Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES JO DE ABRIL DE too 6. PAG. 4. EDICIÓN i. abordar aquellas cuestiones, cuya labor ¡C 7 n resumen; no hay nadie mal ó escasamente compete á la izquierda monárquica y que recompensado, y todo concurre á pro se hallan intactas todavía; para los catala- poner que se vaya extinguiendo la dignidad de nes, la puerta más cercana y más fácil de capitán general. GENARO ALAS abrir al cumplimiento de sus deseos. Medida general para la nación esa consulta de su opinión y de su juicio con unas nuevas elecciones, sería de mayor y más inmediato efecto para Cataluña que 1 unes Santo y en remojo como el bacalao de rigor en estos días. encontraría en ella el punto de apoyo Los trenes para Sevilla salieron atespara su evolución legal. I No puede, por tanto, caber duda de tados de viajeros que van á ver la típica que el decreto de disolución, si es dado Semana Santa sevillana y á pasarla todo al Gobierno actual, será bien acogido lo mejor que puedan. Los trenes de obreros para los puepor la opinión liberal y democrática en blos de esta provincia donde van á cotodo el país y por unanimidad en Camenzar las obras de nuevos caminos, tamtaluña. bién salieron llenos. Todavía faltaron ¡Lo que es para pedirlo no han de fal- trabajadores de los alistados, lo cual tar razones al Sr. Moretl prueba lo exacto de aquel dicho que MANUEL TROYANO afirma que Dios aprieta pero no ahoga. Regresó de Algeciras el ministro de Estado, á quien se supone resuelto á no DIGNIDAD comunicarse con nadie porque el que le A EXTINGUIR hable de Conferencia después de los tres 1 a opinión, en genera se inclina á que no meses que acaba de soportar incurrirá se cubra la vacante de capitán general en su enojo. producida por la muerte del ilustre y veneraSe celebró y fue declarada desierta la ble general Blanco; pero de cubrirse, la misma subasta de los solares correspondientes á opinión designa á dos candidatos. Si alguno de ellos reuniera títulos indiscutibles como los antiguos Jardines del Buen Retiro. acreedor del país, la vacante debiera cubrirse; Mala suerte tiene el Ayuntamiento. Los tenderos de comestibles del exsi ninguno los reúne, debe atenderse á las exigencias del pudor militar nacional, que imponen trarradio se acordaron ayer de que la ley gran parsimonia en recompensas que no están del Descanso Dominical no les parece justificadas por la historia militar de los últi- conveniente, y visitaron ayer al gobernamos tiempos. Vamos á hacer el balance con dor civil para que no la aplique con riserena imparcialidad; el Gobierno y las Corgor, sobre todo á ellos, que, como es lo tes han declarado sucesos históricos los de 189 S 4 1898, y con el espíritu del historiador deben español, no se han acordado de Santa l Bárbara hasta que ha tronado. pueden ser apreciados. Se jugó por la tarde en el Hipódromo OAMPAÑA DE CUBA DES- el primer partido del camponato de footL DE FEBRERO DEL 96 A Durante ella el OCTUBRE DEL 97 general en jefe no ball. Por el tiempo que hizo hubiera poremedió, ni lo intentó seriamente, el grave ye- dido creerse que lo que iba á jugarse era rro cometido por sus innumerables antecesores una regata. en guerra y paz, los cuales, más políticos que De política, nada. El ministro de Graguerreros, no atendieron al principal elemento cia y Justicia marchó á Sevilla seguro de de dominación en un país sospechoso. Ese ele- que esta vez no se cumplirá lo de que el mento es la red de comunicaciones; no hubiera que va á Sevilla pierde su silla Siguió sido fácil improvisar una excelente; pero con los dineros y vidas que se gastaron en con- hablándose mucho del ascenso á capitán ducción de convoyes, fortificación de puestos general. En Francia se dice que el baslisiados, y sobre todo en trochas, se hubiera tón de mariscal está al otro lado del podido llevar á cabo algo parecido á lo que Rhin. Aquí podremos decir que el tercer hizo posible el triunfo de los ingleses en el entorchado está... con la cara de Dios, Transvaal, ó sea n ferrocarril de E á O en en Jaén. casi toda la isla por los métodos técnicos y raiY nada más. La crónica criminal apefa tares que el coronel Marín describió raagistralmente en el Ateneo hace pocos dias. N o nas tuvo que escribir cuatro líneas. Por sólo de este modo la guerra con los mambises algo había de ser Lunes Santo. No pasan en balde les años: los hombres primitivos mataban desapiadadamente al enemigo; más tarde lo aprisionaban convirtiéndole en esclavo; hoy no se comprendería semejante salvajada; antes no era posible caminar dos días sin someterse á grandes vejaciones ante los amos de los países que se cruzaban; hoy no se concibiría eso, como en tiempos próximos no se concebirán ciertos absurdos incompatibles con el amor á la humanidad que aún