Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. DOMINGO 22 DE ABRIL DE 1906. PAG. 11. EDICIÓN y explica el significado y alcance de las circunstancias modificativas que las partes alegan. Reproduce los puntos más importantes de los informes, y termina aconsejando á los jurados que pongan toda su conciencia en el veredicto, pues sólo de esta manera les quedará la satisfacción que produce siempre el deber cumplido. Lee después las preguntas que han de someterse á la deliberación del Jurado y éste se retira de la Sala. El público sale también á laxalle, donde espera hasta que avisan la continuación del juicio. A las once y media vuelven los jueces populares á ocupar sus asientos en estrados, y el presidente lee, en medio de un religioso silencio, el siguiente V E R E D I C T O Pregunta j ¿El proce sado Vicente del Olmojodra. es culpable de haber, el 21 de Febrero de 1905, dado un terrible golpe con un palo al ermitaño Bibiano Gil, fracturándole el occipital y parietal derecho, que le produjo derrame sanguíneo en el hemisferio cerebral y la muerte á los pocos instantes, cuyo hecho se verificó en la casa del Santuario de Nuestra Señora de Loreto, vulgarmente llamado Cueva del Beato, situada á unos dos kilómetros del pueblo de Cifuentes, en cuya casa ambos habitaban? SI. 2. a ¿El golpe con palo á que se refiere la pregunta anterior, lo dio el Vicente al ermitaño por la espalda en el momento que éste bajaba del piso principal de la citada casa, completamente tranquilo y desprevenido, sin esperar la agresión de que fue ofejeto? SI. 3 a ¿La procesada ÍVlaría Crespo Díaz es culpable de haber inducido á su marido, Vicente del Olmo Jodra, á realizar el hecho con tenido en la primera pregunta, instándole y aconsejándole en distintas ocasiones para que lo realizara, porque el Bibiano Gil, desde algún tiempo atrás y por disposición del señor obispo de Sigüenza, se había hecho cargo del referido santuario, que venía corriendo anteriormente al del Vicente y la María, los cuales, cuando eran santeros, se lucraban y beneficiaban con las limosnas y donativos que los devotos hacían á la imagen mencionada? SI. 4. a El procesado Vicente del Olmo Jodra, al día siguiente de realizar el hecho narrado en ía primera pregunta, ¿penetró en la habitación que había ocupado el ermitaño Bibiano Gil y se apropió 48 pesetas en plata así como también varios objetos tasados en 24 pesetas 90 céntimos, todo de la propiedad del Bibiano? SI. 5. a ¿La procesada María Crespo Díaz, al día siguiente de realizar su marido el hecho mencionado, penetró igualmente en la habitación que había ocupado Bibiano Gil, tomando y apropiándose el dinero y los objetos referidos en la anterior pregunta? SI 6. a El día y lugar referido en la primera pregunta, al reprender Vicente del Olmo Jodra al ermitaño Bibiano Gii porque éste había inducido á cometer actos contra la honestidad á un hijo de aquél, ¿el Bibiano le arrojó encolerizado el ollero de la cocina sin producirle herida alguna, dirigiéndose á él para defenderse cuando el Bibiano le daba un palo en el brazo izquierdo y región lumbar del mismo lado con un bastón de cayada, por cuyos hechos le cogió por el traje con la mano izquierda y con las tenazas de la cocina dio un golpe al Bibiano en el pecho y empezando á dar saltos como accidentado, cayendo ya muerto en el descansillo de la escalera con la cabeza apoyada en la pared? N O 7. a En el caso de existir la disputa ó corftienda anterior, ¿Vicente del Olmo la provocó suficientemente? N O 8. a Vicente del Olmo Jodra al d a r un golpe con las tenazas en el pecho de Bibiano Gil, ¿tuvo intención de producirle la muerte? NO. 9. a Vicente del Olmo Jodra, al obrar en la forma referida en la sexta pregunta, ¿lo hizo por estímulos tan poderosos que naturalmente le produjeron arrebato y obcecación? NO v Además, tanto al marido como á la mujerv se ¡es condena á abonar una indemnización de 2.000 pesetas á los herederos de Bibiano, imNA DUDA. E L JUICIO Terminada la poniéndoles también dos meses de arresto por DE D E R E C H O l e c t u r a del el hurto. veredicto que precede, afirma el fiscal que de J A I M P R E S I Ó N La lectura de la sentenla contestación dada á la pr. egunta 8. a dedúce D E L FALLO cia produjo excelente se una circunstancia de atenuación; pero como ésta parece no hallarse muy conforme con el efecto en el público, pues no faltaba quien, á sentido general de las restantes respuestas, so- pesar del veredicto, suponía que el castigo sulícita algunos momentos para aclarar sus dudas. friría alguna atenuación con la respuesta octava. El presidente accede á esta petición y se Al ver que no era así, entregáronse á manifestaciones de entusiasmo, que contrastaban durasnspende la vista por quince minutos. mente con el aspecto y actitud de Vicente del Reanudado el acto, ábrese el debate é inforOlmo. Este, en efecto, escuchó el fallo con man en derecho el fiscal y las defensas. aparente indiferencia; pero su rostro denotaba D Pío García Sierra manifiesta que de las gran sufrimiento; durante los dos últimos días contestaciones del Jurado despréndese la exis- apenas ha levantado la vista del suelo; se halla tencia de un delito de asesinato cualificado por encogido, medroso, revelando, en una palabra, la alevosía, sin circunstancias modificativas de que el terror le ha dominado por