Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
di i i i Íf í L i- f y c un JcRUo LEN. ENTRADA DEL TEMPLO DEL SANTO EPULCRO CRUCIFIXIÓN a idea del Nazareno vive y se agia. ida en el alma cristiana como visión del cielo que envía a ía tierra, entre suaves tornasoles, Jos cr ientes rayos de su sublime doctrina La muerte de Jesús, sol de amor en la cumbre áe! Calvario, es, además de un recuerdo iinpcieccdero que excits nitestra compasión y Tiestií gratitud, un suceso que al ti aves de ii. sigios s sobrepone a. iodos los de la huma- L nidad pecadora como enseñanza que aviva la fe robustece la esperanza e inflama la CTndad Muy ceted dz Ja gigantesca mole cuadrangular de Ja toi e de Hípico, una de las tres mayores que foi alec eion ¿Jeriüalen, consiruida poi Heiodes el Grancie, fue ¡evantada iquella C uz ignorai i osa en que Jesús fue mueiío a violencia de la impiedad y de la just cía. decimooctavo del reinado ael emperador 11 berio, en esa Cruz divina que es ahora insignia y señal del cr stiano, tuvo hambre El que creo todos los seres, tuvo sed El que derramó las aguas sobre la tierra, sintió frío El que encendió el sol e ilumino las estrellas, y muno El que es la fuente de toda vida. Desde entonces, caando se mira al Calvauo, se ve al Divino Mártir de Judea pendiente de un patíbulo, abrumado de tormentos y agoni ndo, sus ojos casi cenados y moubundos, Un viernes á las tres de la tarde, el i 5 de JVIIM O dü ano isj o 33 de nussUa Eia, y el