Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÜMADR 1 D, 34 DB 46 y. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. Dentro de pocos días será aniversario de la muerte de Mesonero Romanos. De él se acordará su familia. El Ayuntamiento, que iba á dedicar en la plaza del Ángel un monumento al insigne cronista de Madrid, seguirá... ¡bueno, gracias! La segunda sesión de la Diputación, segunda de verdad, sin contabilidad sistema Niembro, fue breve y tranquila. Los que esperaban un Vesubio tuvieron que conformarse con un cerrillo de los Angeles. Los cocheros conferenciaron con el alcalde y convinieron el modelo de uniforme que han de lucir desde Mayo próximo. También se habló de implantar como contador de los coches el taxímetro que se usa en París. Los currinches del género chico se frotan las manos de gusto, porque con eso del nuevo uniforme y del taxímetro tendrán un nuevo tipo para sus obras, y sienten ya una barbaridad de chistes en gestación. El ministro de Ja Gobernación regresó de Reus, Tarragona y Barcelona, donde, como es sabido, ha estado estudiando la cuestión catalana. Ahora lo que hace falta es demostrar en el examen, como en Bolonia, que se es un estudiante aprove chado. El juicio de Salomón ó ¿de la niña, qué? ó quién me compra un lío así puede titularse, si se lleva á la escena, la vista del proceso que ayer empezó á celebrarse en la Audiencia y que despierta gran interés entre la gente. Día de accidentes; se registraron tres muy desgraciados: en la estación del Mediodía, dos, y uno en el paseo de las Delicias. La policía también se movió y dio caza á un ladrón de médicos de Madrid y á un asesino y ladrón de Talavera de la Reina. La política, algo resucitada. Se reunieron en Consejo los ministros y acordaron levantar dos cosas: la suspensión de garantías en Barcelona y la amenazadora mano para descargarla sobre todo el que no escriba odas á Marte y églogas al Gobierno. Cambio ei tiempo por la noche, y volvió el frío. Eso y la ley de jurisdicciones era lo que faltaba. AEMECE ABRIL DE 1906. NUMERO SU EL- TO, 5 CÉNTIMOS una Dueña adaptación al castellano de eso qut pronto será un neologismo en vuestro idioma. Porque si el Rey se entusiasma con este sport, que tanto ha parecido gustarle en la primera lección, me temo que antes de poco será tan popular en España como en Inglaterra. v no estará bien, si la palabra suena mal, que se diga que toda vuestra aristocracia, por ejemplo, dedica la tarde á golfear, Kycr tomó el Rey la primera lección de golf en el parque de Osborne. Tuvo por maestra á la princesa Ena y á sus hermanos Leopoldo y Mauricio. Aunque el cielo estaba cubierto, un cambio de. dirección del viento había templado la atmósfera y la temperatura resultaba agradable. Dicen que el Rey se divirtió mucho, y que prestaba singular atención á las lecciones de la Princesa, la cual reía y gozaba francamente con la inhabilidad natural del augusto principiante. Y es que esto del golf parece á primera vista cosa tan sencilla como tocar las castañuelas. Y, sin embargo, para tocar las castañuelas bien hay que haber nacido en Andalucía ó, cuando menos, en España, y para jugar bien al gol) hay que nacer en Escocia, que es el país de origen, ó, cuando menos, en Inglaterra. Hoy jugamos al golf millones de ingleses esparcidos por el mundo. Se juega en Calcuta, en Bombay, en Nueva Zelanda, en el Cabo, en Australia, hasta en Pau y en los Pirineos durante la season. Oxford y Cambridge tienen clubs que rivalizan y luchan todos los años. Y juegan los viejos, los niños, las damas, porque es un sport saludable y decente. Además, los ingleses no nos fijamos, como los españoles, una edad- límite para dejar de jugar, y una posición- límite para adoptar á toda hora aires de seriedad. Lord Balfour es un gran golf player. Lord Curzon acaba de ser elegido presidente del Cricket Club de Derby y de declarar que el cricket es, no sólo un juego, sino un estimulante de todas las virtudes de la raza. Es curioso ver un tren en día de fiesta. Pocos viajeros irán en él, sobre todo si el tiempo es á propósito, que no lleven en la red sus clubs, los chismes del golf, el spoon, el putter, el nibblick. Todos estos nombres, sin duda, se los