Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADO Madrid, por cada mes, i,5o pesetas. Provincias, 5 pís. trimestre. Trimestre: Portugal, 6 pesetas. f. Unión Postal, 8 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 460. M A D R I D M A R T E S NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA Inimitable combatiendo d o l o r le c a b e z a j a q u e c a s u e n r a l g i a s Una dosis, 0,25 posetas. Caja: -0 iósis, 2 pts. Madrid: Centros específicos y farmacias. Barcelona, Rambla Flores, i Bilbaa, Barandiarán y G. a. Alicante, Mayor, 25. Toledo, PlazaZocodover, 43. Albacete, Mayor, 3. Reinosa, Mayor: 33. Murcia, S. Bartolomé, 10. Cádiz, Plaza Isabel II, 2. Santander, S. Francisco, 2 Í. Logroño, Mercado, 21. Avila, S. Segundo, 11. Oviedo, Uria, 16. S. Sebastián, Hernani, 11. Valencia, dr. S. Antonio, AB I PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Antincios econóraicoe. Reclamos. Anuncios por palabras Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid D E 1906 jj DE ABRIL ORANTINA- mORANT Be venden de ocasión. Buen Suceso, 16. Agencia Automóvil. TERRENOS En la villa de Rentería (Guipúzcoa) contiguos á la estación del ferrocarril, y en inmejorables condiciones para la construcción de fábricas ó casas para obreros. Facilitará toda clase de detalles el abogado D. Ramón Soraluce, San Marcial, 33, S A N S E B A S T I A I V Bío e s l i q u i d a c í d u n i s a l d o H l a s m á s altas novedaI des en sombreros y I íjorras p a r a l a f enii p o r a d a sí p r e c i o s i n vcrosímiles p o r l o b a r a t o s Fíjese n s tcdbíen en unestros e s c a p a r a t e s y compare, antes de emplear m a l a m e n t e sn dinero. MES DE ABRIL AGUAS Y SALES NATURALES PURGANTES DE LA MAOUINAS DE ESCRIBIR LA POSTAL LAKANZLER 34, Fuencarra! 34 127, Atocha, 127 -Es particular. Cada vez que compro el l i l C O R E I i P O L i O me cae la Lotería... ¿Le ocurre á usted lo mismo? -A mí me ha tocado el gordo. Tenía las encías doloridas, los dientes movedizos y gracias al dentífrico de O r i v e hoy me atrevo hasta con el turrón de Jijona... i Qué más Lotería se puede desear! PERLA DEL CASTELLAR El más suave y eficaz de los purgantes salinos. Se vend en farmacias y droguerías en botellas de una, dos y cuatro purgas, á 0,25 de pta. purga, y en cajas de sales de cinco purgas. Ventas por mayor: IVIarqnés d e C u b a s 1 8 E l p r o p i e t a r i o I E n s e b i o a j a l i a r d d e s c u e n t o s s e g ú n el c o n s u m o m c n s n a l Repaso de asignaturas para los exámenes de Junio de la ca rrera de Comercio y Grado de Bachiller. Preparación para o! ingreso en la Tabacalera y en la Compañía de Ferrocarriles de M. Z. A. A n t i g u a A c a d e m i a I Í U C Í H Í H u e r t a s 1 4 40, HORTALBZA, 4 0 Máquinas de ocasión. Accesorios, Papel especial. Papel de lajo, Duplicadores, Cintas, Muebles especiales para máquinas, Papel carbón, etc. etc. Salones para enseñar, Copias y Tra ducciones. Se admiten representantes en Provincias. ¿MUEBLES DE OCASIÓN? P l a a s a d e l Á n g e l 6. -EI T K W T R O 28 fllBÜOTECA DE A B CS AMUNCH j 25 pasábalo en expediciones para ir de pueblo en pueblo or ganízando partidos y jugándolos. Para él no había más que noches. ¡Las noches... Estar sentado cerca de Madalén en c! jardín, entre la obscuridad aromosa y cálida; anudar los brazos en t o r n o de ella, atraerla poco á p o c o apoyarla contra el pecho para que se acurrucase allí, y estar d e ese modo largo tiempo sin decirse nada, la barba junto á los cabellos de ella, respirando el olor sano y joven de su c u e r p o Ramuncho se enervaba peligrosamente en estos p r o longados deliquios á que Magdalén no tenía fuerzas para oponerse; la adivinaba bastante entregada á él, llena de confianza para permitirlos. A veces s e levantaba bruscamente para desperezarse, al modo de un gato que se estira, decía ella, como en o t r o tiempo en E r i b i a g u e cuando se sentía presa de un peligroso temblor y de una tentación imperiosa de fundir las dos almas en una. XXIV Extrañábase Francisca de la inexplicable actitud de su hijo que, al parecer, no veía á Madalén, y que, sin embargo, ni aun hablaba de ella. Y mientras sentíase agobiada p o r la tristeza de ver marchar en breve á su Ramuncho, le observaba amorosamente, con su mutismo V su paciencia de aldeana. Una noche, una de las últimas noches, como él saliese de casa misterioso y apresurado mucho antes d é l a hora del contrabando nocturno, se puso ante Ramuncho y con los ojos fijos en los suyos: ¿Dónde vas, hijo mío? -le dijo. Y viéndole volver la cabeza sonrojado y sorprendido, adquirió repentinamente la certidumbre: ¡Bien, ahora ya lo s é sí, ya lo s é XXII- -M a d a l é n ¿le has hablado á tu mavire de lo del tío Ignacio? -preguntó Ramuncho muy tarde, la misma n o che, en la avenida del jardín, bajo la luz de la ¡una. -N o todavía n o no me he atrevido... P o r q u e ¿cómc le hablo de estas cosas, si cree que no hablo contigo y mi madre no me deja verte... Piensa en esto; á lo mejor sospecha... ¡Además que ya no podríamos hablarnos! E s mejor decirlo más tarde, cuando te hayas marchado, porque entonces t o d o me será igual... ¡E s v e r d a d E s p e r e m o s puesto que voy á marchar. E n efecto; iba á dejar el país, y estaban contadas lai noches en que podría hablar con M a d a l é n Al dejar escapar de un modo definitivo la dicha qut ofrecíaseles tan asequible, allá abajo, en las praderas americanas, les parecía preferible apresurar la partida de Ramuncho para cumplir el servicio militar; así sería la vuelta más pronta. Decidieron, pues, que sentase plaza en Infantería de M a r i n a el único Cuerpo en que no se está más que tres años en filas. Y como les era necesario, para estar ciertos de no carecer de valor, la fijación de una época determinada, que p o r anticipado veíanla temerosos, la señalaron para fin de Septiembre, después de la temporada de los partidos de pelota. Esta separación de tres años contemplábanla con un confianza absoluta en el porvenir; tanto creían el uno en el otro y de tal manera estaban seguros de lo perdurable de su amor. P e r o al pensar en esa espera, sin embarg o se les oprimía el corazón extrañamente; la ¡dea de nc estar juntos tanto tiempo matizaba de misteriosa melancolía las cosas de ordinario más indiferentes, y así el decrecer de los días del verano, los menores indicios de la otoñada próxima, la aparición de algunas plantas, el