Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMiNGO 8 DE ABRIL DE ioc 6. P 4 G. 10 EDICIÓN i. fervorosos. La magnificencia de! cuadro que el Monumento ofrece se acrecienta cuando las mil trompetas del órgano preludian ó repiten, con voces roncas ó dulces que en las concavidades se agigantan, los versículos del salmo penitencial; en aquellas bocas metálicas estalla el fragor de la tempestad desatado sobre los fieles, y el pueblo se postra repitiendo: Miserere. La Hostia sacrosanta está inmolada. Las lujosas mantillas truécanse en velos de luto. En los ojos de las bellss arden el amor y la fe. Las flores de su tocado están ya mustias; mas las prendidas sobre el pecho, cuajadas de lágrimas, embriagan con su perfume. Nuevas Cofradías recorren las calles en las noches de Jueves y Viernes Santo; sucédense unos pasos á otros. La gente se multiplica y atropella por presenciarlos, pero es imposible ver tantas imágenes en tan diversos sitios. En cada esquina el pueblo desborda su entusiasmo en saetas, impregnadas de ternura y tristeza; en ellas se juntan con la pasión divina todas las amarguras del alma humana. En las primeras horas del Viernes creeriase que la ciudad está muerta. De la Giralda enmudecida sólo baja á la tierra el sonido estridente de la carraca. En medio de una atmósfera luminosa todo viste luto, y en medio del horno de fuego del Monumento, Cristo, hundido en el pecho el rostro y con sus brazos abiertos y clavados, recibe la adoración de los fieles. Día triste y día de esplendor es éste. La población entera bulle y se agita en las calles. Las Cofradías rivalizan en la lujosa presentación de sus titulares. Las sedas, la plata y el oro, derrochados en palios, andas y túnicas, deslumhran. ¡Cuánta riqueza y cuánto gusto! Las figuras bíblicas, los soldados romanos con sus cascos y escudos resplandecientes, y sus nevados plumeros, los nazarenos que llevan rojas antorchas, los cofrades que hacen sonar sus lúgubres trompetas, dan á estas procesiones aspecto que conmueve. No se rinden los cuerpos ni al cansancio de Ja vigilia, ni á la mortificación del ayuno. Entre vivas y saetas pasa el veneradísimo Cristo de! Gran Poder. Es la alta noche. Como legión de estupendos fantasmas cruzan las tortuosas y perfumadas calles los nazarenos que acompañan í la Virgen de la Soledad. Todo calla luego en la obscuridad, hasta que el toque de gloria en la Giralda desborda la alegría y anuncia la feria. Las bodas de Sevilla y Abril se han renovado. RODOLFO GIL EL ACTA DE ALGEC 1 RAS p l documento diplomático firmado ayer en Algeciras consta de siete capítulos, divididos en 123 artículos y además un protocolo adicional. Comienza el acta con la fórmula de: En nombre de Dios Todopoderoso Enumera á continuación por orden alfabético la lista de Soberanos de las Potencias que han tomado parte en la Conferencia; expone después ¡os móviles que han inspirado la celebración de la misma, á saber: el propósito de mejorar el orden, la paz y la prosperidad en Marruecos respetando el triple principio de soberanía é independencia de! Sultán, de integridad de sus tratados y de igualdad económica para todas as Potencias. Luego se expone los nombramientos de todos los delegados y sus adjuntos, con los títuos que ostentan. Después de hacer constar que todos ellos están en el uso de sus plenos poderes se enumeran los puntos sobre los cuales han recaído acuerdos concretos que son los siguientes: i. Declaración relativa á la organización de la oolicía. 2. Reglamento organizando la vigilancia y represión del contrabando de armas. 3. Acta de concesión de un Banco del Estado marroquí. 4. Declaración referente al mejor cobro de los impuestos y á la creación de nuevos ingresos. 5. Reglamento sobre las Aduanas del Imperio y represión del fraudiy contrabando. 6. Declaración relativa á los trabajos y servicios públicos. Siguen los artículos relaí- vos á los extremos citados, llegando hasta el num. 1 lo. y después se establecen varios artículos con carácter adicional y cuya síntesis es la siguiente: Art. 120. Oblíganse en él las Potencias firmantes á tomar por su paite las medidas legislativas que sean precisis para cumplir los acuerdos adoptados en el acto. Art. 121. Estipula c u el acta general será modificada según las leyes de cada país; las ratificaciones se depositarán en Madrid lo antes posible y á más tardar el día i3 de Diciembre de 1906. Art. 122. El acta general entrará en vigor el día que todas las ratificaciones se hayan depositado, y como último plazo el 3 ¡de Diciembre de 1906. Art. 123 y último. Todos los tratados firmados con Marruecos quedan en vigor. Sin embargo, se previene que en caso de contradicción entre sus disposiciones y las de la presente acta general, las estipulaciones de esta última serán las que deban prevalecer. El protocolo termina con esto; pero hay un anexo, indispensable de todo punto, disde el momento q J el acta no fue firmada por los delegados marroquíes. Esta abstención está prevista en el anexo en cuestión, en el que los representantes de todas las demás Potencias, en el uso de sus plenos poderes, se comprometen á unir sus