Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. L U N E S 3o D E A B R I L Dfc ioo6. P A G 8. E D i C l O N i. t? nga 5.50O resifs al año. que le completará el EsLddo si hace falta. Nosotros tendremos otras liases pasivas, pero las tendremos. En cambio, Sumo 200 millones de la deuda procedentes de osas de guerra, y me quedo corto. -Pero esos 200 millones no pueden suprimirse sin más ni más. -Estoy haciendo un cálculo hipotético; la deuda puede amortizarse, y no habiendo guerra ni ejércitos, no resucitará. Tengo, pues, 4.00 millones, que distribuiría así: 3oo m- llones p a r a mantener en las escuelas publicas á j. 200.000 hijos de proletarios; 5o millones oara vestirlos; 5o millones para pagar maestros material de escuelas. Con 25o pesetas al año se puede dar en la escuela dos comidas al día á los niños; con eso próximamente se mantiene el soldado español, y un niño de seis á quince años necesita menos alimento. Teniendo á los chicos diez años en la escuela, saldrían de ella educados, robustos y con un oficio aprendido. Considere usted cuánto subiría el nivel moral, físico é intelectual de un proletariado que todcs ¡os años recibiera en su seno 120.000 adolescentes, probablemente superiores en todos conceptos a los bachilleres que hoy recibe la clase media. ¡Cuántas más, que hoy nos parecen absurdas en los programas socialistas de las muchas sect. s en que nos dividimos, tomarán aspecto de íazonables suponiéndolas realizadas en un medio de ilustración universal! ¿Qué dice usted á esto? ¿No ha explicado usted en el Ateneo que la guerra es, en suma, la industria montada pira apropiarse lo ajeno contra la voluntad de su dueño? Pues suprimiendo esa industria, es más fácil que cada uno recobre y conserve lo verdaderamente suyo; y lo primero que necesita lecobrar el proletario es la educación. ¿No me contesta usted? -Sí; le contesto que todo eso me es muy simpático, y que ya sé que por ese camino que usled indica van los 5o diputados del Labour paily inglés; pero en definitiva, habrá que esperar bastante para ver lo que resulta. JENARO ALAS rrados y separados y los dos con el mismo lema. El plazo de remisión expira el 25 de Mayo, á las doce de la noche. Los pliegos de aquellas composiciones que no fueren premiadas serán quemados públicamente, no devolviéndose los originales. La composición premiada será repartida á las escuelas de niños, impresa en un cartel igual á los que sirven de muestras de lectura. Hundimiento de una casa POR TELÉGRAFO a atayud, 29, 1 t. Anoche se ha hundido una casa del barrio de Huermeda, habitada por Manuel Gómez, produciendo! a muerte de sus hijos María, de quince años de edad; Leonardo, de doce años, y Pascual, de seis. Se salvaron milagrosamente los padres de las víctimas, que dormían en una habitación inmediata. Los cadáveres han sido trasladados al Hospital. La catástrofe ha causado penosísima impre- Salutación á Ja bandera A yer tarde se reunió en e ministerio de la Guerra el Jurado presidido por D José Echegaray, nombrado para elegir la mejor composición que sea presentada al concurso abierto por el ministro de la Guerra. El Sr. Picón, encargado de la redacción del preámbulo y bases del concurso, leyó dicho trabajo y fue aprobado por sus compañeros. Este preámbulo se publicará en el Diario oficia! Las condiciones del concurson son: 1 a El autor ha de ser español y el idioma la lengua castellana. 2. a Un solo premio, que consistirá en mil pesetas en metálico y en una edición especial de lujo de mil ejemplares. 3. a La composición se escribirá en verso con metro libre. Constará, como mínimum, de veinte versos, y como máximum, de treinta. Los trabajos y el nombre de los autores respect vos etemitirán al director del Diano Ofittc, dei j. ini ¡ieito de la Guetict, en piucos ce- Lagartijo se echó fuera descaranunte, VOJVIO el físico, alargó el biaro y la estOLada resultó atravesada. ¿Quieren usteHes más, señores entusiastas de Rafaehto y aficionados de cartór piedra? Un descabello y gran ovación. ¡Qué escándalo! Algunos aficionados, pocos en numero, pert aficionados á las con idas de toros, protestan de que Lagartijo dé la vuelta al ruedo rece oiendo aplausos que no oanó. Cuarto bicho, también de Santamaría, Boficatio, neerro, entrepelao. Minsurroneando y sin pizca de poder, el de 1 A TERCERA Se lidian seis toros de Moreno aguanta seis lanzazos por dos caídas y y -DE ABONO M ireio Santamaría, por una defunción. Quimlo, Jllgaheño y Lagartijo. Oiitmlo cocre las banderillas. A la hora de empezar la corrida la entrada Solo, con mucho arte y valentía se prepai es regular y la tarde con algo de viento, con al bicho para la suerte del cambio. el que ya puede disculpar sus malas faenas la Joaquín coloca dos medios pares camoiando gente de coleta. como él sabe hacerlo, y el pueblo bate palmas Primer toro, de Moreno Santamaría, de