotros como un hecho capital, el más importante quizá de cuantos se han producido en Francia desde 1871. Es preciso reconocerlo. La entrada del colectivismo en la Cámara es un acontecimiento trascendental. Jules Guesde es en Francia lo que son en Alemania Liebknecht y Bebel. Estos hombres estudiosos, estos incansables propagandistas, no se parecen en nada á los muñecos de ¡a extrema izquierda, que son hombres sin cerebro, sin opiniones fijas y sin energías. ¡Estemos sobre aviso! Esto pensaba Leroy Beaulieu de Guesde en 1893 y no se equivocaba. El nuevo diputado ha sido quien con más claridad ha expuesto en el Parlamento la doctrina colectivista. En 1896 pronunció dos discursos, el uno en contestación al progresista Deschanel y el otro contendiendo con el monárquico De Mun. Toda, vía hoy, son estos discursos el credo del partido que acaudilla. Conozco personalmente á Jujes Guesde. Este hombre influye en las masas obreras no solamente con su palabra elocuente, sino también con el ejemplo de su vida privada. Vive en una guardilla, sin servidores, guisando lo que come, lavando él mismo su ropa, bastán- dole 60 céntimos diarios para subvenir á todas sus necesidades. Es modesto v sencillo en sus gustos. (íjQuiere usted, me decía en París un amigo suyo y mío, causarle un gran placer, una alegría que haga época en sus recuerdos? Convídele usted á comer en el restaurant Italiano. En efecto, no va nunca al teatro, vive muy retirado, entregado al estudio. La única distracción que tiene es ir á ese restaurant italiano, al que tiene irresistible afición. Habrá comido allí dos ó tres veces en toda su vida. Este es Guesde. Añadiremos que ese hombre es el mayor obstáculo que ha encontrado Jaurés en su camino. En 1900, en el Hipódromo de Lille, expusieron ambos su criterio sobre la táctica socialista, abogando el uno por la lucha sin tregua y sin uniones, aun circunstanciales, con los demás partidos, y defendiendo el otro un procedimiento opuesto: la entrada de los socialistas en los Gobiernos burgueses. En resumen, aunque es difícil adelantar juicios, podemos decir que de la elección del domingo saldrá una mayoría adicta al Gobierno y resuelta á proseguir la política emprendida; que los nacionalistas han sufrido un gran descalabro y que los socialistas tendrán más votos que anteriormente. Quizá con la presencia de Guesde se acentúen más las divisiones que existen entre ellos. Se van á dibujar con más claridad que nunca dos tendencias: la de una extrema izquierda socialista, capitaneada por Guesde y la de un socialismo oportunista, acaudillado por Jaurés. Estas dos agrupaciones irreconciliables se combatirán con saña. Quizá por eso tenga menos importancia la victoria de los socialistas de lo que á primera vista podemos conjeturar. ALVARO CALZADO EL BAILE DE ANOCHE aún no EN EL PALACIO DE Cuando borrado PORTUGALETE se ha ta gratísima impresión de aquel baile que en honor de SS. AA. los infantes doña María Teresa y D. Fernando organizó la ilustre duquesa viuda de Bailen, cuando todos recordaban aquella espléndida fiesta como una de las más simpáticas y brillantes de estos últimos años, esta noble dama obsequió al Cuerpo diplomático y á lo más selecto de la sociedad aristocrática con la primera de las fiestas que las casas de más ilustre abolengo organizan en prueba del agrado con que se ve el próximo enlace de nuestro augusto Monarca con la que muy en breve ha de compartir con él el trono de España. Desde las primeras horas de la noche comenzaron á llegar los invitados, que eran muchos y selectos, de la mayor parte de éstos eran conocidas ya fas magnificencias que encierra el palacio de PortugaJete; los que las desconocían admiraban una á una las diversas obras del arte clásico y del arte moderno que lo avaloran. En primer término, el visitante estudia con artística fijeza el puro estilo pompeyano que decora el hall del palacio; luego, en el