enseñó ayer la princesa Ena á D. Alfonso, así como también lo que es ihe tee, ihe approach shol y Ihe puiting green, que yo os explicaría si esto fuera un diccionario y no una crónica. No ha sido esta la única lección que la gentil Princesa ha dado á vuestro Rey en estos días. Anteayer, en un pequeño teatro que mandó construir hace años la reina Victoria, en el Royal Convalescent- Hospital, varios oficiales, después de representar Papas ioife, hicieron este espectáculo esencialmente inglés, que se llama Christy Minstrels. A él asistió el regio huésped y toda la familia Battenberg. D Alfonso habla muy bien el inglés, pero hay chistes que á nosotros mismos nos cuesta trabaji llo pescarlos. De propósito, además, introdujeron los actores algunos bien rebuscados, con transparentes alusiones á reyes y príncipes, novios y novias, suegras y yernos. Uno de éstos hizo reir no poco á la princesa Beatriz, y como D. Alfonso no Jo entendiera, pidió á su novia que se lo tradujese; trató ella, sin éxito, y no era fácil de traducirlo al castellano; lo tradujo en francés, y cuando ya nadie se acordaba del chiste, sonó en el teatrillo ruidosa 1? alegre y juvenil carcajada del Monarca español, que produio con esto una nueva ovación de risa. p l ministro de la Gobernación regresó ayer de Barcelona y de otras poblaciones catalanas que ha visitado, según propias manifestaciones, para estu díar sobre ei refreno la cuestión deaquejlas provincias que está sobre el tapete y que tan seriamente preocupa á España. La visita le ha dejado satisfecho. Ha oído, ha observado, ha podido formar juicio de 3 a situación y de las corrientes de opinión que allí dominan. Lo que hace falta ahora es que ese juicio que el ministro haya podido formar se traduzca rápidamente en hechos prácticos. Si, realmente, este viaje ministerial es de una eficacia tan decisiva que tras de é 3 han de venir con medidas gacetables ó legislativas la pacificación de los espiritas y el restablecimiento de la tranquilidad nacional, quedaría demostrada una vez más la imperdonable apatía de nuestros gobernantes, porque lo que hoy se Isa hecho ha podido hacerse un mes, un año antes y se hubieran evitado á España lauchos disgustos y muchos sonrojos Es muy español el proverbio de que enadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena Hasta que truena recio, puede decirse de añadidura. Acordémonos de la santa á toda hora, y por lo menos nos evitaremos z terror del momento. Autonomía económica ó puramente administrativa, concierto, pacto, lo que sea, 53 Cataluña lo merece y sabe practicarlo, désele en buena hora; si la desprestigiada administración municipal de Barcelona revela un estado moral de las clases llamadas á dirigir y á administrar, ó siquiera un indicio de lo que puede suceder, ¡téngase energía para imponer como mal ¡menor, si realmente lo es, el actual siste, ma centralizador hasta que aquel país sepa merecer el privilegio que pretende. Pero termine de una vez esta situación de inquietud que produce la perturbación del país, el desprestigio para los Gobiernos y el peligro para el crédito nacional. 4 Muéstrense los gobernantes dignos de este nombre y disipen esa desconfianza, ese asco justificado que siente el país hacia la retórica, hacia la política y hacia la farsa corriente de gobernar. C. King Alfonso goífing COWES, 2 1 ABRIL MADRID AL DÍA on un modesto funeral, debido á la iniciativa de la Academia Española, aplicado en sufragio de cuantos cultivaron gloriosamente las letras españolas y celebrado en ia iglesia de las Trinitarias, se conmemoró ayer la muerte de Cervantes. Y gracias á que se acuerda de él la Academia, porque lo que es otras corporaciones y el Ayuntamiento sobre todo... I ba á escribir en español el título de esta cró nica, cuando un madrileño de la suite du IRfii me advierte que podrían procesarme por irreverencia. Ignoraba yo que golfear fuera algo poco distinguido, oficio de picaros y vagos, mezcla de diablura de chiquillo y ratería de desarrapado. M e dicen que es todo eso. Y no sabiendo cómo traducir al castellano el verbo to golf, que aquí empleamos cuando queremos decir jugar al golfo, recomiendo á vuestros académicos y literatos que vayan buscando DE asm