en honor del Sr. Navarro. Termina con uno nombre Campanero, luce terno berrendo en bueno al cuarteo. (Pilmas. negro, es grande, gordo y con dos excelentes Cierra el tercio Mehto con un par desigual veles. Por segunda vez en esta corrida coge la! La salida de Campanero es. -acogida con armas toricidas el antiguo niñ sevillano. Muj aplausos. cerquita de los pitones y demostrando que es Quino intenta lucirse toreando y el animalito un buen torero que sabe, ve y puede, hace un hace cosas de buey. faena muy lucida para un pinchazo en lo alto. Tardeando, con escaso poder y demostran- (Muchas palmas. do que todo lo que se trae es fachada y nada Sigue la faena con igual lucimiento que al más, el primer buey de la tarde toma de Moreno y Granito de Oío cinco picotazos á cambio empezar, y entrando desde corto y derecho de dos caídas y dos pencos fallecidos. El tercio señala un gran pinchazo, c ¡ue le vale la mar d resulta algo soso. T olo, tras unas carreritas y palmas. Otro pinchazo bueno y una atravesasusto por arrancársele el bicho antes de tiem- da por no estrecharse como las veces antepo, como decía Cayuela á su compañero Me- riores. Quinto. Guerrita, de igua, tipo y peio que jía, coloca un palito solo. ¡Y para esto has venido de Méjico, gran l olo! Mejía hace bueno los anteriores. Sale con más pies que una locomotora, iná su compañero, derrochando un pánico más que regular al poner medio par. Repiten tentando parárselos el de la Algaba con unos ambos como Dios les da á entender y pasamos capotazos, dados comió quien sacude un mantel. Siguen el lío y el aburrimiento. al último tercio. Salsoso le deja enhebrada más de media Joaquín Navarro torea al manso con alouna precipitación y desconfianza, resultando la fae- vara y be gana la bronca número uno. Cuatro na pesaditi de suyo. Entra á matar en tablas varas por cero caídas é igual número de dedel 9 y suelta medía baja que derrumba á la funciones, y se cambia de tercio. Jílgabeño saca la espina. (Palmas. catedral. Bazán y Pollo Posturas cuelgan tres pares de Segundo. Caballuno, del mismo pelo que rehiletes. Algabeño sale en busca del desquite. el anterior, más pequeño y bien colocado de En los primeros pases sufre un serio achucabeza. chón. Repuesto del susto vuelve á la carga, Aígabeño trata de quitar facultades al seguny da una estocada que echa patas arriba á su do buey de Moreno Santamaría con algunos enemigo. No hay aplausos. ¡Claro, no te llamantazos. De seis picotazos y una voltereta se mas Lagartijo compone el primer tercio, en el que, á decir S: xto. JBaraiero, negro, z a i n o granae, verdad, nos aburrimos soberanamente. Perdigón y Zurdo cumplen pronto v bien su gordo y con maera en la cabeza. ¡Señores, cómo se divierten... los que están en la Bomcometido. Final. Jílgabeño, ayudado por todos, hace billa! Por aquí el aburrimiento es generai, 10 cuat una faena desconfiada; intenta entrar á matar que ya nos lo habíamos tragao cuando supivarias veces, quitándole el toro Quino. Jílgabeño se enfada, ¿por qué? Porque le mos la combina que nos colaba Niembro en la demuestran lo ignorante que es. Cuatro veces tercera de abono. El bicho de Santamaría cumpie en ei prientra á matar, y todas ellas lo hace cuarteando y alargando el brazo. La faena con la espada, mer tercio, admitiendo, aunque con alguna refue la siguiente: un pinchazo hondo, atravesa- pugnancia, sus seis puyazos, dando cuatro do; otro, malo; media corta, caída; una muy agradables volteretas á los del aupa y destrocaída y atravesada, y un descabello al secundo zando un rocinante. Los dos primos de Lagartijo cueigan tres intento. pares de banderillas, y Rafael entra en funcio ¡Dios mío, qué aburrimiento! Tercero. Berrendo en negro, de nombre nes. Pánico y sólo pánico nos hace ver que Secretario, con dos buenos pitones, y éstos muy tiene en su cueipecito serrano el último de os Rafaeles. Dos pinchazos malísimos, entrando á abierios. matar desde Córdoba y alargando el br izo; Con alguna voluntad toma ¡as dos primeras varas, demostrando de modo bien palpable que nuevo derroche de jinda y, ¡oh dolor! un baes otro buey, aunque no tanto como los dos jonazo, volviendo todo el cuerpo. (Abucheo) ¡Cabayeros, qué lata más insoportable! anteriores. El total del primer tercio consta de cinco puyazos por dos caídas y cuatro bajas DON S 1 LVERIO en las caballerizas Segundo tercio, á cargo de Cerrajillas y Chiquihn, cuatro pares muy buenos y muchos Pasado miércoÍ- -A DCORRIDA les, 2 de mañana, fiesta naaplausos para los dos nenes. E L DÍA 2 Mayo, Lagartijo, con pocos pases, iguala al bicho. cional, se verificará la cuarta corrida de abono, En seguida entra á matar, suelta una estoca- lidiándose seis toros de ¡a acreditada ganaded? c tera el público ovaciona al matador. ría de doña Celsa Fonfrede, viuda de Concha V Sierra, de Sevilla, siendo los matadores los TOROS