Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Si AÑO CUATRO. NUM. 478. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. Farnbourough- Hill, residencia hoy de Eugenia de Montíjo, la venerable anglo- española que tanto se regocija de la boda del nieto de su antigua reina Isabel II con la nieta de su Victoria 1. Y por solía verse 1 1 NA ACLA- Por la Corresponden- fiel amigaen fin, frecuentemente allápríncipe Altambién, al tT RACIÓN cía de España de ano- fonso de Borbón, cuando, desterrado, iba y ve- che nos enteramos de que El Mercantil nía á aquel colegio militar de Sandhurst, donValenciano, periódico con el cual no te- de había de fechar su histórica carta, que fue nemos cambio, ha publicado un telegra- bandera de la Restauración. ma de su corresponsal en Madrid, acoTodo ello pasaba, sin embargo, como en rágiendo la noticia de que ha sido firmada pido cinematógrafo. La excursión salió de Osla escritura constituyendo el trust de la borne después de almorzar y á las seis y media Prensa, en el cual entran los diarios El llegaba á Kensington Palace. Descontad de liberal, El Imparcial y Heraldo, agre- estas horas el tiempo que invirtió el Giralda gando que aparece que existe la idea de entre East Cowes y Southampton y los seis cuartos de hora que se detuvo en Winchester suspender la publicación de A B C. la caravana automovilista y podréis calcular la Como la noticia que se refiere á A B C velocidad de la marcha. Aunque el conde de es en absoluto falsa y perjudica á nuestra Covadonga no hubiera ido de incógnito, el publicación, nos creemos en el caso de efecto hubiera sido igual. Los pueblos del cahacerlo constar así y de explicar á nues- mino veían pasar aquella nube de polvo sin preocuparse de quién iba dentro. tros lectores la verdad de lo ocurrido. En cambio, durante la parada en Winches, Es cierto que á nuestro director, señor Luca de Tena, se le invitó á formar par- ter el consabido incógnito quedó por tierra. te de una Sociedad constituida por dos La vieja población se estremeció de placer reimportantes diarios, y no lo es menos cordando sus buenos tiempos, y hubo gritos, hasta protestas porque se proque no se llegó á un acuerdo. Se le pro- aclamaciones y... en la catedral durante la regia hibió la entrada puso entonces la compra de los edificios visita: nadie se satisfacía con haber visto llegar y de los periódicos Blanco y Negro y los automóviles por Saint Cross y King s Gate, A B C sin que hasta la fecha exista y con la esperanza de verlos partir. Así pues, ningún convenio, pues ni siquiera se ha ya que en el templo sólo entró el elemento oficial, el pueblo entero se precipitó al encuentro discutido una sola de las bases. de la comitiva cuando ésta hizo alto en AlbeyCíaro es, por lo tanto, que no se ha gardens y High street para ver, respectivahablado de la desaparición de A B C, mente, las estatuas de la reina Victoria y del ni sobre este punto habría admitido nues- rey Alfredo. Allí los ¡hurrahs! y los aplausos fueron formidables. tro director discusión alguna. A B C que en los once meses que Yo corrí la misma suerte que la mayoría, y lleva de existencia ha conseguido codear- no pude entrar en la catedral, á cuya puerta se por su circulación é importancia con recibieron al Rey el vicedeán Braithwaste y el los diarios más antiguos, no está desti- mayor de Winchester. Tampoco logré asistir nado á morir y sí á vivir cada día más al té con que fueron agasajados Rey y Príncideanato; prósperamente, mientras el público siga pes en el las ruinas y sólo asistí, de lejos, á la visita de de Wolvey Castle. Pero no favoreciéndole como hasta ahora. cabe duda de que á D Alfonso le impresionó hondamente la vieja villa y de que admiró la hermosa catedral normanda, quizá la más larga de Inglaterra, así como la inteligente restauración que de ella se está haciendo. Y si es cierto que dijo, como dicen, viendo un retrato, que la reina María era fea con exceso, y que se LONDRES, 2, MAYO explicaba el desamor de Felipe no faltaría quien le refiriese detalles de la boda que allí se as cintas que con los colores de España y celebrara y del curioso ceremonial que la preBattenberg adornaban el ramo que la cediera y la siguiera, incluso la tradicional hija del capitán Connor dio á la princesa Ena bendición que con toda solemnidad