Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 21 DE ABRIL JOE 1906. PAG. 5. EDICIÓN 1. ce le ha jugado á su esposo! Teodora, por stt carácter, sería una feliz creación para una tiple dramática. Al pobre Justiniano- -que tanto nos. hizo rabiar cuando estudiábamos Derecho- -le. haríamos bajo, y tenor á Andrea, el amante de la emperatriz. Sardou, que- es un admirable modista teatral de las grandes actrices, escribió este, drama, como otros muchos, para buenos modelos de posses, para el plasticismo de las. estrellas, y sobretodo como obra de, exportación. El autor de Mudante Saiis- Géae, que es un. indiscutible arquitecto dramático, condición que la crítica le ha reconocido siempre, es en Teodora, como en casi todo su teatro, un efectista poderoso y un hábil mecánico de situaciol de los cocheros puede darse por conju- nes e incidentes. Lo que mereció elogios unánimes y calurosos fue la admirable misa en serene rado. El gobernado! ha lograda conciliar tas pre- de la obeac un refinado tuja: en decoraciones, tensiones de patronos y cocheros mediante el vestuario, tapices, armaduras, etc. que elevan aumento de 15 céntimos en el jornal de éstos. el coste del espectáculo, según nos dijeron; á Hoy se firmará el contrato. Los cocheros 3o.ooo liras. N o es posible reproducir coa aceptan el modelo de uniforme d e paño y go- más propiedad ni tan fastuosa méate la corte rra de plato, renunciando al de rayadillo, y imperial de Bízanzio. sombrero de paja en el verano. Tina di Lorenzo, admirable ea su papel de Como consecuencia de (os disgustos entre Teodora, que á sus facultades va tara bien, que los tahoneros y sus operarios en la cuestión la permite interpretar sus dos notas caracterísde los revendedores se preparaba la subida ticas: e) sentimentalismo amoroso é ingenuo y el brío acometedor y dramático mantenida coa del precio del pan. Pero también parece termfnaao este con- la altivez de su augusta figura. Falconi, muy severamente acomodado en el flicto después de las visitas que ayer hicieron Emperador, al que dio sincera majestad. al presidente del Consejo el gobernador y el Carini y Cassini, dignos de todo elogio. concejal socialista, S r Iglesias. El coro interno, á cargo de coristas; del Finalmente, los canteros preparaban para el Real, y en conjunto todo el espectáculo causó lunes una huetgst general de su oficio. excelente, efecto, Teodora debe repetirse, pues, En virtud del nuevo arbitrio municipal so- como digo, es un suntuoso alarde: de- propiebre la piedra, el contratista de tas obras de la dad v riqueza. FL 0 R 1 B 0 R Atmudena había resuelto no recibir la que tiene consignada en las estaciones, paralizar el suministro y despedir á los obreros. Los com 1 ARA. Mariposas blancas, comedía en dos pañeros de éstos decidieron secundar esta huel actos, de ios Sres. López Silva y Pega forzosa. Micw. Anoche llamó el gobernador á una comisión La nueva comedia de Silva y Fetlicer, estrede éstos y á presencia del alcalde tes habló- del nada anoche, obtuvo un buen éxito, debido asunto. Los canteros habían presentado opor- principalmente á la excelente intepretaciórt. La tunamente un recurso de alzada contra dicho obra es sencillísima y nada nueva: impuesto; recurso que se ha extraviado sin que P o s hermanas (Carmen y Luisa) están igual se sepa cómo. mente enamoradas de un joven ingeniero, llaEl alcalde prometió estudiar el asunto con mado Ferwaroáo- con qmen en h niñez alterla comisión de Consumos y procurar la rebaja naron en los juegos de la ínfancra. Fernando del citado arbitrio. es novio ée Carmen; pero ésta, por mediación Y con esta promesa habrá suministro de de doña Belén 1, una señora ya entrada en años y con peores intenciones que UM ntíura, logra piedra y se volverá á trabajar. sorprender en Luisa el amor que te inspira ef joven ingeniero. Carmen pretende ser ella la que se sacrifique? Luisa no- consfenfe, y Fernando, que se creía en las puertas- del matriC N LA COMEDIA, Teodora, drama en nkmíov se encuentra con- dos lindas mueñachas cinco actos y dos cuadros, de Sardo que le adoran; pero que una por otra, ni CarTeodora es un admirable libreto de ópera. raen ni Luisa consienten en ser su esposa- El joven ingeniero se marcfia de Córdoca No sé cómo Puccini, Mascagni; Franchett; Gioidanoy otros maestros que constantemente donde se desarrolla towfo él argumento, pen 1 se duelen de la carencia de asuntos musicables, sando iw vofirer más á te bella Mezquita, con no han visto en la obra de Sardou materia el corazón traspasan por una fleefta y ¿Eejarrd! dos hermanas sin constrefo, sin esperanza, siit fecunda y dispuesta para tn capo- íavoro. En Teodora hay, como digo, abundantes si- vida. Las Srtas. Domus, Aíbay, Tos- carra, seno tuaciones