Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3 DE MAYO DE 1906. PAG. 6. EDICIÓN De ella da cuenta la siguiente nota oficiosa: Se ha verificado esta mañana la conferencia de los comisionados óe ias Diputaciones vastongadas con los directores generales de Ha; ienda, presididos por el señor subsecretario de) ministerio de Hacienda. Desde luego se convino por ambas partes que los actuales cupos del concierto económico sigan rigiendo sin alteración hasta 3i de Diciembre del corriente año. Se entró luego á cambiar impresiones respecto á si habían de empezar desde luego las negociaciones para la revisión de los cupos y fijación de los que han de regir en lo futuro una vez que finalice el año actual, y sin llegar á un acuerdo se dispuso someter el asunto al Gobierno, el cual habrá de resolver si aquellas negociaciones han de comenzar desde ahora ó han de sufrir un aplazamiento. Asistieron á la entrevista: por Vizcaya los señores Urquijo y León; por Guipúzcoa, los Sres. Lili y Gascue, y por Álava, los señores Velasco y Guinea. Terminada la conferencia con los directores generales de Hacienda, celebraron en el hotel de París una reunión que duró más de una hora, los comisionados vascos y los representantes en Cortes de las tres provincias, para cambiar impresiones sobre los extremos contenidos en la nota oficiosa preinserta. de rosas y de claveles, gardenias y pensamientos; en cada barrio un altar y en cada altar un portento de juventud y alegría y buen humor madrileño. conmigo! ¡Ya será raenosl Y mientras ella se marcha con graciosos contoneos y meneando con aire aquel cuerpecito esbelto y aquella falda planchada y el pañuelillo de flecos, el, apurando un cigarro y echando á un lado el sombrero, se va por la calle arriba orgulloso y satisfecho, sin un ochavo siquiera pa mandar cantar á un ciego, y, eso sí, con un jartel de mozo guapo y espléndido. ¡Qué días aquellos días... ¡qué tiempos aquellos tiempos, Lo típico ya no existe: sólo nos queda el recuerdo de aquellas costumbres clásicas que así pintaron á un pueblo. ¡Ya no se ven los altares de hermosas flores cubiertos, que servíanles de toldo ricos mantones flamencos, ni en cada barrio un altar, ni en cada altar un portento de juventud y alegría y buen humor madrileño! ANTONIO CASERO LAS FJGIÍRAS DEL DÍA TINA DI LORENZO Costumbres de ayer ¡Un cuartilo pa Xa Cruz de Mayo! Alzábanse los altares de hermosas flores cubiertos y servíanles de toldo ricos mantones flamencos; sobre el altar una cruz, aue blancas manos tejieron, Como vulgarmente dicen, se echaba en tal día el resto y el barrio de Maravillas, Lavapiés y San Lorenzo se disputaban el lujo de sus altares espléndidos; en la plazuela del Rastro, Pepita la del Trapero y Carmen la Naranjera, con otras mozas de peso, repeinas con bandolina y arracadas de oro viejo, con tabletas de diamantes y corales en el pecho, iban que ni con pinceleo las pintan con más salero; en la de San Ildefonso nunca quisieron ser menos, y Paula la Pescadera, y otras más de aquellos tiempos orgullo de Maravillas y encanto del mundo entero adornaban sus altares con flores, enriqueciéndolos con su custodia las mozas, honra y prez de lo moreno y saliéndose del grupr al ver venir á lo lejos á un mocito presuntuoso y chulapo y pinturero, se iba la moza, cortándole la retirada al mancebo, para decirle con gracia y con mimo y sonriendo: ¡Vaya con Dios el rumbosol -El te dé salú, mi cielo, que es tu cara tan bonita como gitano es tu cuerpo; ¿pa qué me para la moza? ¿Qué me pide ese lucero con esa boca chiquita y esos ojazos tan negros? -Pido un cuartíto... ¿Un cuartito? -Pa la cruz de Mayo. -Pero... ¿y es tan poco lo que pide moza de tan gran aprecio? Toma una moneda de oro, que es la fortuna que llevo, y Dios bendiga mil veces á tu abuelito materno y á la que te echó á este mundo y al que dio lugar á ello- ¡Ole los mozos rumbosos! ¡Ole las mozas de méritol- ¡Así permítalo Dios gane usté mucho dinerol- ¡Pa aue te lo gastes tú CRUZ DE MAYO A principios del siglo iv, la piadosa empera triz Santa Elena, madre del gran Constantino, deseosa de encontrar el sagrado madero donde murió el Hombre- Dios, visitó ¡os Santos Lugares, subió al monte Gólgota, y sin reparar en dificultades ni sacrificios, destruyó el templo que los judíos paganos habían levantado á la diosa Venus y desenterró la Cruz preciosa de Jesucristo. Hoy la Iglesia, en conmemoración de haber sido hallada la augusta insignia de nuestra redención, celebra en este día La Invención de la Santa Ciuz. qué es la Cruz y para qué sirve la Cruz? La Cruz, sacratísima palabra santificada con la sangre de! Divino Maestro, instrumento formado de dos leños cruzados en ángulo rectos, patíbulo de delincuentes, escándalo para los judíos y locura para los gentiles, hace vein te siglos que es el punto fijo y luminoso en rededor del cual giran los destinos de la humanidad, y bajo cuyos brazos se reúnen y con gregín, como debajo de la gallina sus pollue los, las edades y las razas, las ciudades y los pueblos, así del mundo antiguo como del mundo nuevo, y á los cuales ha salvado, al uno por medio de la esperanza y al otro por medio de la fe. Es la Cruz á nosotros, lo que la sangre a corazón, el corazón á la vida, la inteligencia al alma; lo que el tallo á las plantas, la tierra á las raíces, la luz á los colores, el sol á los planetas y el alma á la vida. Es la síntesis del Evangelio y de la moral cristiana, emblema del a raa, verdad de lo que somos, compendio de bienes y de gracias, regla de justicia, símbolo de toda creencia, olvido de violencias y desaparición de todas las supersticiones, escudo y defensa de la república cristiana, conjunto de secos y preparados combustibles que fácilmente encienden el alma cristiana en admirable conflagración y signo de la obra redentora de Dios, que enseñó a! mundo desde ella estos lemas, hoy tan discutidos: libertad, igualdad y fraternidad. Es la Cruz camino y norma de civilización en todos los países, ambiente de paz, amparo de los desvalidos, égida de las familias, y árbol á cuya sombra duermen en paz t) sueño eterno tantas y tantas generaciones. Prenda es la señal del cristianisme de amor