Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 14 DE A V 1 L DE l a r f i P A G 7. EDICIÓN 1. en diversiones y halagos aduladores, materia dúctil a sus intrigas, y se han encontrado co i un rey á la moderna, que, como los buenos Monarcas europeos, tiene tiempo para todo, y entre una poule y una excursión automovilista, sabe profundizar en la letra de un decreto y avizora las consecuencias que en el país puede producir una disposición. Sí... Los reyes hoy nacen con la experiencia de lo que hicieron los reyes antaño... Aspiran á la felicidad de sus pueblos y saben rodearse en su vida íntima de aquellos que pueden llevarles las palpitaciones de la opinión independiente, los vientos de la calle... Los amigos que mejor informaban á Napoleón eran sus generales. El gran Federico buscaba sus amigos por todo el mundo, y se llamaban Poelnitz, Chassot, D Argens, Algarotti, Maupertuis, La Mettne, Lord Tyrconnel... Catalina de Rusia solicitaba los consejos de Voltaire, y á ellos posponía muchas veces las resoluciones de sus ministros. Y todos buscaban la sinceridad, el buen consejo, la verdad... Federico el Grande, par? conseguirlo daba inusitada libertad á sus amigos, pedíales que le respondieran siempre olvidándose de la persona real. Y asi, antes de la batalla de Robadi, cuando decía al final de uno de sus banquetes íntimos en Sans- Souci que si perdía la batalla se refugiaría en Venecia y viviría ejerciendo la Medicina, consintió que el general Quintus Scillius le respondiera sonriendo: -jSiempre asesino! Y así también, preguntando en otra ocasión á su íntimo amigo el marqués d Argens que haría si fuese rey de Prusia, tuvo que escucha la respuesta de aquél, que le dijo: ¡Vendería el reino y me comería las rentas en Parísl Y por eso, cuando el Gran Rey sospechó que no encontraba la verdad, él, que comenzó dando el ejemplo escribiendo en el Jlite de J einar: Todas las Monarquías han comenzado en una usurpación al perder la confianza en sus amigos, se rodeó de perros, de pájaros, de monos, de su caballo el fiel Conde, y a morir retorcíase en su sillón, clavándose la uñas en el pecho, y en los estertores de la agonía trágica gritaba con asco: ¡Me muero porque estoy cansado de go bernar esclavos JOSÉ JUAN CADENAS EL REY EN SEVILLA. S. M. Y S. A. LA INFANTA MARÍA TERESA, CONDESA DE PARÍS Y PRINCESA LUISA DE O R L E A N S VISITANDO LAS RUINAS HISTÓRICAS DE ITÁLICA Cada vez también que un problema, el catalán, por ejemplo, se recrudece, los políticos- -siempre por medio de sus órganos- -condenan la actitud levantisca de los catalanes, niéganles que estén aptos para disfrutar los beneficios de la autonomía administrativa que solicitan, y contribuyen a hacer más grande el abismo que nos separa de aquella región, echándola la cul pa de la pérdida de las colonias y del malestar y miseria en que se hallan las demás provincias españolas, sacrificadas en provecho de la industria catalana. La opinión asi se desorienta y no acaba de formar juicio. Pero, en tanto, los políticos van logrando su objeto: tener la regia persona apartada de las contiendas políticas y continuar alimentando la oligarquía y el caciquismo en Cataluña y en todas partes, repartiendo credenciales entre amigos y paniaguados. Es decir, que la cuestión catalana no estriba más que en unos cuantos centenares de credenciales, que con la autonomía serían restados á las atribuciones ministeriales. Y hay que reconocerlo. Dieciséis años de Regencia han acostumbrado mal á nuestros políticos. En la rigidez de principios de la dama augusta que se limitó á observar estrictamente los preceptos constitucionales, los políticos no aprendieron nada, aprovechándose de la libertad en que se hallaban y de la falta de fiscalización para remover la nación entera, haciendo que arraigaran VICIOS y corruptelas. El despertar ha sido doloroso. Cuando el Joven Rey quiso intervenir de una mane- ra más directa en los asuntos de su reino, nacieron el desasosiego y la intriga. Y ahí tenéis en la actualidad á los políticos todos, divididos, combatiéndose en la sombra, luchando por alcanzar una posición más favorable que los revista de la autoridad de que carecen. Todo son lazos, todo son añagazas. Los primates de la política, los profesionales de la oración parlamentaria, se sonríen y abrazan en publico, zahiriéndose y echándose la zancadilla en privado. Realmente, resulta agradabilísimo limitarse á veces en la vida á desempeñar el tranquilo papel de espectador. Miradlos... Marchan desorientados nuestros políticos. AI día siguiente de constituir un Min sterio, Uénanse la boca los elegidos repitiendo que cuentan con la confianza del Monarca, como es natura! A los pocos días tratan de envolver á la regia prerrogativa en una complicación cualquiera que demuestre bien á las claras esta confianza, ya sea un proyecto decisivo ó un decreto de disolución: lo intentan... y salen con las manos en la cabeza. f siendo muy divertido esto, muy divertido, y la opinión debe regocijarse por ello. Porque todo está en ci isis en España, y la crisis más honda, la más trascendental, es esta cusís de los políticos, de todos estos políticos sin ideales, atentos sólo á sus ambiciones, á sus conveniencias, á su anhelo personal. Hubieran querido encontrar en las instituciones la figura decorativa, y hallan, por lo contrario, un espíritu alerta que investiga, observa y enjuicia. Soñaban quizá con un soberano distraído, á la antigua espoñola, envuelto S. A. LA INFANTA DOÑA MARÍA TERESA VISITANDO EL HOSPICIO DE SEVILLA Fots. B a i i u