dieron al al embarcar en Trinity Wharf, eran todo un lecho nupcial los cinco obispos asistentes al enprograma de la excursión. N o simbolizaban sólo el amor de dos novios; eran recuerdo lace... también de los lazos que han unido otras veces Y después de Winchester correr hasta la historia de los dos países. Y de esos lazos Londres... donde volvió á descubrirse el inquedan no pocos testimonios en el trayecto cógnito. ¿Quién había de hacer creer á las genSouthampton- Londres, que nuestros automó- tes que formaban fila en High street y Palace viles habían de recorrer, vía Basingstoke, si- Arenne que era un simple conde español el guiendo á los cuatro motor cars de la regia que venía á Kensington en dulce coloquio con Comitiva. la futura Reina de España? Sin embargo, el La princesa Ena, que es tan ilustrada como público estuvo correcto; saludó, agitó pañuebella, enumeraría, de fijo, á D Alfonso algu- los, pero no vitoreó. Y á los saludos contestó D Alfonso con esa peculiar sonrisa suya que nos de esos recuerdos. Sobre la misma ruta está Winchester, el Vincestre de vuestros es- le hace tantos amigos en Inglaterra, y la princritores antiguos, donde por primera y última cesa Ena, en cuyo rostro algo pálido se advervez se unieron las coronas de ambos Estados. tían huellas del cansancio de la excursión ó de P o r aquel camino se va á Strathfieldsaye, resi- ¡a convalecencia, con afectuosas inclinaciones dencia un día del duque de Wellington y de de cabeza. Luego, mientras el Rey se quedaba allí á comer, el resto de ia comitiva se dirigió Cíifdad- Rodrigo. Por allí se pasa para ir á MADRID, 5 DE MAYO DE 1906. NUMERO EXTRA. 8 JO C É N T I M O S á Buckinghan Palace, donde pasará unos días el conde de Covadonga, sin otro signo exterior de su estancia que la guardia que prestará desde hoy The J (ing s Guard of Household lnfantry, según orden expresa del dueño de la casa, el duque de Lancaster, que anda ahora viajando también de incógnito por Italia y Francia. ¿Llegarán á verse aquí el conde y el duquet Lord Farquhar, que es nuestro marqués de Borja, acaba de asegurarme que no. Pero si D Alfonso ha de asistir á todos los teatros, Exposiciones, fiestas y salones que anuncian como cosa indudable su visita, aún tendremos aquí á vuestro Rey otras dos semanas. Conste, pues, que si se va, es porque necesitará irse. Londres, y singularmente Ken ángton, llorará su ausencia. W. RUSSELL SOBRE EL TRUST DE LA PRENSA MADRID AL DÍA J o hubo ayer, afortunadamente, ningún espantoso crimen como el de anteayer... pero se tuvo noticias de hechos que si no son crímenes de los que condena la justicia lo son de los que condena la conciencia. Verán ustedes. El gobernador civil dijo ayer en la Diputación y en sesión pública, para que mejor se sepa, que la sala de espera del Gobierno civil ofrece por las noches UÜ cuadro espantoso. Muchos infelices que no tienen albergue ni qué comer, van á pedir que se les lleve á algún asilo ó á la Cárcel como criminales, con tal de tener cama y comida. A los enfermos graves que por orden del gobernador ingresan en el Hospital, se les da de alta al siguiente día, siendo preciso, en algunos casos, la conminación de la autoridad para evitar esos actos de inhumanidad. Una niña, con 40 grados de fiebre, pasó toda una noche acostada en una banqueta del Gobierno civil, porque no se la admitió en el Hospital, adonde fue llevada desde la Casa de Socorro. Para muestra bastan, nos parece, estos botones. Y juzgue el lector si lo descubierto ayer no emociona tanto y produce igual ó mayor indignación que el crimen de anteayerEl tiempo se ha revuelto algo en las últimas veinticuatro horas, no se sabe contra quién: probablemente contra cosas como las anunciadas y otras que suceden y no deberían suceder Hubo batida municipal y caza de pan falto de peso, elaborado por algunos estimables industriales que días pasados se lamentaban ante la autoridad civil de que no se puede vivir ni hacer negocio, y que cualquier día de éstos pedirán sollozantes la luna, si no es todo el sistema planetario. El Gobierno dio á conocer el programa oficial de las fiestas regias, también oficiales. Luego vendrán los programas parciales, y después las modificaciones yJ, finalmente, el diluvio universal. El Concurso hípico estuvo ayer más Cowes- SouthamptonLondtes L