contemplamos. Los pueblos no pueden soportar por más tiempo los enormes presupuestos militares que sobre ellos pesan; los Gobiernos tampoco pueden resistir la avancha que por ese motivo se les viene encima, y por todos los ámbitos del mundo flotan gérmenes de una idea, cuyo núcleo de cristalización se entrevé con mucha claridad en esa Conferencia de Algeciras. Ante eso, todos los acuerdos tomados acerca de Marruecos resultan empequeñecidos por mucho interés que revistan. Aparte de ello, esa Conferencia tiene de notable el haber dado en ella fe de existencia la nueva diplomacia, la que sustituye á la antigua, á la misteriosa, á la de los pactos de familia. Los diplomáticos que han formado parte de ésta, podrán decir: Yo estaba en Algeciras, yo defendí los intereses de los míos, y tanto como á ellos, los de la paz y la fraternidad universal Los que hayan tenido la paciencia de leer estos comentarios comprenderán ahora mejor que nunca los argumentos que han prevalecido en Algeciras, que no son otros que las necesidades délas respectivas naciones. Rusia, precisando dinero para curar sus herides y conociendo por reciente y dolorosa experiencia que no lo tendría en caso de guerra; Austria, cuyo venerable Emperador, que, como indicábamos, ha tenido que humillarse ante los rebeldes madgyares para evitar la disolución del Imperio; Italia, que tiene todas sus esperanzas en la Gran Exposición Universal que se ha de inaugurar en Milán, y que para evitar complicaciones ha constituido un Gabinete formado por clericales, protestantes y republicanos; Alemania, que se ha visto sola y con un partido socialista coherente y numeroso, enemigo de la guerra; Francia, en la que, como en Italia, hace grandes progresos el antimilitarismo y el anarquismo, donde hay huelgas en las que los obreros pierden impertérritos medio millón de francos cada día; España... Todo eso ha sido empleado para convencerse los unos á los otros, y en su consecuencia para sostener la paz y para abrir los surcos donde se ha de sembrar los principios del nuevo y progresivo derecho. ¿Se conseguirá? Pronto lo hemos de ver; será audacia imperdonable aventurar juicios sin esperar lo que digan los maestros insignes en la historia de la política internacional... Tampoco es fácil predecir el fruto que pueden dar; es más: ya he indicado la dificultad, por no decir la imposibilidad, de la aplicación de muchas de ellas. Lo ocurrido en Tánger noches pasadas, da una idea de lo que puede suceder. Se debe tener en cuenta que no hay más que dos medios de implantarlas: ó por la persuasión ó por la fuerza; ésta será la guerra que se ha tratado de evitar; para aquélla es preciso entenderse con alguien y allí sólo se puede tratar con el Sultán, cuyo poder y prestigio hay que robustecer. Hay que pensar que no se puede hacer lo que antes se hacía, que no se debe consentir la más pequeña falta de las autoridades marroquíes ni amparar las reclamaciones de los aventureros que van á explotar el país con malas artes. Para hacerse respetar hay que ser respeta ble, y se debe cuidar mucho de los colonos de F O R M A S EN LAS R EMARRUECOS I MADRID AL DÍA hubiera sido más lucida, sino que los americanos hubieran necesitado movilizar triple ó cuádruple número de fuerzas para vencer. N o hay, pues, saldo que requiera ser pagado con una dignidad que debe desaparecer. a amada de Parañaque; su concepto estratégico era tan elemental, que yo sin ser estratega, ni conocer el país, la puntualicé en La Correspondencia de España diez ó doce días antes de empezar á realizarse. La ejecución táctica corrió á cargo de un general ya difunto; la logística, más dependiente del mando supremo, no debió estar del todo bien preparada, por cuanto después de algunos triunfos iniciales la hueste española se vio detenida en su marcha, y obligada á movimientos relativamente retrógrados por deficiencias de iprovisionamíento. El saldo es, pues, negativo, como en el caso anterior, y por tratarse de recompensa extraordinaria Bs AEMECE MIRANDO AL PORVENIR O ESENCIAL. La Conferencia de Al geciras reviste dos aspectos: el que se ha hecho público y ostensible que afecta á Marruecos, que con ser de importancia resulta pequeño al lado del otro, del que sienta los principios de un derecho internacional, según el cual nadie podrá cometer un desmán contra otro sin el consentimiento de todos. En virtud de ese derecho podrán limitarse guerras como la última entre Rusia y el Japón, que hacen correr ríos de sangre, y consumen en pocos días el producto del ahorro de muchos años, y absorben convirtiendo en humo la espiga cosechada con tanto trabajo por la agricultura, el tornillo que fabricó la industria y el esfuerzo que hace factible el canje de todos los productos- EN FEBRERO O MARZO C AMPAÑA DE FILIPINAS DEL 97.