esfuerzos cerca de S. M Sheriffiana para que ratifique íntegramente el acta precedente y su realización práctica hasta conseguir el establecimiento simultáneo de las reformas acordadas y taxativamente fijadas y solidarias unas de otras. Como consecuencia del anterior acuerdo se encargó á S. E M Malmusi, ministro de Italia en Marruecos y decano del Cuerpo diplomático acreditado en Tánger, para que realice las gestionas necesarias á tal objeto, llamando la atención de S. M el Sultán sobre las grandes ventajas que resultarán para su Imperio de las estipulaciones adoptadas en la Conferencia por la totalidad de las Potencias firmantes. La adhesión de S. M Sheriffiana al acta general de la Conferencia de Algeciras, deberá ser comunicada por mediación del Gobierno de S. M Católica á los Gobiernos de las otras Potencias firmantes. Dicha adhesión producirá la misma fuerza que si los delegados de Marruecos hubiesen puesto sus firmas al acta, y ésta obtenido la ratificación de S. M Sheriffiana. Termina el documento con la fórmula: En fe de lo cual á la que siguen las firmas de los delegados y la fecha. Sen estos los dos p u n t o s que más esencialmente afectan á España, por lo cual insertamos á continuación, siguiendo el articulado del acta, las disposiciones principales que á ellos se refieren. Artículo 1. La Conferencia llamada por el Sultán para fijar las medidas necesarias á fin de organizar la policía, declara que las disposiciones á tomar son las siguientes: Art. 2. La policía estará bajo la autoridad soberana del Sultán y será reclutada por éste entre los mulsumanes marroquíes; la mandarán los ca íds marroquíes, distribuyéndose entre los ocho puertos abiertos al comercio. Art. 3. Para ayudar al Sultán en la orY EL CONLA POLICÍATRABANDO ganización de esta policía, se pondrán su servicio oficiales y suboficiales, instructores españoles y franceses que nombrarán sus Gobiernos respectivos, que serán sometidos á ía aprobación del Sultán. Entre el Maghzen y los instructores se estipulará las condiciones del servicio y se fijará el sueldo, que no podrá ser inferior al doble de la paga correspondiente á cada oficial ó suboficial. El Sultán pondrá además á su disposición alojamiento conveniente v les facilitará monturas. Los Goüernos de los oficiales instructores se reservan el derecho á reemplazarlos por otros en las mismas condiciones. Art. 4. Estos oficiales y suboficiales prestarán su concurso en los Cuerpos de policía sheriffianos durante un período de cinco años, á contar de la ratificación del acta de la Conferencia. Para el desempeño de sus funciones deberán atenerse estrictamente al reglamento que redactará el Cuerpo diplomático de Tánger en el plazo de un mes, pasado el cual se pondrá en vigor. Art. 5. El efectivo total de las tropas de policía no excederá de 2.5oo hombres ni será inferior á 2.000, que serán repartidos, según la importancia de los puertos, por grupos cuyo número oscilará entre i5o y 600 hombres. El número de oficiales españoles y franceses será de Í 6 á 20, y el de suboficiales, también de ambos países, de 3o á 40. Art. 6. El fondo necesario para el sostenimiento y pago de estas tropas y sus oficiales será adelantado al Tesoro sheriffiano por la Banca del Estado en los limites de un presupuesto anual que no deberá exceder de dos millones y medio de pesetas. Art. 7. El funcionamiento de la policía durante el mismo período de cinco años estará sometido á la inspección general de un oficial superior del Ejército suizo, propuesto por este Gobierno y aceptado por el Sultán. Este oficial tendrá el título de inspector general y residirá en Tánger. Inspeccionará una vez, á lo menos, por año los diversos Cuerpos de policía; después de sus visitas de inspección hará un informe que remitirá al Maghzen. Los artículos 8. y 9. señalan los trámites de los informes del inspector genera! y de las reclamaciones que á éste se haga. Art. 10. El inspector general tendrá un sueldo de 25.ooo francos, casa y caballos. Art. 1 Del contrato referente á las anteriores disposicionea se remitirá copia al Cuerpo diplomático. Arl. ¡2. El cuadro de los instructores de la policía sheriffiana será español en Tetuán, mixto en Tánger, español en Larache, francés en Rabat, mixto en Casa Blanca y francés en los otros tres puertos. CAPÍTULO 11 REGLAMENTO RELATIVO Á LA VIGILANCIA Y EEPRH S 1 ÓN DEL CONTRABANDO DE ARMAS Art. i 3 Está prohibida en toda la extensión del territorio sheriffiano, salvo las excepciones fijadas en los artículos 14 y 1 5 la importación y comercio de armas de guerra, piezas de armas, municiones cargadas ó no cargadas de todas clases, pólvoras, azufre, algodón- pólvora, nitroglicerina y todas las composiciones destinadas exclusivamente á la fabricación de municiones Art. 14. Se exceptúan los explosivos necesarios para la industria y trabajos públicos, los cuales serán introducidos previos determinados requisitos. Art. i 5 Las armas, piezas de armas y municiones destinadas á las tropas del Sultán serán admitidas también con determinadas formalidades. Art. 16. La importación de armas de caza y de lujo y pertrechos correspondientes está