Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 28 DE ABRIL DE 1906. PAG. 10. EDICIÓN J a Los botones de las prendas de mangas y aun los deloschalecos, sondefantasía, constituyendo lo ultra- elegante usar botones en que se hallen pintados en miniaturas retratos de bellezas célebres, pero no modernas, sino las que idealizaron Gainsborough, Romney y otros artistas famosos. F. MORA DIPUTACIÓN PROVINCIAL I a sesión. La sesión celebrada ayer no tuvo interés alguno y apenas duró diez minutos. Fueron aprobados varios expedientes de la Comisión provincial. p l Hospicio. Levantada la sesión, el Sr. Ruiz Jíménea reunió á la Comisión de nuevos establecimientos y quedó acordado que constituya uno de los festejos que se celebren con ocasión de la boda del Rey, la colocación de la primera píe dra de la nueva casa para Hospicio provincial, que se levantará en terrenos situados fuera di la Puerta de Hierro, á la derecha de la carretera de El Pardo. El gobernador civil quedo encargado d gestionar la cesión de dichos terrenos, que sor del Estado, para la edificación del nuevo Hospicio. Las fiestas de Teluán de las Victorias. Subasta pública verificada en (a tarde de ayer, cuyos beneficios se deslinan á costear los festejos populares. clase á individuos de la buena sociedad, y no solamente corsés, sino almohadillas de relleno destinadas á parafrasear las escaseces musculares de! os flacos. Y ya que tocamos ese punto de las sofisticadones, debo deciros en secreto que ciertos peluqueros de Londres realizan muy buenos negocios vendiendo á caballeros comm il faut, pelucas, bisoñes, cejas y pestañas postizas, lo j ue pudiera probar, ó una exquisita coquetería nasculina, ó que las aguas y los aires londinenses favorecen extraordinariamente la alopecia. Por lo que respecta á las joyas, parece que ¿s de muy raal tono llevar encima muchas preseas. Lo archidistinguido es poseer varios cofrecillos llenos de sortijas, botones, pasadores, alfileres de corbata, etc. á fin de poder variar con frecuencia la exhibición personal. En los alfileres de corbata predomina la perla, si bien el perfecto elegante ha de tenerlas de varios colores, especialmente púrpura, rojas y negras. Además, éste procura que cada perla tenga un interés histórico; esto es, que haya pertenecido á tal ó cuál personaje. La perla más preciada y que mayor admiración despertará en el club, en el restaurant de moda ó en el teatro, será ía que pueda contar en su historia el número más crecido de dueños notables. Claro es que esto cuesta extraordinariamente caro, pero en cambio viste mucho. Y pasemos á otro capítulo. El dandy ha de tener en su cuarto de toilette la sucursal, ó poco menos, de una relojería; la moda le impone, en efecto, el deber de usar relojes y cadenas distintos durante el día, guardando relación con el traje llevado. Con el traje de frac se usa un reloj extraplano, de prodigiosa delgadez, á fin de que no abulte nada absolutamente. Esta misma exigencia, respecto á la pureza de la línea, obliga á llevar pañuelos finísimos de batista, siempre que se viste traje de sociedad. La cifra puede ir bordada en una esquina ó entretejida en encaje guipure Los perfumes están otra vez muy en auge entre los elegantes ingleses, vendiéndose al zfecto ciertos pulverizadores especiales destinados á aromatizar la ropa interior. Algunos usan sachéis perfumados en las p r e n d a s de uso diario, no faltando quien lleva su refinamiento á ocultar en el bolsillo del chaleco un minúsculo pomito lleno del olor predilecto. Dicho está que el frasquito de esencia es de forma plana, para que no delate su existencia y ocupe reducidísimo espacio. A la misma consideración se atiende en lo relativo á petacas y fosforeras, las cuales han de ser en extremo planas. En las primeras, basta con que quepan seis ú ocho cigarrillos alineados en dos filas. Hasta ahora la práctica constante en la elección de colores para las telas de entretiempo, eran los tonos obscuros, pero eso ya pasó á lá historia. Los trajes son ahora de colores claros y de dibujo llamativo, debiéndose este cambio á que durante la estancia del rey Eduardo en Sandrigham, aparecía éste con frecuencia lie- vando ancha boina escocesa de tonos vojos, chaquet de lana gris Norfolk y pantalones muy cla- Obreros que regresan T errainados los trabajos en los caminos ve cíñales de los pueblos de la provincia de Madrid, hoy serán trasportados á Madrid pot la línea del Mediodía y de Villa del Prado, pot cuenta de la suscripción abierta en el gobierno civil, los jornaleros- -unos i 000- -que fueron enviados á cargo del Estado para realizar dichas obras, conjurando asi la crisis que se ex perimentaba. Las cantidades invertidas en estos traoaio han ascendido á 80.000 pesetas. Como ahora están haciéndose las faenas agrícolas, es de esperar que todos esos jornaleros encuentren donde trabajar, sin necesitar nueve auxilio del Estado, que ahora ya sería muy problemático. El alcalde y la comisión de festejos presidiendo la subasta de los regalos hechos por los vecinos de Tehidn. fots, ÜOM