completo. la responsabilidad, pues si bien es cierto que Cuando llegó el momento de firmar su senten al responder negativamante á la pregunta 8. a cia, hízolo raaquinalmente, sin oponer resisten parece que se admite la atenuante de falta jde cia alguna ni demostrar enojo. intención de causar un mal tan grave, no csf En cambio, María Crespo no cesa de llorar, menos verdad que el Jurado lo que ha querido negar es que el delito se cometiera con las te- revolviéndose furiosa contra los que traían de nazas en vez del palo como en aquélla se dice. calmarla. Agitada por constante temblor nerConsidera autor material del asesinato á Vicen- vioso, increpa sin cesar á los que con sus mate del Olmo y autora por inducción á la pro- nifestaciones han agravado su causa; sostiene á cesada María Crespo, y pide pava el pastor la cada paso su inocencia y repite que ésta ha de pena de cadena perpetua y para su mujer la de probarss aunque pase mucho tiempo. Cuando, una vez fuera de la Sala, se acercó á María reclusión á perpetuidad. Crespo su abogado defensor, había ya pasado Además, solicita para cada uno de ellos dos la crisis nerviosa que le produjo la sentencia y meses y un día de arresto por el delito de se encontraba tranquila. hurto, accesorias, pago de costas por mitad é ¿Ha visto usted lo que han hecho conmiindemnización de 2.000 pesetas á los heredego? dijo al Sr. Bravo. Y cambiando repentiros de Bibiano Gil. La defensa de Vicente del Olmo está confor- namente de actitud, añadió: No me importa, me en que del veredicto se deduce la existen- por supuesto, la condena, pues estoy segura, cia de dos delitos: uno de asesinato y otro de segurísima, de que la virgen de Loreto, esa. hurto; pero como á su juicio no cabe negar la virgen que yo cuidaba tanto en el Santuario, atenuante concedida en la pregunta octava, so- y á la cual adoro con toda mi alma, vendrá en licita del Tribunal que imponga á su patrocin mi auxilio y me salvará. Ya verán, ya verán usnado diecisiete años, cuatro meses y un día de tedes cómo al fin se sabe todo. ti Y subrayó de modo tal estas palabras, que reclusión. En lo relativo al hurto, muéstrase conforme nosotros nos preguntamos, recordando que no se han aclarado los móviles del crimen, si recon el representante de la ley. El defensor de María. Crespo sostiene muy servará el porvenir una sorpresa á los que ciehábilmente que la alevosía no puede alcanzar á gos por la pasión no han meditado lo bastante su patrocinada, porque aun siendo autora por acerca de los misterios que existían y existen. inducción, lo es de un homicidio, nunca de un aún en el fondo tenebroso de este asunto. ¡Quien sabe... asesinato. Lo cualificativo en este caso es conM. TERCERO dición tan subjetiva que no hay raodo en buenas prácticas jurídicas de afirmarlo para el que invita ó induce á la perpetración de un crimen, pues claro es que el inductor no puede impoÜ I N A L D E UNA Ayer tarde terminó la ner la forma de su realización, que depende de 5 VISTA vista de la causa seinfinidad de circunstancias del momento. María Crespo, agrega, es autora por induc- guida contra Gregorio Montero, quien, como recordarán nuestros lectores, dio muerte á un ción, pero de un delito de homicidio. Se adhiere á lo manifestado por su compa- empleado de Consumos llamado José Mañera. Del veredicto del Jurado deducíase una cirñero el Sr. Rodríguez Juan, en lo referente á la circunstancia atenuante de falta de intención, cunstancia atenuante que al defensor Sr. Docircunstancia que no cabe negar porque nada val se le antojó eximente, y partiendo de esta hay en el veredicto que así lo aconseje, y pide base solicitó la absolución de su patrocinado. Los acusadores habían sosteriido en sus resque se imponga á su defendida la pena de doce años y un día de reclusión que es el gra- pectivos informes que la modificativa en cuesdo mínimo de lo que el Código marca para el tión era atenuante y, sin duda, estaban en lo delito de homicidio con la modificativa que se cierto, porque la Sala impuso á Gregorio Montero la pena de doce años y un día de realega. Por último, solicita dos meses y un día de clusión temporal. arresto para María Crespo por el hurto que el Jurado reconoce en la pregunta correspondiente. CULTOS. Domingo in ó de Cuasimodo A S E N T E N C I A A las dos de la tarde í después de Pascua. SantosAibishoy: Santos Sote- y de constituyóse nuevamente el Tribunal para ro y Cayo, papas; Miles, Acépsimas, Mareas y dar lectura de la sentencia. Bicor, obispos; Santiago, Aitala, José, Parmenio, Esta es de conformidad con la petición fis- Elimenas y Crisótelo, presbítero; Azadanes, Abcal en lo referente al pastor Vicente del Olmo, diese, Lucas y Mudo, diáconos; Apeles, Lucio, pues le impone la pena de cadena perpetua por Azades, Leónides y Epipodio, mártires; León y un delito de asesinato sin circunstancias modi- Teodoro, obispos y confesores, y santa Tárbula, mártir. ficativas. La Misa Oficio propios de A María Crespo, considerando que es au- minica, conyrito dedivino sonclase y coloresta Do primera blanco. tora de un homicidio, p uesto que la cualificaSe gana- el jubileo de las Cuarenta Horas en ti va no es de aplicación en su caso, la impone la parroquia de Nuestra Señora del Carmen. diecisiete años de reclusión. ¡sita de la Corte de María; Nuestra Señora de U TRTBUNALES EL DÍA DE HOY L