Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 16 PE ABRIL DE 1006. G 8. EDICIÓN c auvidencia que empero los muchos mode os a prebeutados, parecenos completamente nuevo, jamas visto. Pero di cier el telón, cuanta tristeza, que deseo de llamar en nuestro auxilio, de evocar a los paraísos del ensueño, divinas sombtas que borren de nuestros espíritus la angustiosa pesidnli Achille Coitelon es un hombre entrado en los cincuenta años, dirige el Populatre, su alma es generosa, su carácter integro, incapaz de faltar a sus convicciones ni a sus deberes. Desde su periódico defiende la causa del pueblo, y según los dictados de. su vigorosa conciencia, ilumina con su pluma los tortuosos caminos del proletariado. Su redactor jefe, Leclerc, se ha formado en su escuela, y, como Cortelon, es hombre estricto y recto y sin otras ambiciones que la supremacía de sus ideas. Otro redactor del Populatre, Doulers, es menos tratable, es una especie de Giboyer que en vez de tener un hijo muy honrado, tiene una hija, Antcnette, a quien la honradez no le sobra. Esta es una muchacha bella, graciosa, con esa gracia abrasadora y de piovocadoras e irresistibles miradas Tiene un amante; su fuerza, eorao su vileza, es obedecer a sus instintos. Pero este amante no sera su marido; ella lo alejara, a pesar de su amor, pues ya empieza a adivinar que Cortelon la amara y que no tardara en hablar. En efecto, Cortelon se declara y pide su mano. Antoinette, sagaz, recibe la pretensión con reticencias y expresa el temor de que el mundo crea que al casarse obra por ínteres Mas Cartelon no la escucha, y loco de alegría eorie en busca de su hija Ana para presentarle su futura. Ana, hija de su primer matrimonio, es una joven de dieciocho años, rígida, no bella, de carácter concentrado y seco, su sola pasión es la escultuta. He aquí á Ana con su padre Las, amam 1 dades exageradas de Antoirette no la catiti ¿an. Responde a las frases amables con resfrie vas reservas que acaban por incomodar a Corteioa. Y entre la monotonía de un silencio nosiil y frío, Doulers pronuncia un brindis en honor de los prometidos. Ya tenemos a Antoinette casada con Cortelon, y cada vez mas enamorado de su voluptuosa, pueril y desordenada mujer t Que importan las necesidades de dinero, si es feliz... El se arreglara para que Antoinette tenga los coches, los brillantes y los cuadros que tan hipócritamente ambiciona sin que parezca desearlos. El asunto no es fácil cuando los recursos son limitados; Antoinette lo sabe Asi, sin que Cortelon se entere, ella juega a la Bolsa por su intermediario Nathamel, al que entrega sus caricias al mismo tiempo que le entrega sus ordenes. Ui a empresa de ferrocarriles pretende ciertos favores del Populatre Antoinette lo sabe é insiste con su marido para que no se muestre irreductible y acepte los ofrecimientos que le harén. Cortelon vacila, lenegar de su pasado y romper su historia de hombre honrado, le exaspera. Sin embargo, Antoinette triunfa: BE 7 S 1 STE 1 SJ, autor de nía Cortelon pide la dimisión a su ledactoi jefe Lecletc y nombra en su lugar a Doulers, el f afagay que anteanoche estreno la Ttna padre de Antoinette. di Lorenzo en nuesiio teatro de la ComeAna la hija de Cortelon enterada de aque dia, y de La Gnffey que acaba de es- lias intrigas, amenaz? a su padre con abandotrenarse en la 7 enaisance de París. nar la morada paternal, y Cortelon, colérico ante la actitud de su hija sintiéndose culpable, Desde el momento que Cortelon parte en no acierta a dominar la situación y deja que busca de su hija, Doulers, Antoinette y Virgi- Ana ce vaya. nia, su criada, se entregan auna furiosa orgia, Han transcurrido diez años Ana es celebre mientras que su abuela, una vieja invisible y por su talento de escultoia Nos encontramos terriblemente alcohólica, de innobles antece- en su taller, que la moda ha convertido en ludentes, se lamenta en la habitación vecina por- gar de reunión Entre conversaciones de arte, que no la llevan cognac. se habla también de los escándalos del día. Y n w J í US BANQUETE CXL EBR LO EL DOMINGO t LT 3 MO EN HO? 0 R CEL K NISTRO DE LA G O B E R N A C I O M SR. CONDE DE ROMANO- J- 5