Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 8 DE ABRIL DE 1906. PAG. 9. EDICIÓN 1. de fuego, que ciegan y cautivan. La imaginación caldeada cree ver pasar un radiante c o r t e j o de mártires que con las doradas palmas, del triunfo v u e l v e al templo. Descúbrese el pueblo, los ve avanzar y se arrodilla. Envueltos en nubes de incienso, los últimos ecos de los cantos se pierden en las bóvedas de la Catedral, y en los altos ventanales el sonido, el perfume y el color se funden. paña y consuela á María en su amargura. He aquí una procesión fantástica, á la luz rojiza de los hachones. Sólo se oye el frou- frou de las Jargas colas de los nazarenos sobre el suelo, vestidos de morado y de blanco, la cruz en el pecho, el rostro oculto, el niveo capirote sobre su cabeza y el cirio en alto, apoyado su extremo inferior en el cordón que ciñe la t ú n i c a al cuerpo. P r e s a de l o c u r a ¿Quién no oye ei profano- religiosa, la Miserere en la Categente invade las cadral? ¿Quién no villes é inunda las plasita el Monumento? zas del Triunfo y de ¿Quién no va á ver San Francisco. L o s las danzas de osseises? balcones están cuajaAún fiota en los ámbidos de flores y de mutos el canto de la Pajeres hermosas. Los sión. La claridad cresitios son disputados puscular se apaga en y se pagan á peso de las cristaleras polícrooro. En las típicas mas de las ojivas. La y torcidas callejuelas ola humana rueda coparece que vagan las mo un torrente sordo sombras de los per- EL VIAJE T ELI EYJl CJIJVAJiWS. Jefes de tas fabitas moras de T ío de Oro que por las naves de la Basonajes legendarios á fueron presentados á S. M. el J ey. i, T Francisco Benz, gobernador militar de T io sílica, delante de capimerced de la obscuridz Oro; 2, intérprete moro de la Factoría; 3, Sr. Vitaiuga, factor de la Trasat- llas y a l t a r e s Entre dad. Muévese de acá cuatro enormes pilalántica. Fot. de Menéndez. para allá la multitud, res levántase, afectanávida de admirar los primeros pasos de las Codo la forma de una cruz griega, el Monumento. fradías. Con supersticiosa mudez y con ojos atmosfera suave, contenida la respiración por Más de cien lamparás de plata iluminan el salas emociones, el gentío contempla el paso auie ternura los ve el pueblo. gusto de la Cofradía del Silencio. Jesús calla grado recinto con resplandores diurnos. Allí Ya bien entrada la noche, respirando una delante de Herodes y el discípulo amado acom- está el centro de gravedad de ios corazones VISTA DEL PUERTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE DURANTE 1. A ESTANCIA DE S. M. EL REY EN AQUELLA ISLA. EN EL FONDO, EL GIRALDA Y EL ALFONSO Xli