Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 8 D E A B R I L D E J 9 O 6 P A G 8. E D I C I Ó N i. x- S- f iJfí- SÍ 1 1 í ARCO LEVANTADO EN SANTA CRUZ DE TENERIFE POR EL BjÉtiClTO Y LA ARMADA EN HONOR DE S. M. CON MOTIVO DE LA VISITA REGIA Á LAS ISLAS CANARIAS EL TEATRO NÓMADA E n t r e estruendosos rugidos de truenos, resplandores centelleantes de relámpagos y estrepitosos ruidos de trombas diluvianas, Sarah Bernhardt, según nos aseguran los diarios de América, ha representado un drama con calma estoica y pompeyana ante un público más atento á la voz de! terrible huracán que á la de la grande comedienne. Sin duda, Sarah Bernhardt quiso dar al cielo un hermoso ejemplo de... serenidad. Todo esto pasaba en Tejas, bajo el débil techado de una frágil tienda de campaña. Parece ser que la gran artista, al recorrer el país del oro y de los trusts, tropezó en su camino con el segundo de esos productos ultramarinos... Y ni Un teatro, ni una modesta sala de espectáculos quiso cobijar su gloria. Los templos del arte cerraban á piedra y lodo sus puertas á la estrella parisiense Sin duda los buenos trusbstas yanquis pensaban que esto obligaría á la celebrada artista á ganar con precipitación este viejo continente. Pero ante esa inhospitalaria acogida del feroz bus! Sarah Bernhardt, más intrépida que Aquiles y menos taciturna y solitaria, decidió retirarse á sus cuarteles bajo el techo de su tienda de campaña. Y á la inversa del héroe susceptible, no se guareció en ella para mostrar enojos, sino pava batallar. Y batalló... y triunfó. La artista genial, la primera méllense en scene del mundo, imaginó una decoración inédita, un nuevo aguijón á la curiosidad del ju blico. Y una tienda de campaña enorme. TIENDA LADE SARAHDE CAMPANA BERNHARDT inmensa y portátil, con sus cien obreros para armarla y un tren especial para conducirla, dan hoy al cortejo de la imperial Teodora el prestigio de los grandes ejércitos en campaña. ¿A qué se quedan ya reducidas las vulgares toutnees y los banales teatros... ¿Quién tanpermanecerá indiferente al paso sensacional de ta gloria, de tanto esplendor y... de tal reclame América entera se ha estremecido de admiración ante ese rasgo de genio. ¡El pueblo de la reclame derrotado con sus propias armas... Y ahora, mientras e trust asiste melancólico al triunfo por el preparado, la voz de oro recoge tranquilamente los más brillantes ingresos que soñara en su brillante carrera... Y el trust ya piensa en reemplazar sus teatros por las gloriosas tiendas de campaña. Pero la gran artista no teme á su adversario; su experiencia le ha enseñado que nunca segundas partes fueron buenas Gracias á esa feliz innovación, las famosas camelias de la Dama están hoy lozanas y frescas, y las perfecciones de su mecanismo, unidas á la pompa de sus atractivos, servirán de prólogo y marco á los dramas históricos de Victoriano Sardou. Posible es que la magnánima trágica, después de su brillante campaña, quieta elevar el templo de sus triunfos sobre las plazas de París, ó d ailleurs. Esperemos, que nunca es tarde si la dicha es buena F. MORA SEVILLA EN FIESTAS on el alegre y musical pregón de las flote por las calles entra en Andalucía ia primavera. Sevilla se adelanta siempre á recibirla, desplegando al sol y al viento su brillante cartel de fiestas, á guisa de bandera con que la región tributa homenaje á la estación de la juventud. Su Semana Santa y su feria son llave de oro con que abiettas quedan al público regocijo las puertas de Córdoba, Granada, Málaga y las demás ciudades andaluzas. Sevilla marcha á la vanguardia, y su extraordinaria animación parece reguero de pólvora en que se abrasan todos. Cuando todavía estas solemnidades no har terminado, ya piensan, indígenas y forasteros, en las del año siguiente. Mintió quien dijo que en Oriente estaba la Meca. Desde el grandioso minarete de la Giralda llama un invisible muezzin á los creyentes. El clamoreo de sus campanas los congrega bajo las bóvedas de su Catedral ó los esparce por las calles para ver el paso de las procesiones. La ciudad está de gala. Es Domingo de Ramos. Entrad en el Patio de los Naranjos y soñad. E ¡azahar satura de aromas el ambiente. Perfumados y purificados, avanzad hacia la gran Basílica. Con fausto y majestuosa gravedad se celebra la fiesta de las palmas. Al alegre repique de las campanas responden los torrentes de notas del órgano y el canto reposado de los salmistas. Resuena el himno triunfal en el Patio de los Naranjos y la comitiva religiosa desfila por medio de la abigarrada muchedumbre. Es una procesión de luz: el sol derrocha sus esplendores y de los ornamentos sagrados arranca chispas de oro y