Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 21 D e ABRIL DE 1906. PAG. 8. EDICIÓN i 1. MADRID. ORQUESTA SINFÓNICA QUE, BAJO LA DIRECCIÓN DEL ILUSTRE MAESTRO ASBOS, VIENE DANDO CONCIERTOS, ESTA NOCHE EL TERCEKO EN fcL KEAL Fcl. A I i C miraba sonriendo mientras se frotaba suavemente las manos y no decía nada? ¿Y Car 11 er, el romano? ¿Y Hurtado, el bueno? ¿Y Miró, este independiente periodista, y con él todos los compañeros de La Publicidad? ¿Y e! valiente luchador Roca y Roca? ¿Y el enétgíco y cultísimo Puig y Cadafalch? ¿Y D Eusebio Corominas, grave é íntegro? ¿Y el señor Domenech, el reflexivo? ¿Podremos nosotros olvidar nunca á todos estos excelentes amigos? ¿Y podremos olvidar tampoco á estas damas aristocráticas, elegantes, que en la ciudad condal hemos tenido el honor de conocer? ¿Podremos olvidar á la señora marquesa de Casa Brusi, tan afable, tan sencilla, con su sonrisa de ingenuidad y de bondad? ¿Y á la señora de Bertrán y Musitu, fina, esbelta, inclinándose sobre el nítido mantel, entre las flores, bajo la lámpara eléctrica, con un gesto delicado de cortesía y de atención? ¿Y la señora de D Juan Antonio Güell, á cuya mesa nos hemos sentado también, reidora, encendida de colores, fuerte, verdadero t i p o de mujer sajona, charlando alegre en tanto que unos servidores puestos correctamente van cambiando en silencio, matemáticos, ios espléndidos platos de una antigua vajilla; ó yendo y viniendo por las estancias de esta casa campesina, tan sobria y cómoda, C UÍ un lord inglés encontraría irreprochable? Todos estos señores, todas estas damas que han encantado nuestras horas sn la amada ciudad, no se borrarán jamás de nuestra memoria. A todos envía un modesto observador del mundo su gratitud. AZORJN RETAZOS HIGIÉNICOS URANOS Y La primavera, época actual DIVIESOS que atravesamos, es estación del año muy á propósito para que nuestra piel se pueble de granos y diviesos, que siempre molestan y además afean, sobre todo á la Eo: r M 1 SS MJIY TiATlKlSSOJV, notable violinista inglesa de quince años de edad, discípula en Londres de! maestro Mrbós, que lomará parte en el concierto de esta noche en el teatro Real. mujer cuando los referidos granos erupcionan el rostro. Dichos granos, diviesos ó forúnculos, qut á veces se convierten en ántrax graves, barrillos y demás erupciones cutáneas de primavera, reconocen por causa alteraciones en la plasticidad de! a sangre, y es preciso, por t? nto, depurar, purificar el rojo líquido vital que serpea por nuestros cuerpos dentro de arterias, venas y vasos capilares, para que desaparezcan las mencionadas erupciones de nuestro cutis, siendo, por tanto, inútiles, cuando no perjudiciales, todos los afeites, pomadas y menjurges que se empleen tópicamente. Debemos, pues, hacer dos cosas: primera. higienizarnos de tal forma, que logremos evitar se presente esa molesta cosecha de granos dérmicos; y segunda, tratar de curarla, de hacerla desaparecer, en el caso de que tales erupciones nos acometan. En el primer caso, es decir, para prevenil la invasión de óranos, furúnculos, etc. aconsejo á mis lectores que en la presente época extremen la limpieza y aseo de la piel, locionando, ablucionando á menudo todo el cuerpo con afusiones de agua fresca y usando, sobre todo, una alimentación sana, nutritiva, pero poco azoada, y en la cual se excluyan las salazones, las grasas y los condimentos picantes, así como también las bebidas fuertemente alcohólicas. En el segundo caso, cuando las erupciones cutáneas invadan la piel, es preciso atajarlas desde los comienzos, haciendo uso de bebidas acídulas, refrescantes, bicarbonatadas, suprimiendo el café y los licores, y tomando dos d tres cucharaditas diarias (de las de tomar esfé de cerevisina- -levadura seca de cerveza, -disuelta cadíi una en una copita de agua, previa-