salón veneciano, donde todo es clásicamente- arte y gusto, se ve el bronce de Mariano Benlliure, del insigne escultor, Granuja de playa, y un antiquísimo mueble florentino de inapreciable valor; después, en el salón de tapices, cuyos muros están cubiertos por obras goyescas, ad mirablemente reproducidas por la primorosa tramazón del tejido, hay muchas figuras y grupos de Saxe antiguo; una artística vitrina encierra una valiosa colección de tabaaueras de muy subido labor. En el salón de retratos penden de los muros, Jos de los antepasados de la ilustre dueña del palacio, no faltando el de ella ni el de su difunto esposo, el penúltimo duque de Bailen, y ocupando lugar preferente el del primer poseedor del mencionado título. El salón de baile ofrece, como todos los mencionados anteriormente, un aspecto de esplendor verdaderamente ideal, profusamente iluminado, totalmente tapizado de delicadas flores, todo él repleto de belfas damas, ataviadas con ricas telas y alhajadas con valiosas joyas. Es el salón de estilo Luis XIV, habiendo alcanzado aquella época las maderas de que están construidos sus muebles y la sedería que los tapiza. Armoniza con el estilo, dándole un complemento poco común, la decoración toda del suntuoso salón, donde se enseñorean los magníficos cuadros La presentación demudóme de La VaíKere ai rey Luis XJV y Lección de música. Y, finalmente, en la galería circular que pone en comunicación todos los salones enumerados, también hay artísticas obras dignas de mencionarse, cosa que gustosos haríamos si el espacio reducido de que disponemos nos lo permitiese. A las diez y media llego al palacio de Portugalete S. A. la infanta doña Isabel, acompañada de la marquesa viuda de Nájera, de la condesa de Toreno y del Sr. Coello, siendo esperada al pie de la escalera por la duquesa viuda de Bailen y por el marqués del Riscal; del brazo de éste hizo S. A. la entrada en los suntuosos salones. La orquesta, después de tocar la Marcha de Infantes, preludió el primer rigodón, el de honor, que fue bailado por la Infanta y el marqués del Riscal, á quienes hacían vis á vis la duquesa viuda de Bailen y el embajador de Inglaterra. En rigodones sucesivos S. A. bailó con sír Bunsen, embajador de Inglaterra; con M r Radowitz, embajador de Alemania, y con el conde de Peña- Ramiro. FIESTAS REALES 1 a batalla de flores. En vista de que la corrida de toros se celebrará el día 2 de Junio, la batalla de flores se ha aplazado para el día 4 Las tribunas que se construyen en el paseo de coches ha sido necesario ampliarlas en número, hasta más allá del lugar conocido vulgarmente por. los pinosa. Para recompensa de las carrozas y coches engalanados que se presenten á tomar parte en la batalla de flores, se han acordado los siguientes premios: Para las carrozas se concederán seis; de 5.000, 3.ooo, 2.000, 1.000, 75o y 5oo pesetas, respectivamente, y para los coches cinco: de 2.000, f. 5oo, 1.000, 5oo y 25o pesetas. En el recinto donde se celebre la batalla de flores no se permitirá la entrada más que á los carruajes engalanados con flores naturales ó flores artificiales finas, y á los automóviles eléctricos igualmente adornados. Hasta el presente han solicitado lugar para emplazar las tribunas el Casino de Madrid, la Gran Peña, el Nue o Club, el Círculo Militar y la Sociedad Fotográfica. Los precios de las tribunas no dependerán de la extensión que ocupen, sino del lugar en donde hayan de emplazarse. Los referidos precios serán de 200, l í o 125, 100 y yS pesetas. TT istrito del Congreso. La suscripción iniciada por la Junta central de este distrito, encargada de promover los festejos con ocasión de la boda de S. M el Rey, aumenta á diario con importantes cantidades. Falta por conocer, entre otras, la cifra con que contribuirán la aristocracia y entidades bancarias situadas en el distrito. Las noticias son de que rebasara la suma que se tenía calculada.