para concertantes, ariosos, dúos de amor y celos, romanzas, masas corales y bai- ras Valverde y Ruíz, y los Sres. Simó- Rasa, Palanca y CaBe, consiguieron grandes aplaulables. Los amores de ía emperatriz Teodora- -que sos en ¡el desempeño de Mariposas Mancas. toma para sus aventuras y gáfenteos el nombre T. de Mfrta, -con An, drea, el instigador del pueblo contra ef despotismo de Justíniano, pueden inspirar un gran dúo candente, apasionado á la manera que lo entendió Saint- Saens en Sansón G i g u e e pfe eí debate que sostienen I atrio y Datita; las secretas conspiraciones contra el rídstá civil efe ía prowrcia y la 1 Wffputüeemperador justiniano, esposo Je Teodora; un ción. adecuado y pintoresco baífabíe en el momento Aquélla sostiene que tes 106.349- Pes a en que Teodora se abandona sobre stt fecho, qtie el S r Níerabro adeuda por ef tiempw qpe guardada por sus damas, que la rodean, que- no dio corridas de toros- por impedírselo la mando perfumes. jOh, qué situación más indi- ley de Descanso dominicaf, no es deuda de cada para ana danza clásica, con guírnaíáas! Y, cobro corriente puesto que existe en- trami por último, ¡qué espléndida romanza para Teo- tación cuatro recursos y una demanda judicial. dora, la que ofrece su muerte al descubrirse las Eí gobernador dice que no es cierto que ef Jt ás detalles. Las sacudidas El volcán empieza á humear y desprensentidas ayer á las tres de Ja tarde en Los An- de un calor enorme. Empléase el cañón para atajar el incendio, geles han afectado á toda la California meridional, según afirman los telegramas recibidos que ya ha ganado la parte alta de la ciudad. Los soldados obligan por fuerza á los vecide distintos puntos. nos á enterrar les cadáveres. Se ha acordado repartir 5o.000 panes cuanuncios científicos de la catástrofe. v. Florencia, 20, tí m. El miércoles últi- ríos. La suscripción nacional asciende á tres mimo, á las dos de Ja tarde, los aparatos seísmicos del Observatorio señalaron un violento te- llones de dollars. Exteiision uei terremoto. m. TVueva York, 20, 10 A rremoto á 8.900 kilómetros de distancia. Pocas horas después se recibía la noticia de la catástrofe de San Francisco. Ayer tarde, los mismos aparatos señalaron otro terremoto de igual violencia á la misma distancia y dirección. TDerlírc, 20, J i m El seismógrafo de Heil deberg ha registrado ayer, á las dos y ¿eintiséis minutos de la: tarde, una fuerte sacudida terrestre muy lejana. Situación espantosa. San Francisco, 20, 6 1. El aspecto que ofrece la ciudad es verdaderamente deplorable. Las calles hállanse obstruidas por los escombros, las gentes corren desaforadas en todas direcciones y entre el gentío circulan infinidad de niños perdíaos, roncos de llorar y cansados de buscar inútilmente á sus padres. Los carreteros abuszn de la situación y píJ den hasta 60 per prestar el servicio más insignificante. Muchas ¡tiendas de ultramarinos son asaltadas por ja muchedumbre hambrienta. No cesan de llegar socorros, pero no bastan para atender á tantas necesidades. Se teme que sea destruido el astillero, en el cual se construían actualmente tres cruceros. A causa del aumento de fugitivos, empiezan á escasear los víveres en Oakland; un gedazo muy pequeña de pan cuesta un dolíar. noticias La estación balnearia tel Terminal ¡stand, situada á veinte millas de San Francisco, ha sido completamente destruida por un golpe de marEl tenor Caruso, á quien se creía muerto, se ha salvado con los demás artistas de la compañía, pero ase ignora donde se han refugiado. Todos los esfuerzos de los bomberos tienden ahora á evitar que el incendio se propague á Ja Avenida Vannes. El hotel Fairman, cuya construcción costó tres millones de doHars, ha sido destruido por el incendio. Créese que el número de muertos asciende á cinco mil, es imposible calcular el de los heridos. I f a opinión de los sabios. Él geólogo Haynes declara que la catástrofe de San Francisco es debida al desplazamiento de algunas rocas de la superficie de la tierra. El D r Holland opina que toda la costa del Pacífico corre peligro de hundirse. El Mayor Dutcon cree que no se trata de ana erupción volcánica, sino de un verdadero erremoto, al que seguirán otras sacudidas. tra población destruida. Londres, 20, 8 n. Telegrafían al Times, áesde Nueva York, que Santa Rosa, ciudad de 3o,000 habitantes, ha sido destruida en las mismas condiciones que San Francisco. Dícesc que los muertos pasan de rail. b r a s de arte destruidas. ¡f San Francisco, 20, 9 Entre los objetos destruidos con motivo del incendio, figuran algunas colecciones de pinturas; una de ellas valuada en 100.000 dollars, contenía hermosos cuadros de Rembr- mt y MuriHo, LOS CONFLICTOS OBREROS E LOS ESTRENOS El gobernador y la Diputació