Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C SÁBADO 7 T L DE i Q r 6. PAG. 7. F P 1 Ü O N 1. En la comedia de Maurice Donnay encontramos ese genero de vanidad: gentes que quieren pasar á todo trance por miliona; ios; ricos por derecho de nacimiento ó ricos circunstanciales, y á quienes sus riquezas hacen desgraciados. También nos presenta Maurjce Donnay otras vanidades de diferentes especies: una multitud de tipos aproximados á la idea primordial de su obra, personajes cuyo único deseo es -paraítre ese parecer que engendra tantos deberes y origina tantos desastres. El matrimonio Margés tiene una modesta y desahogada posición; su existencia se desliza feliz y apacible en sus posesiones rústicas. Un día, ante la puerta de la morada se produce un accidente de automóvil. El matrimonio Margés da hospitalidad al herido, que ya carado, y sin quererlo, viene á turbar la paz de esta pacífica familia. Este joven imprudente no es otro que el millonario Juan Raidzell, el rey de! Champaña. Raidzell, que es una persona muy apreciable, á pesar de su condición de mño mimado un poco neurasténico y sus veinticinco años, se enamora de juliette Margés y pide su mano, colmando así los votos de Mad. Margés, que Uí CATÁSTROFE DE LAS MINAS DE COUJ J m ES. El heroico obrero JMeny, ambicionaba tal unión, con la que cree asegurada la felicidad de su hija. salvador de sus compañeros, con la condecoración de La Legión de Honor. ...i 11 í (W JfcfcK -M i i 1 il F i i- Vk 9 1 -I 1 V Lv -Aft IOS SWPET yWTENTES Mr. Barthou. DE LA CATÁSTROFE MINERA, después de ser visitados por el ministro de Obras públiccs LOS ESTRENOS EN PARÍS pARAlTRE DE MAURICE La vanidad, DUNNAY ó el deseo de parecer fue siempre uno délos asuntos más explotados poi los au jres dramáticos. La eterna y ridicula vanidad humana tiene, sin embargo, en principio, algo de interesante, que pudiéramos considerar como una aplicación del instinto de sociabilidad y de altruismo, puesto que consiste en suponer que la opinión de los demás sobre nosotros es muy superior á la opinión propia, y en sacrificarlo todo para que esa opinión nos sea favorable. Las majaderías que inspira la vanidad, aparecen muchas veces menos inhumanas que el intratable y solitario orgullo. Las foimas vanadas de la vanidad son, al mismo tiempo, leveladoras de las costumbres de una sociedad y de una época. y. y- ¿Que desea, ame todo, un vanidoso de estos nemDos? Ser neo. ó oor lo menos parecerlo J EL HEROICO QB 7 (EJ 0 PJ UVOST, salvada con JSeny de sus compaña os, ostentando a condecoración de La Lesión de Honor. i ot. cim au 11 v, o