Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C IU 5 VES 5 DE ABRIL DE J 9 O6. PAG. 9. EDICIÓN i. bitraje al según cotizando las acciones del Norte y de Madrid, Zaragoza y Alicante, que también se cotizan en París y en Bruselas. Con la cotización del Interior en Paw s, vamos a tener una ventana con vistas a Europa; de ello sólo podrán quejarse los egoístas, los que en estos tiltimos tiempos se han acostumbrado a dominar la Bolsa de Madrid con su dinero si deseaban el alza, ó con su papel si les convenía la baja. Ahora tendían que contar con los vientos que soplen de fuera, y esos vientos pueden convertirse en vendaval. La influencia del mercado francés sobie el nuestro no se hará sentir en seguida; es pieci o que ese nuevo mercado del Interior se desarrolle, y eso no se consigue en veinticuatio horas. Cuando funcione normalmente, florecerá otra vez aquí el arbitraje, dando un gian impulso a los negocios de Bolsi. Los agentes, los corredores de comercio, los distintos in termedianos que viven de las órdenes transmitidas por su clientela, se quejaban, con razón, de la falta de negocios. Están ahora de enhorabuena. Veamos qué elementos nuevos va á traer á nuestro mercado la cotización del Intei or en París. Se desarrollará, como lo hemos indicado en un artículo anterior, el mercado de los francos, y además de los arbitrajes de Interior entre París y Madrid, habrá también arbitrajes de francos entre las dos plazas. En resumen, una corriente constante de negocios en los dos corros más importantes de nuestra Bolsa V -Con mucho gusto. Que los tenga muy felices y que los goce muchos años, para gloria de las letras patrias. UN MADRILEÑO EL INTERIOR COTIZADO EN PARÍS ni 1 i. Q ó l o nos falta analizar la influencia que ejer cera en España en el desarrollo de las tiansactiones bursátiles la cotización en París de nuestra Deuda interior. Desde que se creo el affiddvit, desapareciendo el Exterior del mercado madrileño, nuestra Bolsa, completamente aislada, sin relaciones de ninguna especie con las Bolsas europeas, fuera del merc do de los francos que se cotizan en París y en Madrid, se ha desinteresado de cuanto sucedía fueta. Muy poco han influído en ella los grandes mercados internacionales, desde que no hemos tenido un papel de arbitraje. Mientras entre París, Londres, Bruselas y Berlín las relaciones de Bolsa á Bolsa han aumentado, perdiendo cada día más los mercados su carácter local y adquiriendo un carácter marcadamente internacional, aquí nos hemos aislado viviendo alejados de las corrientes económicas europeas. El mercado de Barcelona es el único mercado español que ha conservado un valor de ar- JEJ EZ. Manifestación obrera delante de la Casa Consistorial. Los manifestantes, que pedían trabajo, acabaron por hacer frente á la policía, resultando de la colisión varios guardias y obreros contusos. I ot Calvnche calle del Prado se celebraban e- pléndidos banquetes, á los que seguían veladas literarias en que leían versos Juan José Herranz, el quees hoy el académico conde de Reparaz, el malogrado Carlos Coello, Campo Arana y otros. -Yo recuerdo á Emilia Dotres en el palco entresuelo del Real, que ocupaba iodos los turnos pares, y reclinada en un yángulo de la elegantísima berlina, forrada de raso obscuro, en la que hacía todas las tardes una aparición en el paseo de coches. -Era de un trato encantador, y la suerte ha sido con ella muy cruel. -Que los recuerdos de ella que hoy evocamos puedan llevarle algún consuelo á su retiro. ¿Y de Emilios? -El mas ilustre de todos ha sido Castelar; el gran tribuno, el eximio estadista, el escritor insigne, celebraba con alegría infantil el día de su santo. Recibía muchísimos regalos, su casa se llenaba de dulces y de flores, y él se complacía en repartirlos á manos llenas entre los amigos que iban á felicitarle. Aquel grande hombre, uno de los mas grandes de la España contemporánea, tenía corazón de niño y rendía un culto fervoroso, como á su patria, á su hogar. ¿Va usted á casa de la señora Pardo Bazán? -No recibe este año. Su santo cae dentro de la semana de Pasión, y ya sabe usted la severidad de principios que impera en los dominios de su madre la noble respetable condesa. J EJJSIOSA. La iglesia que acaba de ser declaiada en estado ¡uinoso vor estar resentí ¡c. tuí la nave cenlial y las bóvedas del coro, Uj- La daremos desde aquí los días.