Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j ANO CUATRO. NUM. 454. CRÓNICA UNIVERSAL ILUSTRADA. 10 DE ABRIL DE 1906. NUMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS de su contextura étnica dio siempre á los catalanes un espíritu particularista y fragmentario. Lo apunta ya Cervantes cuando Roque Guinart habla en su carta de que quisiera que se solazasen con Ifes locuras y discreciones de Don Quijote y los donaires de Sancho sus amigos los Niarros, y carecieran de ese gusto sus enemigos los Cadells. El poderoso sentimiento de solidaridad, que hoy pasa por encima de toda división interior, es un indicio innegable y fuerte de pujante vitalidad. Se refleja con líneas vigorosas y claridad meridiana en las cartas de zorín, quien, como siempre, recibe en su inteligencia, cual en espejo veneciano, la impresión de la realidad lea) mente y la devuelve abrillantada. Todos estos son datos de juicio, que no puede perder de vista un momento el hombre de Estado. Esa gran fuerza, que hoy actúa en el principado catalán y convierte cada cerebro en una dinamo, es preciso hacerla ir hacia algún objeto muy determinado, muy concreto, á fin de que algún accidente imprevisto, capaz de desviar la corriente, no haga de ella un origen de peligros yde males. ¿Y qué se puede hacer? ¡Confiémonos á la realidad; ella nos guiará! Desde luego, todo el mundo reconocerá lo fundado de esta suposición: si se verificaran hoy unas elecciones de Cortes, no vendrían elegidos por Cataluña más que catalanes. Para la vieja política, que ha hecho del Estado español un ridículo y costoso artefacto, incapaz de elaborar algo de bueno, tal suposición sería horrenda y completamente inadmisible. No se concebiría que el Gobierno que presidiese tales elecciones, no se tuviese en caso semejante por el más vencido de los vencidos, y no dimitiera en el acto. Para una política más moderna, más europea, más racional, esos 43 diputados catalanes movidos del mismo espíritu, obligados 2 presentar en fórmulas legales sus aspiraciones, podrían ser un principio de solución del planteado problema. Lejos de significar esto un riesgo, que la rutina mental señalará cual escollo que ha de evitarse á toda costa, sería el mejot de los pararrayos y debiera ser uno de JUAN M 1 R los grandes motivos, para que el señot Moret pidiese el decreto de disolución. Equivaldría á abrir horizonte á las aspiraciones de Cataluña; poner una válvuli de seguridad á la caldera que cada día elabora más vapor; dar la satisfacción más inmediata y más digna al estado de los p L CATALANISMO Y LA DI- El hecho SOLUCIÓN DE CORTES que más ánimos en aquel poblado y rico territoatrae la atención de los hombres pensa- rio, y presentar al poder público como dores en el presente movimiento de Ca- sinceramente confiado en la virtualidad taluña, es la manifestación de un profun- del régimen. do sentimiento de solidaridad en todo el El decreto de disolución de las actuaPrincipado. Es este un fenómeno digno les Cortes, dado al Gobierno liberal sigde estudio en cualquier pueblo de la Pe- nificada para la gran masa de opinión de nínsula; en Cataluña más. La veía griega esta tendencia, la resolución firme de reliquias y las joyas de arte que guardan sus sacristías y subiendo á la torre de la Giralda. Por la tarde estuvieron en las escuelas y tienda- asilo, edificio que construyó la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y que hoy mantiene con el protectorado de las señoras católicas. La Infanta escuchó de labios de tma niña una salutación que dijo con gracejo la infantil oradora. Visitó luego las dependencias y asistió al reparto de la merienda que la Maestranza distribuyó entre las alumnas. La Real Maestranza entregó á la Infanta 5.ooo bonos de la tienda- asilo para que los distribuyera entre los pobres. Después visitaron el Museo de Pinturas, contemplando con detenimiento todos los cuadros que forman la galería de Murillo y examinando con predilección el de la Virgen de la Servilleta, por el cual se dice que Rotschild llegó á ofrecer á los sevillanos un millón de francos. En las visitas de la tarde acompañaron á los Infantes las autoridades y personalidades de su séquito. A las seis y media regresó el Rey, de Caulina, en el tren especial en que habían ido por la mañana á Jerez los socios del Tiro de pichón de Sevilla. A las siete se celebró en el Alcázar la recepción que la Infanta tenía anunciada, asistiendo las señoras de la aristocracia sevillana. El Rey venía muy satisfecho del día en Jerez. La copa de plata la ganó un jerezano, el Sr. Cantillo; y la competencia de bandos entre Madrid, Jerez y Sevilla que se celebró después, la ganaron los jerezanos. El Monarca ganó una competencia organizada á continuación y á la cual habrá telegrafiado detalles el corresponsal en aquella ciudad. El Sr. Moret regresó de Alcalá en las primeras horas de la tarde. Mañana, en el expreso, llegara de Madrid el Sr. García Prieto, y regresarán á la corte los Sres. Moret y Concas. Esto al menos es lo que hasta ahora se dice. El regreso del Rey se ha adelantado al viernes, por indicación del Monarca, que desea realizar en seguida el viaje á la isla de MCight. ABC GRATIS Conforme ayer ofrecimos, insertamos en la primera página de anuncios el Bono que nuestros lectores podrán utilizar como una moneda de cinco céntimos en cualquiera de los tranvías de vía ancha. De este modo la lectura del periódico resulta absolutamente gratis. DESDE SEVILLA CRÓNICA DEL LUNE. S 6 5 o PALABRAS POR TELÉGRAFO SEVILLA, 9 I O N Doco saliente ha tenido el día de hoy. El lunes es un día de tregua en la Semana Santa sevillana. Las fiestas religiosas no tienen relieve y las ceremonias que el cabildo catedral celebra, no se apartan mucho de ¡as ordinarias. De fiestas profanas no hay que hablar estos días, así es que el día ha sido tranquilo, apacible. Los touristas dedicados á sus excursiones artísticas por los monumentos de la población y á sus compras, y la ciudad entregada á su vida corriente. El Rey quiso pasar hoy el día al aire libre en los llanos de Caulina, próximos á Jerez, entregado á su afición favorita, al tiro de pichón, y allí fue en automóvil, acompañado del general Luque y del mayordomo, Sr. Rivero. El automóvil regio pasó como una exalación por las calles de Ja capital hasta perderse por la carretera de Cádiz. Los palatinos iban en tres automóviles más que salieron antes. El Sr. Moret tampoco quiso pasar el día en Sevilla, y acompañado del fiscal del Tribunal de Cuentas, Sr. Borbolla, y otros amigos, marchó de expedición al pintoresco pueblo de Alcalá de Guadaira, á deleitarse en Ja contemplación de aquellos paisajes, á respirar aquel ambiente saturado de oxígeno desde los cerros del Águila. Estos paseos campestres del Presidente han hecho fijar la atención de los sevillanos, los cuales dicen en el tono humorístico que les es propio: El Presidente se ahoga en el ambiente de Sevilla; el Presidente necesita aire, mucho aire. Los Infantes fueron los únicos que se quedaron tft la capital y aprovecharon el día visitando la catedral, examinando las CRÓNICA POLÍTICA BDUOIEH di CIENCIAS GTOGWBOS y SCOALB